20/9/15

Ayer lo intentaron con Andrés Iniesta... Igual que con los hermanos Pau y Marc Gasol, Julia Otero y alguno más. Cuando alguien me apunta con el dedo para forzarme a tomar partido... métete el dedo en el culo, digo yo, Risto Mejide

"Ayer lo intentaron con Andrés Iniesta: un don nadie le mandó un trino, una palabra amable, un dibujito dedicado y especial. Una trampa para atraer al nacionalismo a personajes libres y famosos. Una estrategia política diseñada en los despachos, triste y miserable. Y hoy le ha tocado a Risto.

El pobre Quim Monzó es nacionalista, vive del Règim y se sintió obligado a participar en la campaña de la ANC. Pero Risto lo dejó en ridículo. Lo explica el mismo Risto en su blog:

“De pronto me entró un tuit de Quim Monzó. (…) El mensaje iba acompañado de una sutil ilustración en la que Quim me hacía entrega de un ramo de rosas rojas y amarillas coronadas por la bandera estelada, mientras ocupábamos sendos lados de un sofá. (…)


Por un momento pensé en agradecer la cortesía de haber pensado en mí. De tender un puente hacia un don nadie como yo. Pero enseguida me contuve. Y menos mal que lo hice, porque comprobé que formaba parte de una estrategia. De un plan. Y que había sido víctima del mismo. Igual que los hermanos Pau y Marc Gasol, Julia Otero y alguno más.

No estamos hablando de invitar a la gente que te apetece. Estamos hablando de phishing político. (…)

Una invitación pública deja de ser una invitación. Una invitación pública es una campaña. Un uso ilegítimo del nombre de otro para mandar un mensaje a los que nos miran. Escudada tras una presunta formalidad, disfrazada de acto generoso y educado, la intención no es otra que la de buscar el barullo polémico de una aceptación o un rechazo. (…)

Tu @Araeslhora ha confirmado mis peores temores: esto no va de incluirse, sino de definirse políticamente. Y mientras el voto sea secreto, cualquier empujón para definir tu filia política puede ser considerada no sé si violencia ideológica, pero sí desde luego moral. Y de muy mal gusto, también. (…)

Cuando alguien me apunta con el dedo para forzarme a tomar partido, mi reacción suele ser la de negarme y sobre todo, preguntarme el porqué. No nos señaléis, rezaba Enric Hernández. Meteos el dedo en el culo, añado yo”.  (...)"              (Dolça catalunya, 08/09/2015)

No hay comentarios: