28/6/17

Lidia Falcón: Es falso que el pueblo catalán se enfrentara a Castilla y al rey Felipe V en 1714, reclamando la independencia

"(...)  En memoria de Regina de Lamo, de Buenaventura Durruti que murió en el frente de la Casa de Campo, de Federica Montseny que estará revolviéndose en su tumba al oír a los independentistas, de Renau y sus carteles llamando a los catalanes a defender Madrid, de todos los catalanes y las catalanas que lucharon por mantener la II República, que decía en su artículo 1º que “era una República de trabajadores de todas las clases”, escribo estas líneas que merecen más un libro, para desmontar la falsa historia que están contando los independentistas para apoyar sus demandas.

1.-   Cataluña es el nombre de un territorio, como tantos otros, no de una persona, y como tal no tiene derechos. Los derechos los poseemos los hombres y las mujeres del mundo. Y son iguales para todos –o deberían serlo.

2.- Los orígenes genéticos y raciales no diferencian a los seres humanos. El racismo es un invento de los más reaccionarios de las clases dominantes para sojuzgar a los esclavos y a los pueblos colonizados. Todos tenemos el mismo origen: la mona Lucy que se encontró en Etiopía. Y nuestro mapa genético es idéntico, y muy poco diferente del de los primates.

3.- Es falso que el pueblo catalán se enfrentara a Castilla y al rey Felipe V en 1714, reclamando la independencia. La Guerra de Sucesión, a la muerte de Carlos II sin heredero, fue una guerra dinástica como tantas de la época, para hacerse con el trono de España. 

Enfrentando a la monarquía francesa con la austríaca. Todas las casas reinantes querían entonces hacerse con el trono de España que era la primera potencia mundial. Intervinieron en ella los ejércitos de Austria, Francia, Inglaterra, Holanda, Italia, España, unos a favor del Habsburgo y otros del Borbón. 

Y si la Generalitat de Catalunya apoyó al austríaco, que representaba además en aquella época la monarquía más reaccionaria, otros territorios, como el de Cervera, apoyaron al francés. Y en esa disputa la mayoría del pueblo catalán quedó al margen, obligado por sus gobernantes, clérigos y Ejército a alistarse en las tropas para defender sus intereses, cuando lo que deseaba era librarse de la servidumbre y la explotación.

4- Es falso también que Catalunya haya sido nunca independiente. Catalunya formaba parte del reino de Aragón.

5.- El decreto de Nueva Planta de Felipe V que abolió los Fueros de Cataluña. se enfrenta al feudalismo, inaugurando la etapa de construcción del nuevo Estado moderno.

6.- Ese decreto no significó hundir a Cataluña en la represión y la miseria, sino todo lo contrario: como anuló los acuerdos que había firmado Fernando con Isabel, permitió a los burgueses catalanes ampliar su comercio a las colonias americanas. Henry Kamen explica que “Cataluña siguió siendo una región importante, próspera y floreciente, el territorio más rico de España”.

7.- Lluís Companys no declaró la independencia de Cataluña ni en 1934 ni en 1936. Declaró el Estat Catalá dentro de la República Española.

8.- Los trabajadores, las mujeres, los militares, los intelectuales, de Madrid y de toda España que lucharon en defensa de la II República lo hacían también por el Estatut de Cataluña.

9.- El pueblo de Madrid que luchaba contra el fascismo lo hacía también por defender el Estatut de Cataluña.

10.- Los trabajadores catalanes, republicanos, anarquistas, socialistas, comunistas, se levantaron en armas el 18 de julio de 1936 contra el golpe militar, y crearon el cuerpo de voluntarios que fueron a intentar liberar Zaragoza y siguieron hasta Madrid, donde muchos dieron su vida defendiendo la capital de la República. Entre ellos el dirigente anarquista Buenaventura Durruti. Ellos no se equivocaban, sabían el que único enemigo era el fascismo.

11.- Durante la dictadura los comunistas catalanes no nos planteamos nunca la independencia de Cataluña. La consigna que defendíamos era “llibertat, amnistía y Estatut de Autonomía”, que era el de 1932, aprobado por las Cortes republicanas.

12.- Ni los españoles ni los madrileños padecieron nunca ninguna catalanofobia. Barcelona siempre fue el ejemplo del mayor desarrollo industrial y mercantil, artístico, cultural, científico, de nuestro país, admirada por todas las demás personas que vivían en España.

13.- No es cierto que el 80% de los habitantes de Cataluña quieran el referéndum sobre la independencia. Es otra falacia de los gobernantes. Hay que conocer al pueblo que vive en Barcelona y su conurbación industrial para saber que la mayoría ni quería modificar el Estatut, promovido por Maragall y origen del actual conflicto –votó menos del 50%- ni le importó la sentencia del Tribunal Constitucional ni quiere ahora esas aventuras. Solamente la ley electoral ha permitido que los partidos independentistas formen gobierno.

14.- El derecho de autodeterminación -libre determinación en lenguaje internacional- aprobado por el acuerdo de Woodrow Wilson y Lenin, al terminar la I Guerra Mundial, se refiere a los países colonizados por las potencias colonizadoras. Nadie en sus cabales puede creer que la situación de Catalunya –mejor dicho de los catalanes- es como la del Sáhara bajo la opresión de Marruecos o la isla de Timor bajo Indonesia o la de la India o Kenia bajo el imperio Británico.

15.- Y por supuesto, nadie puede reclamarse de izquierdas planteando divisiones y separaciones entre los trabajadores. Porque esas solo benefician a la burguesía. Lo importante, no es si eres catalán o castellano sino si eres amo o esclavo. Y planteando la independencia de Cataluña del resto de España se consigue la atomización de un país que había llegado a un nivel aceptable de convivencia y solidaridad entre sus pueblos.

16.- Es inadmisible que se diga que Cataluña tiene una situación económica peor que el resto de España. Posee la segunda renta per cápita más alta después del País Vasco –ya sabemos por qué. Y si existe un déficit entre lo que produce y recibe es lógico. 

De la misma manera que los ricos pagan –o deberían pagar- más impuestos que los pobres, si todavía creemos en la redistribución solidaria como conquista de la izquierda. Esta es la reclamación de la independencia de los ricos.

Solamente el ejemplo de Yugoslavia podría hacerles reflexionar a los irreflexivos defensores de la independencia de Cataluña. Un hermoso y próspero país, que había logrado la paz y la federación después de la II Guerra Mundial, y estaba construyendo el socialismo, convertido en un mosaico de minúsculos Estados pobres y dependientes totalmente del Departamento de Estado de EEUU. 

Claro que hay quien dice que Cataluña sea otro Luxemburgo, otro paraíso fiscal entre Francia y España, bajo la potestad de la OTAN.

Es inaceptable que para conseguir ese objetivo se plantee un referéndum. Que, como todos, sería organizado, defendido, publicitado, con todos sus medios, por ese gobierno catalán, encubridor de las mayores tropelías de sus antecesores, para ganarlo. (...)

Por: Lidia Falcón O’Neill"                            (eldiario.es, 18/06/17)

Unos tanques, por favor. Me da vergüenza decirlo, pero esta tropa sueña con tiros...

"Es probable que lo más destacado de hoy, entre la retahíla de
memeces frases sin sentido que han recogido los medios de comunicación, haya sido el requerimiento de Puigdemont al Presidente del Gobierno, que figura en este titular del ARA: “Puigdemont desafia Rajoy a aclarir si està disposat a “utilitzar la força” per impedir el referèndum“. (...)

Lo que pasa es que, en esto del Prusés™, la falta de memoria del secesionismo con las frases que pronuncian es compensada por mi legendaria memoria, capaz de recordar esto de Oriol Junqueras, vía ERC, nada menos que del 24 de octubre de 2012: “Junqueras demana al Govern espanyol que es comprometi públicament a no utilitzar les forces armades“.  (...)

 Me da vergüenza decirlo, pero esta tropa de irresponsables, aparte de ser repetitivos a más no poder, sueña con tiros. Al menos, uno. Algún estallido de violencia y poder enseñar sangre. Eso, más o menos, se escuchaba en un vídeo con Terricabras de protagonista (18 de noviembre de 2016, Casa de la Generalitat en Perpiñán), entre bromas y veras.

Nada menos que un eurodiputado; si es que la cosa hace mucha gracia. A mí no me hace ninguna, pero algunos hasta se ríen. Y ya que Terricabras, cuando se dio cuenta del disparate que había dicho y del jardín en que se estaba metiendo, dijo que se veía en una lista negra, démosle el gusto.

(Todo hay que decirlo, el vídeo no es descubrimiento mío; lo vi en Twitter y me ha costado un poco localizar en Youtube la conferencia completa).

Aquí el vídeo en que, una vez más, un partidario de la secesión habla de tiros y muertos como si fuera algo para tomarse frívolamente. (...)"                     (Cita falsa, 31/05/17)

Odio a lo español en las aulas catalanas. “La Historia se presenta como un constante enfrentamiento entre España y Cataluña, en el que España siempre actúa coartando las libertades, las costumbres, las tradiciones y la lengua propia de Cataluña”

"Una lluvia fina de adoctrinamiento ideológico en los libros de texto catalanes. Esta es la conclusión de un estudio realizado por el sindicato Acció per a la Millora de l’Ensenyament Secundari (AMES) de los manuales de Geografía e Historia de 5º y 6º de Primaria utilizados en el curso 2016/2017 en Cataluña.

Concluyen los autores del informe, que puede leerse en este enlace, que “muchos de los planteamientos contenidos en estos libros propician que se genere en los alumnos aversión, cuando no odio, hacia todo lo español, así como el rechazo a compartir un proyecto de futuro común”.

 El informe compara los libros de las editoriales Barcanova, Baula, Cruïlla, Edebé, La Galera, Santillana y Vicens Vives que se estudian en Cataluña con los de las editoriales Edelvives, Santillana y SM que se utilizan en la Comunidad de Madrid.

 Los autores detectan hasta 35 sesgos ideológicos en esos manuales, como por ejemplo priorizar el término “Estado español” sobre el término “España”, criticar al Tribunal Constitucional, citar el catalán como única lengua propia de Cataluña, mencionar el sentimiento generalizado de Cataluña y el País Vasco como nación, enfrentar la catalanidad (buena) con la españolidad (mala) u obviar la pertenencia de Cataluña a España.

En muchos casos se ensalza en exceso las diferencias entre los catalanes y los ciudadanos del resto de España, mientras que se reduce o se ignora lo que los une. “La Historia se presenta como un constante enfrentamiento entre España y Cataluña, en el que España siempre actúa coartando las libertades, las costumbres, las tradiciones y la lengua propia de Cataluña”, indican los autores. En estas relaciones interterritoriales “nunca se habla de acciones positivas, de proyectos comunes, de éxitos conjuntos, etc”.

Sentimientos diferentes

“Muchos de los planteamientos contenidos en estos libros, propician que, en una gran parte de los alumnos que estudian en Cataluña, se generen sentimientos diferentes a los que estudian en el resto de España, que utilizan otros textos. La suma de agravios e injusticias muy probablemente despiertan rechazo, cuando no odio, hacia lo español y aversión a poder compartir un mismo proyecto de futuro”, advierte el estudio.

La falta de referencias a las instituciones, entidades y normas compartidas (monarquía, Constitución, Gobierno de España, estructuras del Estado, servicios educativos, sanitarios, de investigación, deportivos, de defensa, etc.) “favorece que los alumnos catalanes no adquieran la identidad española, es decir que no se sientan españoles, sino sólo catalanes”.

Mecanismos de control

AMES lamenta que el Ministerio de Educación no disponga de los "mecanismos necesarios para controlar que en los centros educativos, a los cuales se dedica tanto dinero de todos los españoles, sólo se enseñe lo que está establecido por la Constitución y las leyes generales de educación y no otras cosas”, pues, “hasta este momento, la Alta Inspección ha estado frenada por el propio Ministerio en su actuación frente al adoctrinamiento ideológico partidista y sin que se haya producido ninguna actuación significativa por parte del Ministerio de Educación”.

El estudio apunta a “un crecimiento incesante del número de jóvenes indignados por los mensajes que han recibido sobre las relaciones entre Cataluña y el Gobierno de España, que están deseosos de acabar con esta situación. A la vez, los alumnos que no tienen sentimientos independentistas no se atreven a decirlo públicamente en sus centros, debido al ambiente que se vive en ellos”.

La mejor solución para enderezar esta situación, según el sindicato AMES, sería “el establecimiento de evaluaciones externas con efecto académico al final de la Primaria y al final de la ESO, que deben ser las mismas para todas las Comunidades Autónomas, aplicadas y corregidas por funcionarios dependientes directamente del Ministerio de Educación. 

Esto permitiría valorar si los alumnos están recibiendo los conocimientos adecuados sobre la estructura del Estado, las competencias de cada Administración, la historia y la geografía de España, la Constitución española, etc”.           (Crónica Global, 02/05/17)

27/6/17

Un manifiesto pide a la izquierda que evite la “ruptura” en Cataluña... para impedir que el nacionalismo de los ricos rompa la convivencia de las clases populares"

"Un manifiesto pide a la izquierda que evite la “ruptura” en Cataluña. El filósofo Félix Ovejero y el exfiscal Jiménez Villarejo alertan de las consecuencias del proceso soberanista.

Un manifiesto presentado este miércoles en Barcelona reclama a los partidos políticos de la izquierda española y a los sindicatos UGT y Comisiones Obreras que combatan los riegos de la "ruptura" social que podría provocar la independencia de Cataluña y se sitúen como uno de sus principales objetivos "el mantenimiento de la unidad de las clases populares en Cataluña con las del resto de España".

Los impulsores del manifiesto, el colectivo Juan de Mairena, se expresan de manera contundente en contra del secesionismo desde una posición claramente progresista. "No queremos, no podemos, no debemos resignarnos a aceptar una ruptura que puede traer consecuencias muy graves para la convivencia y el bienestar de la gran mayoría de la población, tanto en Cataluña como en el resto de España", asegura el texto, en el que también se carga contra "los ladrones de lo público" para que no "laven su cara y sigan manchando sus manos con más sufrimiento añadido"

El documento ha sido leído en el transcurso de un acto en el que han intervenido el filósofo Félix Ovejero, el exfiscal Anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo y Josu Ugarte, exdirector de la asociación vasca Bakeaz. Los tres han coincidido en alertan de la estrategia que está siguiendo el Gobierno de la Generalitat y los dos grupos parlamentarios que lo apoyan: Junts pel Sí y la CUP.

Así, el exfiscal ha asegurado que el Ejecutivo de Puigdemont "viola sistemáticamente su propia legalidad" por incumplir los principios de la ley de consulta populares o por evitar la neutralidad institucional y por querer un convocar un referéndum de independencia sin tener competencias para ello.

Jiménez Villarejo no ha escatimado adjetivos a la hora de la crítica y ha asegurado que suponía una "ignorancia histórica" invocar el derecho de autodeterminación, ha arremetido contra la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, por invocar "equivocadamente una inviolavilidad de la que carece" y evocado una cita del líder de la CEDA, José María Gil Robles para equipararla al secesionismo: "Tomaremos el poder cuando queramos".

Por su parte, Fèlix Ovejero, ha insistido en la "argumentación desquiciada que ha comprado la izquierda española" al mostrarse condescendiente con el soberanismo, especialmente a los herederos del PCE y del PSUC, en referencia a Podemos y los comunes catalanes."Un sentimiento no puede justificar un derecho político", ha añadido Ovejero, quien ha comparado al nacionalismo con el sexismo por su manera de actuar y justificarse con frases como "la maté porque era mía".

En esa línea, el manifiesto considera "errónea la reivindicación de la independencia, el referéndum o el denominado derecho a decidir como derechos democráticos por sí mimos". El texto considera que se trata de "propuestas políticas que deben ser considerada como tales, no como derechos inherentes o debidos". 

En otro apartado se asegura que los lazos de unión entre las clases populares de España y el resto de Cataluña son "lazos de fraternidad forjados a través de los siglos" y no solo vínculos culturales, económicos, políticos y familiares.

Josu Ugarte ha insistido en que "los nacionalismos vasco y catalán han creado una profunda división" en las sociedades de esos territorios. "Se reclaman diferentes pero en su interior se consideran superiores. Son excluyentes, clasistas, xenófobos y antidemocráticos", ha añadido Ugarte, quien ha exigido a los partidos de la izquierda que sea "la enemiga de los intolerantes y los fanáticos" y a evitar el que "el nacionalismo de los ricos rompa la convivencia de las clases populares".           ( , El País, 21/06/17) 

Si 1 hombre = 1 voto, los separatistas no tendrían mayoría en el Parlament.


"Esta es la distribución de los 135 escaños en el parlamento catalán según actual regla provincial: Barcelona 85, comarcas 50 (Tarragona: 18, Gerona: 17, Lérida: 15). Si la distribución estuviera basada en población, la distribución sería: Barcelona 104, comarcas 31 (Tarragona: 12, Gerona: 11, Lérida: 8).

 Si el “27 ese” los escaños correspondieran a los votos, el separatismo no tendría mayoría absoluta en el Parlament.  (...)"                 (Dolça Catalunya, 17/05/17)

¡¡ España nos roba !!


23/6/17

Pep... como bien sabes, los Tribunales de Alemania, Italia y Estados Unidos, países en los que has vivido, no permiten ni la secesión de su territorio ni la indivisibilidad de su soberanía. ¿Son autoritarios porque no dejan poner urnas?

"EL ANTIGUO entrenador del Barça, al abandonar este club, se pasó un año sabático en EEUU; después ejerció en Baviera (Alemania); y antes fue jugador en Italia. 

En estos tres países democráticos, sus respectivos Tribunales constitucionales o el Supremo han rechazado tajantemente, sin remilgos, la secesión de territorios y, en particular y de forma reciente, la realización de sendos referendos independentistas para la Baviera alemana y el Véneto italiano.

Véneto es una rica región que desde los años 90 aprobaba normas ilegales ensanchando su muy limitada autonomía; casi todas declaradas inconstitucionales. Véneto fue más lejos e intentó que el electorado regional tuviera capacidad de enmienda constitucional; algo claramente rechazable para el Tribunal Constitucional italiano dado que la revisión del marco constitucional «no puede ser reservado a una fracción del electorado, sino que tiene que dirigirse a todo el pueblo que es único y da forma a la unidad política de la nación» (sent. 496/2000).

A Guardiola, esa sentencia ¿le suena a algo? Pues, sí, a democracia y Estado de Derecho. Una reforma de ese Estatuto del Véneto en 2012 habla de la «preexistencia política y jurídica de una población regional». 

Son palabras, sí pero que excitaron a los políticos ávidos de liberarse de controles y aprobaron en 2014 la ley para convocar un referéndum para decidir que el Véneto se convirtiera en una República independiente y soberana.

 La rápida y categórica sentencia del Tribunal Constitucional italiano en 2015 dejó claro que no está entre las competencias de la región plantear la secesión; a mayores, la secesión era radicalmente incompatible con los principios fundamentales de unidad e indivisibilidad del Estado proclamados en el art. 5 de la Constitución italiana (similar al art. 2 de la Constitución española). Se respetó la sentencia.

Es más, como los italianos son finos juristas con sentido del Estado y de su permanencia, su jurisprudencia ya había dejado claro que la unidad e indivisibilidad ni tan siquiera pueden ser objeto de revisión constitucional. La unidad de un Estado es un núcleo duro inderogable. En Italia, ni la menor esperanza a que un cambio constitucional permita la ruptura del Estado. A perpetuidad.  (...)

Guardiola, cuando abandonó el F.C. Barcelona, se pasó un año sabático en Estados Unidos. Pudo haber leído algo sobre la historia, la guerra de Secesión y la Constitución de los EEUU. Allí también el Tribunal Supremo confirmó, muy tempranamente, que se trata de una «Unión indestructible compuesta de Estados indestructibles», expresión que en ocasiones repitiera el presidente Obama. 

Desde sus pactos iniciales en la fase de Confederación, EEUU proclamó que «la unión tendrá un carácter perpetuo». La unión indestructible la pusieron a prueba los secesionistas del rico Sur esclavista (otra vez los ricos). El presidente Abraham Lincoln rechazó el chantaje de los secesionistas que le amenazaban con «el choque de trenes» (en el pobre y ridículo lenguaje actual); ese chantaje de los secesionistas consistía en que, para evitar una secesión salvaje, se pactare una secesión civilizada. 

El presidente Lincoln se negó a negociar la secesión con los esclavistas a cambio de evitar la secesión salvaje; y les hizo con la justicia y con las armas, amén de la determinación de un buen gobernante. La ley ciñe espada para cuando no se le respeta. Primero la ley, luego la sanción.

Y Lincoln hizo mantener la Unión indestructible. A perpetuidad. ¿Se atrevió Guardiola, allí en EEUU, a hablar de los abusos y autoritarismo de Lincoln y sus sucesores? ¿o a pedir ayuda de la comunidad internacional para que Texas u otros Estados pongan urnas?

Sigamos con Guardiola por el mundo. Si la estancia de jugador en Italia le queda lejos, en la rica Baviera alemana (siempre los ricos) le queda cercana en el tiempo por su etapa de entrenador del Bayern. Y no aprendió nada tampoco del recto proceder de los admirados alemanes en el respeto a la Constitución. Es cierto que la resolución del Tribunal Constitucional alemán es de enero de 2017; la puede leer en el alemán del que tanto presume.

El Tribunal Constitucional alemán fue muy tajante y no admitió ni a trámite la petición de secesión. Alemania no se esconde tras un Estado plurinacional; su Tribunal reafirma que Alemania es Estado-nación basado en el poder constituyente del pueblo alemán y en el que «las regiones no son dueñas de la Constitución».

 Dijo que no hay espacio bajo la Constitución para que las regiones (länders) puedan separarse. Esto violaría el orden constitucional dado que el poder constituyente reside en todo el pueblo y «no hay espacio para aspiraciones secesionistas». Muy claro; todo el pueblo decide; también en Alemania, un Estado se constituye a perpetuidad.

Conociendo Pep Guardiola Estados Unidos, o Alemania e Italia no se entiende por qué no extendió los insultos en su discurso del odio contra España a los abusos de Estados autoritarios como EEUU, Alemania e Italia que rechazan «poner urnas». 

Cuando cobraba millones del Bayern no hizo un discurso incendiario contra el Estado alemán que niega –sin opción de queja– el derecho de libre determinación a Baviera, a pesar de que el muy filósofo entrenador estima que rechazar un referéndum de secesión es «una persecución política impropia de una democracia en la Europa del siglo XXI». 

Para Herr Guardiola, Alemania o Italia están entre los estados autoritarios de cuyos abusos pide ayuda a la comunidad internacional. Aunque le gusta hacer creer a todos que él es más leído que los profesionales de su entorno, pudo haber aprovechado su estancia en esos tres países ejemplares, para España y para el mundo en la concepción de la democracia y el Estado de derecho, a fin de adquirir cultura y recobrar el sentido común. (...)

NINGÚN ESTADO puede aceptar el derecho de una parte a la secesión. Un Estado así sería impracticable. Dejemos el peculiar caso británico basado en una adhesión previa, que no se da en los restantes casos –como ya lo habían declarado otro tribunal alemán sobre el hecho de que Baviera no se había adherido, sino que era parte del Estado, luego no podía abandonarlo–.

 La comunidad internacional, a la que Guardiola y las mentiras del independentismo apelan, protege un principio fundamental del Derecho Internacional: todo Estado tiene derecho a que se respete y a proteger su unidad nacional frente a reivindicaciones que no se funden en el reglamentado derecho de libre determinación. La unidad nacional e integridad territorial es un bien público internacional. Ningún Estado puede aceptar que se pueda destruir su unidad y la indivisibilidad de su soberanía. Tampoco la comunidad internacional.

Guardiola se paseó por el mundo, pero el mundo no pasó por él. Es lo que pasa cuando los sectarismos se encierran entre cuatro barras y sus mentiras: no tienen amplitud de miras. Hay que abrirse al mundo de experiencias del respeto a la ley y al patrimonio constitucional europeo del Estado de Derecho tantas veces proclamado por la Comisión de Venecia del Consejo de Europa."                (Araceli Mangas, El Mundo, 22/06/17)

Asturias es un Principado de Asturias, pero sin embargo nosotros somos un Reino y usted sabe perfectamente que Reino y Principado son dos formas de gobierno distintas... ¿¿ 😲 ??

"Poner los sentimientos sobre la mesa de la discusión política es una fórmula segura para enredarlo todo. Cuando los sentimientos entran por la puerta, la razón salta por la ventana o se encarama al alféizar por si acaso. 

Y pocas cosas apelan tanto a los sentimientos como el concepto de nación.

Frente al frío y poco atractivo Estado —entidad jurídica que organiza el mundo en que vivimos y cuya suma forma la comunidad internacional—, la seductora y emocional nación es algo complicadísimo de definir. Cuando Patxi López se puso como Cristo a orillas del mar de Tiberíades y preguntó aquello de “Pedro ¿tú sabes lo que es una nación?”, el actual secretario general del PSOE —en vez de soltarle un “dínoslo tú, que has sido lehendakari de los vascos y las vascas”— salió como pudo con un “pues es un sentimiento que tiene muchísima ciudadanía, por ejemplo en Cataluña, por ejemplo en País Vasco, por razones culturales, históricas o lingüísticas”. Eso, un sentimiento. (...)

A la baraja ibérica se acaba de incorporar una nueva carta ganadora: la plurinacionalidad. ¿Significa que en el Estado hay varias naciones? ¿O que un individuo puede pertenecer a varias naciones? ¿Y a dos Estados y una nación? ¿Todo lo anterior? ¿Nada? Ni idea. Ya lo iremos viendo sobre la marcha (...)

 La plurinacionalidad está produciendo conceptos fantásticos. Adriana Lastra, vicesecretaria general del PSOE, ha afirmado: “”. 

No. Un servidor no lo sabe. Ni perfectamente ni medio bien, salvo en el caso de que cuando la señora Lastra hable de Principado se refiera a Tronos, Principados y Potestades, en cuyo caso merece una ovación.  (...)

Seamos sinceros y no sentimentales. Esto no va de naciones, sino de Estados."               ( , El País, 22/06/17)

Ayuntamientos socialistas catalanes rechazan participar en el referéndum del 1-O

"Los ayuntamientos socialistas catalanes rechazan, en amplia mayoría, participar en el referéndum independentista unilateral anunciado por la Generalitat para el 1 de octubre. Así, respaldan las instrucciones del PSC y la decisión del Ayuntamiento de Lleida de no ceder espacios municipales para la consulta. 

La mayoría de ayuntamientos socialistas metropolitanos consultados por este diario remiten al ideario remitido por la Ejecutiva del PSC a sus alcaldes y concejales para instruirles sobre cómo deben actuar si el Govern les pide ayuda para organizar el referéndum. 

«Nuestra agrupación no tiene opinión más allá del discurso de la Ejecutiva», expresaron ayer fuentes del PSC del Baix Llobregat, la agrupación más poderosa de los socialistas catalanes. La dirección les exige negar cualquier tipo de ayuda institucional a una consulta que «no va de diálogo, ni de negociación, ni de democracia». 

La alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat y número dos del PSC, Núria Marín, ha reiterado hasta la saciedad que la ciudad no participará en el referéndum unilateral. No colaborarán en «cuestiones que no sean claramente acordadas, ni debidamente convocadas, ni legales, ni parte de una estrategia de diálogo». 

Marín sería partidaria de sumarse a la consulta «si fuera legal, pero nunca si ello contribuye a la confrontación», tal y como sostiene que sucedería con la celebración de un referéndum unilateral. Totalmente contraria a ceder espacios municipales, la alcaldesa observa en el anunciado referéndum del próximo 1 de octubre similitudes con el del 9-N, cuando las escuelas públicas, titularidad de la Generalitat, acogieron la votación. Para Marín, se ha entrado en un bucle.

De similar opinión es el alcalde de Cornellà de Llobregat, otra urbe metropolitana que los socialistas gobiernan con holgura. Antonio Balmón, lejos de sentirse exhortado como Ayuntamiento por la movilización, se mantiene firme en su intención de no prestar apoyo político alguno al referéndum anunciado por la Generalitat. Partidario de proteger la convivencia de Cataluña, el alcalde está convencido de que estamos ante un nuevo 9-N.

La alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet y secretaria de Cohesión Social e Integración del PSOE, Núria Parlon, asegura que los ayuntamientos catalanes gobernados por el PSC protegerán a los funcionarios de posibles situaciones de inseguridad jurídica derivadas de una eventual celebración del referéndum. 

El alcalde de Sant Andreu de la Barca, Enric Llorca, ha decidido «acatar la legislación vigente» y, además, pedir al secretario municipal un informe que establecerá «si ceder espacios y medios públicos es legal o no». Está por ver qué pasará en localidades que, como Sant Just Desvern o Granollers, se sumaron al Pacte Nacional pel Referèndum a pesar de contar con alcaldes socialistas. 

 El escenario más conflictivo es el de Terrassa, donde el alcalde socialista Jordi Ballart, que permitió con la abstención del PSC que la ciudad se integrara en el Pacte, ya ha anunciado que permitirá a los vecinos votar en el 1-O porque no se considera «nadie» para «prohibir el voto».

En Castelldefels, la recién investida alcaldesa socialista María Miranda, que gobierna con ERC y PDeCAT, tuvo que pagar como peaje que la ciudad se uniese a la Associació de Municipis per la Independència. Respecto al referéndum, «se estudiará cuando haya una convocatoria oficial pero, por ahora, de política ficción no se habla».

La primera teniente de alcalde del Ayuntamiento de Girona, Silvia Paneque (PSC), aseguró ayer que no pondrá «palos en las ruedas» cuando el Ayuntamiento participe en el 1-O. «Desde Girona tenemos muy claro que la primera obediencia se la debemos a los ciudadanos». «Iceta conoce muy bien la trayectoria del PSC gerundense», señala Paneque, y añade: «nuestro posicionamiento no añadirá ninguna tensión».            (El Mundo, 22/06/17)

22/6/17

Lidia Falcón: 'Recuerdo la indignación que sentí cuando María Aurelia Campmany me espetó que todo el que hablaba castellano en Cataluña era fascista'

"Leo los argumentos de la izquierda apoyando el “referéndum sobre la independencia” y la “autodeterminación” de Catalunya, y me entristezco. Además de pretender separar a los trabajadores y a las mujeres de los pueblos de España, enfrentándolos entre sí, además de haberse lanzado a ese proyecto para ocultar el latrocinio a que se han dedicado los próceres que han gobernado y gobiernan Cataluña, además de haber desmovilizado las protestas sociales que se desencadenaron cuando comenzó el gobierno de Artur Mas, han falseado la historia.

Comentaristas hay que, situándose en la izquierda, aseguran que la independencia de Cataluña no es una moda que surja de pronto sino que sus orígenes se sitúan en el siglo XVII, cuando el ejército español la ocupó.

Con estos mimbres- y otros más endebles todavía como la supuesta catalanofobia que padecen los “españoles” contra el pueblo catalán- hasta Izquierda Unida y la Junta Estatal Republicana aceptan el derecho de autodeterminación de los pueblos de España en sus manifiestos programáticos.  (...)

Recuerdo la declaración de la Confederación Nacional de Trabajadores de que la única patria del proletariado es el sindicato, y oigo todavía las apasionadas palabras, sobre la unión de los proletarios, de mi abuela Regina de Lamo, anarquista, cuando en los años anteriores a la II República militaba con Lluís Companys en Barcelona –quien fue más tarde presidente de la Generalitat de Catalunya- , por el sindicalismo y el cooperativismo codo con codo con los obreros catalanes. Mi abuela era de Jaén.

Recuerdo la indignación que sentí cuando María Aurelia Campmany me espetó que todo el que hablaba castellano en Cataluña era fascista.

Esta perversión de lo que había sido la fraternal unión de las clases trabajadoras en España ha calado en los sectores de izquierda actuales que, presos del Síndrome de Estocolmo, están apoyando las demandas de la burguesía siempre esquilmadora del proletariado. Dividiéndolo entre catalanes y españoles, entre los de pura cepa y los charnegos, entre los españolistas y los catalanistas, los independentistas y los unionistas, los federalistas y los centralistas. 

 Esos Mas y Puigdemont y Junqueras no se atreven a reclamar la pureza de su sangre como hacen los vascos, porque sería demasiado para un pueblo que se formó con iberos, fenicios, cartagineses, romanos, germanos, árabes, judíos, franceses, andaluces, aunque sería bueno que se leyera a Herribert Barrera.

Pero eso de la “identitat” y del “sentiment” que se airea para justificar el deseo de los catalanes de separarse de los demás españoles tiene ese tufillo. Al fin y al cabo ellos son diferentes, porque son mejores. Y todas las diferencias tienden al racismo.  (...)

Y, para que nadie se llame a engaño: yo soy catalana. Aunque hija de emigrantes, como tres millones más de los ciudadanos de aquella Comunidad que con nuestro trabajo y nuestra plus valía hicimos rica y grande a la burguesía catalana.

La izquierda española, si despierta de este hipnotismo y es suficientemente valiente para denunciar el engaño de los independentistas catalanes, debe dedicarse a unir a los trabajadores y mujeres de toda España contra los enemigos comunes: la Monarquía, el Capital y el Patriarcado.

Y mientras no tome ese camino, quedará derrotada y sin impulso para dirigir las fuerzas que tienen que alcanzar el poder para transformar el país.

Por: Lidia Falcón O’Neill"                 (eldiario.es, 18/06/17)

El Govern reconoce que la futura República catalana se financiará con “préstamos”

"El secretario de Hacienda del Govern, Lluís Salvadó, ha asegurado que una futura República catalana debería financiarse inicialmente con “préstamos”. “Si en algún momento pasa como hoy, que no tenemos suficiente dinero, tendremos que ir a los mercados financieros para pedir un préstamo”, ha explicó durante la presentación de libro ‘I tot això com es paga?’.

Salvadó ha subrayado que “nos gustaría no tener que pedir dinero” pero ha dicho que recurrir a los mercados internacionales es “la manera de financiarse de cualquier país como consecuencia de la crisis económica”. El secretario general de Hacienda ha explicado que “los países normales se financian recaudando tributos, impuestos y cotizaciones”, pero ha indicado que Catalunya todavía no tiene estas herramientas de recaudación.

“Tenemos que empezar por tener las herramientas lo más rápido posible para empezar a hacer esta herramienta de recaudación”, ha manifestado el secretario de Hacienda de la Generalitat. Una tarea que, a su juicio, debe ser paralela a la de “ganar credibilidad ante los mercados financieros”.

En este sentido, ha señalado que “nuestra función es ganar prestigio y transmitir al mundo que somos un país solvente, con capacidad de generar ingresos y hacer crecer su económica”. Salvadó ha advertido, sin embargo, que “el Estado español intenta desprestigiar con toda su maquinaria el movimiento independentista y al gobierno de Catalunya”.               (e-notícies, 20/06/17)

Alternativa Ciudadana Progresista: 1 de Octubre, nada que votar. Cataluña no es una colonia ni sufre un expolio económico ni privación de derechos

"Ante el anuncio realizado el pasado 8 de junio por el actual President de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont, de la convocatoria para el próximo día 1 de octubre de un referéndum independentista a la ciudadanía de Cataluña, la Junta de ALTERNATIVA CIUDADANA PROGRESISTA emite el siguiente comunicado:
  1. El supuesto referéndum convocado en Cataluña para el día 1 de octubre es, en realidad, una consulta ILEGAL, ILEGÍTIMA, INVÁLIDA Y SIN GARANTÍAS. El Govern de la Generalitat no tiene competencias legales ni medios para convocarlo, y ningún organismo internacional lo avala ni está dispuesto a reconocer su resultado.
  2. CATALUÑA NO ES UNA COLONIA NI UN TERRITORIO OCUPADO, únicos supuestos que legitimarían internacionalmente un referéndum unilateral de autodeterminación. Es parte integrante, desde su fundación, de un Estado que a día de hoy cumple los cánones democráticos y de derecho internacionales, que ha suscrito todas las resoluciones de las Naciones Unidas en materia de Derechos Humanos, y que las cumple y respeta al mismo nivel que cualquier otro estado de Europa Occidental. Y desde luego mucho más que Qatar, que parece ser uno de los referentes políticos del independentismo.
  3. CATALUÑA NO SUFRE EXPOLIO ECONÓMICO NI PRIVACIÓN DE DERECHOS. Es un territorio rico y próspero, cuyos habitantes gozan en general de una alta calidad de vida (a pesar del aumento de las desigualdades en los últimos años, similar por lo demás al del resto de Europa), y que goza de uno de los mayores niveles de autogobierno de Europa y de todo el mundo. No hay motivos objetivos que justifiquen su ruptura con el resto de España.
  4. Quienes convocan el referéndum tan sólo pretenden, con ello, enmascarar su ineptitud, y las secuelas que treinta años de corrupción han dejado en la sociedad catalana. En año y medio de gobierno, sólo han sido capaces de aprobar tres leyes. Y, por el contrario, en el culmen de la práctica antidemocrática, nos anuncian una LLei de Transitorietat que debería derogar de un día para otro toda la legalidad vigente y someternos a una nueva, pero secreta y desconocida.
  5. En Alternativa Ciudadana Progresista defendemos la Democracia, y consideramos que ninguna decisión política debe ser hurtada a la libre capacidad de decisión de la ciudadanía. Pero por ello mismo, también defendemos que ninguna decisión política que afecte al conjunto de la ciudadanía española puede ser tomada unilateralmente por una única parte de la misma. UN REFERÉNDUM DE INDEPENDENCIA UNILATERAL, IMPUESTO, NO PACTADO, Y EN EL QUE NO PARTICIPE DE NINGÚN MODO LA CIUDADANÍA ESPAÑOLA NI SUS REPRESENTANTES ELEGIDOS DEMOCRÁTICAMENTE, ES RADICALMENTE ANTIDEMOCRÁTICO, PUES NIEGA A LA GRAN MAYORÍA SU “DERECHO A DECIDIR”.
  6. EL RESULTADO DEL SUPUESTO “REFERÉNDUM” ESTÁ CANTADO DE ANTEMANO, pues tan sólo quienes reclaman la independencia van a participar masivamente en el mismo, tal como ya hicieron en la anterior consulta del 9N. Los partidos políticos que representan a la mayoría de la ciudadanía catalana no respaldan su convocatoria. La supervisión y el recuento de votos será llevado a cabo, únicamente, por la propia militancia independentista, sin ningún atisbo de imparcialidad ni de garantías democráticas. Quienes lo convocan tan sólo están esperando engatusar a un número lo suficientemente alto de partidarios del “NO” como para que den con su participación, a este simulacro de consulta, una apariencia suficiente de legitimidad que poder exhibir ante la opinión pública como un éxito político del independentismo, más allá de su evidente falta de legalidad.
Por todo ello, desde ALTERNATIVA CIUDADANA PROGRESISTA hacemos un enérgico llamamiento al conjunto de la ciudadanía de Cataluña para que NO VAYAMOS A VOTAR EL 1 DE OCTUBRE EN SU SIMULACRO ILEGAL DE DE REFERÉNDUM. Y para que, desde todas las entidades no independentistas, hagamos difusión activa de las razones por las cuales, ese día, no debemos de ningún modo ir a votar.

En Barcelona, a 19 de junio de 2017

21/6/17

¿Dónde nace el 80% a favor del referéndum? Los datos reales de la encuesta de La Vanguardia, indica que el 80% de los catalanes NO está a favor del referéndum unilateral anunciado

"(...) Con rotundidad podemos afirmar que estos independentistas son una máquina de crear mentiras. (...)
 Cualquiera con un mínimo de cultura sabe de quién hablamos. A día de hoy, sin lugar a dudas, la nueva mentira que se ha introducido en su discurso como un manta es la famosa afirmación de que "el 80% de los catalanes quiere un referéndum". ¿Pero de dónde sale tal afirmación? ¿Una encuesta, un sondeo, una pregunta de TV3? Vamos al origen. Creo que no se sorprenderán.

 Una de las primeras referencias al 80% aparece en el Racòmetre de RAC1, la emisora del Grupo Godó, allá por finales de 2012, un mes antes de las elecciones en las que CiU empezó su descalabro. Esta encuesta es bien conocida porque confirmó algo que algunos ya sabíamos. 

Y es que RAC1 no es precisamente la BBC por su imparcialidad. El dato hablaba de un 82% a favor del referéndum, con un error estimado del 3,3%. Lo cierto es que el error real --las elecciones fueron un mes mas tarde-- fue de cerca de un 30%. Como dato, apostaban por 67 diputados de CiU, cuando fueron escasamente 50. (...)

Ese grave error inicial también tenía detrás un grave error sociológico. Hacer encuestas telefónicas sobre temas especialmente complicados, como la independencia, tienen un sesgo muy grande. Seamos claros, que un desconocido en esos --y estos-- tiempos te llame a casa para preguntarte si esas a favor de la independencia es todo menos transparente. 

Aún recordamos las visitas de los miembros de la ANC casa por casa para hacer "estudios sociológicos". Y no todos tenemos ganas de ser dianas, ni en la ciudad ni mucho menos en los pueblos.

Aunque lentamente, desde ese día se instauró el famoso 80% en la mente de algunos opinadores --a sueldo, claro-- independentistas. El método, las falacias --e incluso para algunos de ellos las fellatios-- tanto daban. Tanto es así que, curiosamente, para favorecer ese dato falso hacía falta volver a ofrecerlo. 

Y, cómo no, ahora La Vanguardia, también del Grupo Godó, ofreció su mano para colaborar. Ya sabemos en Cataluña que tantos no pueden haber hecho tantas cosas sin la ayuda de colaboradores muy especiales. Cómo no, bien pagados.

En abril de 2017, en una nueva encuesta telefónica --está claro su ignorancia sobre temas conflictivos-- la cifra bajó al 76%. Con un abanico menor de entrevistas, un 30% menos, y con un error del 4,4%. Curiosamente, el medio prostituyó dos gráficos. 

Por un lado, preguntaron sólo a los favorables del reférendum --el supuesto 76%-- quién estaba a favor de que fuera unilateral --tal y como propone Puigdemont-- y estimaban, e incluso ponían un gráfico, que era un 28%. 

Obviaban que los catalanes somos todos, los que estamos a favor y los que no, por lo que la cifra real de partidarios del reférendum unilateral debería calcularse sobre el 100%. Entonces el dato ya bajaba a cerca del 20%, o sea, uno de cada cinco. 

Es decir, una cifra contraria a las proclamas de Puigdemont y Junqueras del "80% de catalanes" a favor. Según la encuesta de La Vanguardia, el 80% de los catalanes no está a favor del referéndum unilateral anunciado.

Pero, volvemos a ser sinceros. Con el pasado glorioso de las encuestas de La Vanguardia y RAC1, más vale fiarse sólo de los datos. Y aunque algunos lo olviden, sí que hubo un día en el que los que querían votar --y ciertamente se movilizaron todos-- fueron a votar. Recuerden, fue el 9N. Pero aquel día, a pesar de las fiestas, tampoco fue a votar el 80% de los catalanes. Para quien lo haya olvidado fue escasamente el 38%. Y un dato es un dato.

Aunque la mente de algunos no lo llegue nunca a entender, el 80% a favor del referéndum unilateral que plantea Puigdemont y Junqueras nunca ha existido --ni por asomo, ni por cocina de Godó--, nunca existirá, y lo peor es que la historia confirmará algo que cualquier lector ya sabe. Y, recordando a Jordi Pujol, no es "dicen, dicen, dicen", sino "mienten, mienten, mienten".                (Carles Enric López , Crónica Global, 16/06/17)

Südwest Presse: El proceso de secesión catalán no es un proceso democrático, sino autoritario

"Independencia: la provocación sistemática de Cataluña”. Así titula el periódico Südwest Presse su breve y atinadísima información sobre el conyàs (amb perdó) del prusés.

“Cataluña quiere declarar su independencia de España a fines de año. Con referéndum o sin referéndum, explican. Y siguen hablando de “mayoría separatista” en el Parlament (la chorrada de “soberanista” se lo dejan para los soberanos gilis que periodistean en Madrid), mencionan ley preparada “en gran secreto”, y recuerdan las amenazas de Lluís Llach a los funcionarios (“van a sufrir”, citan). 

También hablan de que Llach es “músico y político”, y explican que en el Parlament hay varios diputados de su partido que provienen de las “manifestaciones”, como “la presidenta Carme Forcadell”.

“Detrás de todo esto se encuentra una estrategia de provocación continua”, afirma el periódico. Recuerda el “especial desinterés” con que se vive el prusés “fuera de España” y habla del “sueño de los separatistas”: los “panzer en Barcelona, o al menos la Guardia Civil (…) así el mundo podría finalmente tomar nota”

Como el gobierno no está por la labor, “los separatistas empiezan a amenazar que quien no está con nosotros está contra nosotros. El proceso de secesión catalán no es un proceso democrático, sino autoritario.            (Dolça Catalunya, 20/05/17)

Antonio Balmón, alcalde de Cornellà: como ciudadano sólo se siente interpelado para ir a votar cuando recibe la tarjeta censal. "El resto con todos los respetos, sólo son movilizaciones"

"El alcalde de Cornellà, Antonio Balmón, ha respondido a Mònica Terribas que "no sé de que me habla" cuando la periodista de Catalunya Radio le ha preguntado por el referéndum. "Su ayuntamiento colaborará en la celebración del referéndum, cederá espacios municipales?", ha querido saber Terribas.

"Es que no sé de que me habla, con franqueza y sin tomarle de pelo. No sé de que me habla", ha replicado Balmón, además de señalar que "sé que Puigdemont hizo una conferencia diciendo que quería hacer una movilización, pues me parece muy bien". Balmón ha remarcado que como ciudadano sólo se siente interpelado para ir a votar cuando recibe la tarjeta censal. "El resto con todos los respetos, sólo son movilizaciones", ha dicho.

"El desenlace está muy cerca y el tema es ver después quien gestiona la frustración", ha indicado. El alcalde socialista cree que España debe dar una respuesta a la situación que vive Catalunya y confía en que pronto podrán celebrarse unas elecciones, que cambiarán el panorama político catalán."         (e-notícies, 13/06/17)

20/6/17

Si un trabajador no ve clara una instrucción debe pedirla por escrito... pero el Govern sólo dará órdenes verbales para poner en marcha el referéndum

"(...) Para que a un trabajador público se le pudiese imputar la desobediencia, (el segundo delito que más se cita por parte de representantes del Gobierno central), el funcionario debería negarse de manera clara a cumplir la orden de un superior y que esta previamente se le hubiese notificado de manera válida. 

En todo caso, la clave para blindarse de posibles denuncias es solo una: si un trabajador no ve clara una instrucción debe pedirla por escrito (un consejo aplicable no solo para los preparativos de la consulta, sino como norma general)

. Lo saben bien los sindicatos y lo tiene muy claro el Govern. «Nada por escrito», resume un 'conseller' para reiterar que no pondrán en peligro al personal de la administración. Un personal que está expectante ante lo que vaya a pasar. 

«Existe inquietud», describe el coordinador del Área Pública de Comisiones Obreras, Joan Maria Sentís, (...)

La ley de transitoriedad dará alguna pista respecto al papel que se quiere otorgar a los Mossos d’Esquadra. Actualmente están obligados a «cumplir y hacer cumplir la Constitución». ¿Seguirá siendo así cuando se apruebe la también llamada ley de desconexión? Es de preveer que la respuesta es un no. 

En lo que coinciden todos los sindicatos es que este es un conflicto político y como tal debería resolverse. Pero difícilmente se solucionará antes del 1 de octubre. Junts pel Sí y la CUP aseguran que habrá urnas y su esfuerzo ahora se concentra en que cale la idea de que lo que se defiende es la democracia y no que Catalunya sea independiente.  (...)

Es la manera de intentar retener a los comunes, cuyos movimientos son un ejemplo del mejor funambulismo político. Su prioridad es preservar la figura de Ada Colau y por eso el Ayuntamiento de Barcelona evitará cualquier acción que ayude a la celebración del referéndum y que pueda dar pie al Gobierno central a ir contra la alcaldesa. 

A partir de ahí, el 'colauismo' irá adaptando sus movimientos en función de los casos que den Puigdemont y Rajoy, siempre bajo la premisa de que la unilateralidad no es su vía.  (...)

El Gobierno central ha dado señales de que no cejará en su estrategia de judicializar la respuesta a las acciones que vaya emprendiendo el Ejecutivo catalán. Más allá de las querellas y encontronazos como el último a cuenta de la negativa del Ministerio del Interior a convocar la Junta de Seguridad de Catalunya (un órgano que sirve para compartir información entre cuerpos policiales), una de las cuestiones que preocupa en el Consell Executiu es la capacidad del Estado de ahogar económicamente a los dirigentes independentistas.

 Fuentes del Govern recuerdan que, pese al poco eco mediático que ha tenido, la Fiscalía ha pedido al Tribunal de Cuentas que investigue si Artur Mas, Joana Ortega, Irene Rigau y Francesc Homs, por si incurrieron en un delito de malversación contable. De ser así, se les obligaría a indemnizar a la Generalitat con una cifra que podría ser millonaria."                  (Neus Tomàs , El Periódico, 17/06/17)

Iceta, Arrimadas y Albiol, “responsables de un posible atentado”

"(...) La seguridad es el flanco débil de las sociedades libres, materia muy quebradiza si cae en las garras de la baja política. El bloque soberanista se lamenta de que el Ministerio de Interior no convoque la Junta de Seguridad y airea la alerta de cuatro sobre cinco para acusar veladamente al Estado de una supina irresponsabilidad que podría tener dramáticas consecuencias.

La destilación procesal de esa acusación es el siguiente titular en el digital Directe: "Iceta, Arrimadas i Albiol i altres, responsables d'un possible atemptat a Catalunya". El medio es de ERC, Oriol Junqueras fue su director, y el rotundo señalamiento contra los dirigentes "unionistas" está "basado" en un texto de la agencia ACN sobre un acto de Turull, Sànchez y Cuixart, pero el enunciado capitular no consta en la tripa del redactado.

En realidad, lo único que hace Directe es honrar su nombre. Otros medios se van por las ramas, como hace el consejero de Interior Jordi "Modosito" Jané, que no explicita porque confía en la capacidad media de la audiencia para atar cabos y por no incurrir en supuestos querellables.

Hoy se cumplen treinta años del atentado de Hipercor, la mayor matanza de ETA para liberar de la tiranía al sojuzgado pueblo vasco. Todavía hay quien se refiere a la banda terrorista como "organización armada".

El consejero Jané se encontrará con el ministro Zoido en el monumento a las víctimas en la Meridiana. (...)"                  (Pablo Planas  , Crónica Global, 19/06/17) 

Ara: Sólo un 42% de los catalanes votaría 'sí'. El 39% se inclinaría por el 'no'

"Sólo un 42,3% de los catalán votaría 'sí' en el referéndum independentista anunciado por el Govern, según una encuesta publicada en el diario ARA este domingo y realizada por el Instituto Opinometre. El estudio añade que del total den censo, los partidarios del 'no' serían casi el 39%. El 18,8% no se decanta por ninguna de las dos opciones.
 
La encuesta también ha preguntado la intención de participar en el referéndum. Casi el 55% dice que irán a votar seguro. El 9,3% que lo harán posiblemente, un 18,5% que seguro que no y un 5,8 que posiblemente no. El 11,5% de los encuestados no se pronuncian.

Cruzando los dos datos, el diario concluye que de celebrarse la consulta, el 67% de los que acudieran a las urnas votaría sí y el 14% no. Por otra parte, el estudio concluye que el 68% de los catalanes están de acuerdo "con un referéndum sobre la independencia". El 26,5 está en contra y el 5% no tiene una posición definida."              (e-notícies, 18/06/17)

19/6/17

Con el anuncio de la fecha y la pregunta para el referéndum ilegal empieza en realidad la cuenta atrás hacia la convocatoria de nuevas elecciones

"Con el anuncio de la fecha y la pregunta para el referéndum ilegal empieza en realidad la cuenta atrás hacia la convocatoria de nuevas elecciones. La estrategia de los líderes separatistas consiste en generar las condiciones de máxima tensión política para una segunda vuelta con el objetivo de cohesionar a su electorado y alcanzar, abstención unionista mediante, el 50% de los votos que no obtuvieron en las plebiscitarias del 2015.

 Para ello están dispuestos a dar un salto mortal sin red y a poner a las instituciones del autogobierno fuera del Estado de derecho, tal como están denunciando los partidos de la oposición. Se trata de no dejarl al Gobierno español y a los poderes del Estado más alternativa que impedir con acciones coercitivas la materialización de un golpe institucional que en Europa nadie va a apoyar, ni tan siquiera la Rusia de Putin

Es una estrategia ilegítima y dañina para el conjunto de la sociedad catalana, pero no olvidemos que es la consecuencia lógica de la propaganda sobre el llamado derecho a decidir. (...)"                (Joaquim Coll , Historiador, El Periódico, 08/06/17)

El nacionalismo se propone violar los fines sobre los que se sostiene la democracia y, en definitiva, cualquier idea de justicia social que se precie... y la izquierda española calla

"(...) 1. Hay Comunidades Autónomas ricas y pobres.

2. Las regiones ricas (más jóvenes, dinámicas, más pobladas y más densamente pobladas), además de por los votos que contienen, manejan la agenda política por su riqueza, porque concentran el capital que sostiene a los grandes medios, a las influyentes empresas, etc. Si Murcia estuvo en la agenda hace poco fue sólo en la medida en que se estaba jugando la imagen (nacional) del PP. De su economía supimos poco.

3. Como sucede en la confrontación entre países, los intereses de las regiones ricas, en materia fiscal y financiera, son opuestos a los de las regiones pobres.

4. Los partidos más federalizados integran esa tensión en su seno. Es el caso del PSOE, Podemos o IU. Han tratado de sofocarla apelando al principio de ordinalidad, que se centra en la restricción de la solidaridad interterritorial. Han abandonado sus principios.  (...)

 6. En los partidos más federalizados es más probable que surjan candidatos de regiones ricas, y/o con apoyos de regiones ricas, que defiendan engendros tales como la “nación de naciones”; invento tan pegajoso y alejado de la justicia social como ese otro de la “Europa de los pueblos”. 

Se trata de asegurarse de que entre estados distintos (o entre administraciones territoriales diferentes) los presupuestos no sean vasos comunicantes. Que cada cual se apañe con lo suyo. Con tal invento cada región puede hacer lo que quiera.

 Del mismo modo que el pobre, con su plena libertad, será libre de morirse de hambre, también lo serán las CCAA más improductivas (improductivas por herencia histórica, pues fue el Estado mercantilista el que protegió, con aranceles, el textil catalán). Para sobrevivir electoralmente, y deudora de su estructura, la izquierda se ha convertido necesariamente en derecha. Pero sigue igual de contumaz en su arrogante superioridad moral.  (...)

7. El PSC (partido distinto al PSOE y en el cual el PSOE no tiene ni voz ni voto) ha decantado (le ha dejado hacerlo la Gestora, que no se ha atrevido a romper la grotesca alianza) el voto hacia el candidato de la libertad (de las regiones ricas) y la plurinacionalidad.

Sin duda la primera noticia, la del ataque al Estado de Derecho, es sumamente grave y resulta lamentable la escasa respuesta social que está recibiendo el embate catalán. Pero la segunda me parece mucho más importante y sintomática (explica con creces que se pueda dar la primera): nuestra izquierda parlamentaria (que no es izquierda) ha perdido por completo el norte y se ha aliado con quienes amenazan la igualdad.

 Y sólo consigue pervertir cada día más sus principios, dejando huérfanos a quienes abogamos por la igualdad, sin pretender mermar las libertades ni ahogar la capacidad productiva de algunos polos dinámicos que deben financiar los derechos con que legitimamos al poder político, para que éste pueda conservar a su vez nuestro sistema democrático.

El ataque del secesionismo avanza porque la izquierda española calla. Esto es lo que debe entenderse. Y calla porque no entiende que el mayor ataque del secesionismo no es contra el Estado de Derecho (desgraciadamente, todos encontramos coartadas en nuestra vida cotidiana para saltarnos una norma en nombre de un fin último más valioso; el propio Estado encuentra esa coartada -incluso legalmente- y la llama ‘estado de excepción’), ya que cree que eso puede llegar a consentirse -no entremos ahora en los desatinos de esto- en nombre de un fin mayor. 

Calla porque no quiere entender que el mayor ataque del secesionismo es contra nuestro estado social, contra la justicia, contra los derechos de muchos españoles.

Más que señalando la violación de los medios, la batalla se ganará cuando todos entiendan que el nacionalismo se propone violar los fines sobre los que se sostiene la democracia y, en definitiva, cualquier idea de justicia social que se precie. La secesión pretende arrebatarnos (expoliarnos) recursos que son también nuestros para financiar derechos que son de todos. 

Y mientras no deslegitimemos por completo su fin, desenmascarando el brutal egoísmo que esconde, seguirán avanzando, con sus medios fascistas sin que la gente tome la calle para hacerles frente. Si acaso la tomarán para arremeter contras las instituciones comunes. Lo estamos viendo."          (Mikel Arteta, FRONTERA D 23/05/17)

Nadie, absolutamente nadie, destacará la incongruencia que supone que el Gobierno de España exija el fin de los privilegios fiscales para Gibraltar mientras perpetúa y acentúa los privilegios fiscales de los vascos

"Nadie, absolutamente nadie, se levantará de su escaño y denunciará durante la tramitación de los Presupuestos el último desfalco perpetrado por el Partido Popular en compañía del Partido Nacionalista Vasco.

Nadie, absolutamente nadie, hará notar a sus señorías, sentadas en el Hemiciclo de la Carrera de San Jerónimo, que están allí para representar y defender los intereses de todos los españoles y no los de su partido y/o los de su circunscripción.

Nadie, absolutamente nadie, llamará la atención sobre el hecho de que la profundización en la brecha de la desigualdad entre españoles que se arrastra por un sistema económico y fiscal privilegiado para Navarra y el País Vasco tendrá serias consecuencias en la cohesión entre los territorios y los ciudadanos de nuestra nación.

Nadie, absolutamente nadie, destacará la incongruencia que supone que el Gobierno de España exija el fin de los privilegios fiscales para Gibraltar mientras perpetúa y acentúa los privilegios fiscales de los vascos.

Nadie, absolutamente nadie, precisará en el Hemiciclo que el sistema recaudatorio que se utiliza en Euskadi y en Navarra no podría extenderse y aplicarse en el resto de CCAA de España porque entonces las cuentas sumarían más de cien y el sistema quebraría.

Nadie, absolutamente nadie, explicará algo tan obvio como que un sistema económico que no puede aplicarse al conjunto de los españoles no es un derecho, sino un privilegio.

Nadie, absolutamente nadie, recordará que la aportación vasca lleva muchos años infravalorada; o sea, que los vascos llevamos años pagando menos de lo que nos corresponde para sostener las competencias del Estado.

Nadie, absolutamente nadie, recordará a sus señorías que el déficit de la Seguridad Social en Euskadi nos lo pagan los ciudadanos de Andalucía, los de Extremadura, los de Canarias, que cobran pensiones muy por debajo de la media vasca.

Nadie, absolutamente nadie, alzará su voz en el Congreso de los Diputados para llamar la atención sobre el hecho de que la igualdad de derechos entre todos los españoles y la soberanía del Congreso se está quebrando gravemente con el acuerdo que el Gobierno de Rajoy y Urkullu han realizado al margen de la Cámara.

Nadie, absolutamente nadie, alzará su voz ante esta nueva cesión al chantaje nacionalista en el que caen los sucesivos gobiernos de España a cambio de un puñado de votos. No lo harán los que se llaman de izquierdas; ni los que se creen a la izquierda de la izquierda; ni los que dicen ser republicanos y de izquierdas; ni los nacionalistas de otros lugares de España; ni los que se reclaman socialdemócratas; ni los que se llaman liberales…

Unos y otros aprovecharán su turno para atacar o defender el Presupuesto que les presenta Montoro; pero nadie, absolutamente nadie, mencionará el mayor ataque a la igualdad y a la cohesión entre españoles que se ha pactado fuera de la Cámara para que las cuentas salgan adelante.

Nadie, absolutamente nadie, recordará los ratios de PIB de las comunidades autónomas; ni que la desigualdad entre comunidades es mayor que entre países de la UE; ni que la diferencia de inversión por ciudadano en Sanidad, en Educación, en Servicios Sociales… se incrementa año tras año.

Nadie, absolutamente nadie, pondrá en evidencia un pacto que va en contra de los criterios que se reclaman para Europa: unidad fiscal entre países para conseguir una política económica común y cohesión entre ciudadanos.

Nadie, absolutamente nadie, denunciará que ese acuerdo (el reconocimiento de una «deuda» del Estado de 1.400 millones de euros a cambio cinco votos del PNV) es un acto político de malversación de caudales públicos. Porque ese dinero es de todos los españoles y no puede ser utilizado para fines particulares, eso es, para que el Sr. Rajoy siga viviendo en La Moncloa.

Nadie, absolutamente nadie, incomodará a sus señorías recordando que aquel cálculo del 6,24 de lo recaudado por las tres diputaciones forales (Cupo Vasco) que se pactó en época de Suárez y Garaikoetxea era tan beneficioso para Euskadi que el negociador vasco, Emilio Guevara, se lo resumió al lehendakari Garaikoetxea con esta frase: «Lehendakari, con este cálculo vamos a poder comprar las porras a los ertzainas en Loewe…».

Nadie, absolutamente nadie, recordará estas cosas tan elementales en el Hemiciclo de la Carrera de San Jerónimo, en el Congreso de los Diputados. No lo harán porque ni siquiera son conscientes de lo que supone ser un diputado nacional y obrar en consecuencia. Lástima."              (ROSA DÍEZ , El Mundo, 05/05/17)

16/6/17

Sr. Guardiola: la existencia de un pueblo catalán oprimido en el corazón de la Europa democrática, es un cuento... la Cataluña independiente sería un estado autoritario, que nadie reconocería... se requiere mucha madurez democrática para soportar sin inmutarse las acusaciones que día tras día vierten los independentistas sobre el resto de los ciudadanos

"En la enésima escenificación del intento de ruptura de la convivencia democrática puesta en marcha por los independentistas, el actual entrenador del Manchester City, Josep Guardiola, vertió el pasado domingo graves acusaciones sobre el supuesto carácter “autoritario” del Estado español y sus políticas, que supuestamente reprimen los derechos y las libertades de los catalanes.

Resulta descorazonador —pero seguramente revelador de la deriva adoptada por el llamado procés— que una figura de referencia para millones de españoles en razón de sus numerosos éxitos deportivos no entienda que una descalificación tan grosera y carente de fundamento socava las bases de la convivencia entre los ciudadanos de este país.

La Constitución española ampara la libertad de expresión. También el derecho a concurrir a las urnas con un proyecto independentista. De ahí que nadie dispute al señor Guardiola el derecho de abrazar la causa independentista y de dedicar todas sus energías, imagen y recursos a promoverla. Esa es la grandeza de la democracia.

Pero si bien las opiniones son libres y merecen el máximo respeto, los hechos son sagrados. Resulta absurdo constatar obviedades, pero en tiempos de posverdades y hechos alternativos no hay más remedio que recordar a Guardiola que España es un Estado de derecho y una democracia. Así lo certifican nuestras instituciones políticas, tribunales de justicia y millones de españoles en el ejercicio diario de sus derechos y libertades. También, todos los organismos, multilaterales o independientes que en el mundo verifican esas cuestiones. 

El sorprendente relato de la existencia de un pueblo oprimido en el corazón de la Europa democrática no es más que eso, un relato que en ningún caso ha comprado ni va a comprar esa comunidad internacional a la que el señor Guardiola pide ayuda.

Al contrario, si algo preocupa a esa comunidad internacional es el proceso de secesión unilateral sin, precisamente, garantías democráticas, que pretende culminar el señor Puigdemont y sus aliados políticos. 

Un proceso que, de consumarse, violaría los derechos de millones de catalanes y supondría la abolición de las instituciones democráticas catalanas (Parlament y Estatut). Ese Estado, señor Guardiola, nacido de un acto de fuerza, sin mayoría y sin reglas democráticas, sí que crearía un Estado autoritario, que nadie fuera de nuestras fronteras podría reconocer.

Lo único que nos consuela de todo este proceso es que, frente a la inmadurez política e infantilismo democrático de personas como Guardiola, la sociedad española en su conjunto, catalanes incluidos, estén dando enormes muestras de madurez, responsabilidad y civismo. Porque se requiere mucha madurez democrática para soportar sin inmutarse las acusaciones que día tras día vierten los independentistas sobre el resto de los ciudadanos de este país, convirtiéndolos en sospechosos de robar y oprimir. 

La grandeza de la democracia, sin embargo, está ahí: no nos vamos a dejar arrastrar a una espiral de odio. No aceptaremos que los que quieren romper la convivencia logren enfrentarnos a unos contra otros. Al contrario, seguiremos llamando a trabajar para resolver juntos esta crisis y salir de ella con más unidad y más democracia."              (Editorial, El País, 12/06/17)

Sostener que los españoles que cuentan con un nivel de ingresos un 20% menor que el de los catalanes, los explotan, lo firmaría Botín

"Históricamente, Cataluña pasó de ser un condado a ser un territorio integrado en la Corona de Aragón, pero no fue nunca una nación independiente, ni tampoco una “colonia” de España, por más que los independentistas se empeñen en demostrar lo contrario.
«El hecho de que Madrid y Baleares aporten económicamente más al Estado de lo que reciben, ¿los convierte en “colonias”?
Resulta que Baleares era una región pobre antes del desarrollo de su industria turística en la década de 1960, y hasta ese momento recibía más de lo que aportaba.
Por tanto, Baleares no se convirtió en colonia hasta hace pocas décadas, cuando comenzó su prosperidad actual… ¿pero si una autonomía rica se empobrece, deja de ser una colonia?... porque según ese criterio el mundo estaría lleno de colonias: lo serían todas las zonas más desarrolladas económicamente que las demás».
Una cosa es que los independentistas aspiren, legítimamente, a intentar que Cataluña sea un estado, y otra muy distinta que recurran a la tergiversación histórica y al victimismo, haciendo un uso partidista de las instituciones y los recursos de autogobierno para lograr sus fines. (...)

 Sostener que los españoles que cuentan con un nivel de ingresos un 20% menor que el de los catalanes, los explotan, lo firmaría Botín. Tanto les roba España que cuando le quita a un Pujol su Ferrari, es cómo si se lo quitasen a todos los catalanes. Una forma cruel de martirizar y castigar a Cataluña

Y es que todo vale (mentir, intoxicar, borrar el pasado común, buscar permanentemente el conflicto, inventarse agravios y enemigos, discriminar, excluir, separar, robar, etc.), cuando la patria está en juego.  (...)"                   (Andrés Herrero , InfoLibre, 03/06/2017)

Los 'paisos andaluces': en Andalucía están integradas partes de Murcia, Valencia, el Algarbe portugués y el Rif marroquí

"(...) Y si no tuviéramos bastante con todo esto, sale un nuevo personaje, del cual no tenía constancia, Pedro Ignacio Altamirano, que ha creado el Partido Nacional de Andalucía, que, según dice, se inspira en Catalunya y en los Païssos Catalans, ya que en estos sitios hay mucha sangre andaluza. De nuevo surge la sangre identitaria explicándolo todo.

Sangre catalana, la sangre vasca de Arzallus, la andaluza…, ¿cuál será la próxima? Tendremos que comprar recipientes diversos para analizarlas y evitar que sean contaminadas por sangres impuras, como las españolas por ejemplo.  

Me recuerda a aquella gracia electoral de Felipe Alcaraz en las primeras elecciones cuando remachó la importancia de Andalucía diciendo que cuando los americanos llegaron a la luna encontraron un andaluz.  

Altamirano, este “curioso” nuevo personajillo, hijo de franquista, que afirma sin rubor que con Franco había más libertades y democracia,  surgido de la nada y avalado por Junqueras y ERC, dice con total desparpajo que Andalucía,  en la cual, afirma, están integradas partes de Murcia, Valencia, el Algarbe portugués y el Rif marroquí, ya es independiente.

Viendo estas cosas creo que el sonajero de la vida está cada vez más averiado y, seguramente, deberemos empezar a buscar nuevos fosos para enterrar a los alucinógenos más peligrosos y salas para custodiar a los humanos más tocados por estos alucinógenos. 

En cuanto a lo que dice la dirección del PCE, (¿el PSUC?), IU, y los “Comuns”, sobre la cacicada a ninguna parte de Puigdemont y  los nacional-independentistas, no vale la pena ni tenerlo en cuenta. Son el esperpento fracasado de la política que antes era de izquierdas, ni una cosa ni su contrario.

 Por todo lo dicho, y más, queda claro que es necesario un profundo cambio social, político y cultural en España. Desgraciadamente, todavía  tendremos que ir agrupando muchos efectivos humanos, ideas y propuestas ya que no hay una relación de fuerzas suficiente para ello.  (...)"           (Francisco Frutos Gras , Ex Secretario General del PCE, Crónica Popular, 13/06/17)

15/6/17

Escolta, Pep… los catalanes hoy somos víctimas de un gobierno autonómico que ha puesto en marcha una persecución política impropia de una democracia. Por esto pedimos a la comunidad internacional que nos apoyen en la defensa de los derechos hoy amenazados en Cataluña

"Hoy estamos aquí para dejar claro que el próximo 1 de octubre la democracia catalana y española siguen en pie y siguen siendo una. Somos y seremos libres aunque el actual gobierno separatista catalán no lo quiera.

Hemos intentado acordar con este gobierno un marco de respeto a la verdadera pluralidad de la sociedad catalana muchas veces, muchas, muchas (bastantes más que 18…) y la respuesta siempre ha sido NO, ignorando lo que de verdad siente y quiere la mayoría de la sociedad catalana y menospreciando la representación de toda opción no independentista en el Parlamento Catalán. No tenemos otra salida: la única respuesta es votar… para echarles.

Los catalanes hoy somos víctimas de un gobierno autonómico que ha puesto en marcha una persecución política impropia de una democracia en la Europa del siglo XXI. Un president y toda su panda que llevan décadas conspirando para llevarse muerto el dinero de la educación, la sanidad y la política social; unos policías, fiscales y jueces que se niegan a actuar contra la corrupción más clamorosa cuando es autóctona, suponiendo que no estén directamente pringados en ella; y unos comisarios políticos y periodísticos que elaboran una historia falsa y que buscan la persecución y la inhabilitación de todos los ciudadanos libres y pensantes, o simplemente que piensan distinto.

Todos conocemos los intentos para acabar con una escuela catalana que sea pilar de cohesión social y no campo de adoctrinamiento. Y del bloqueo de las inversiones en nuestras infraestructuras, como los puertos, el aeropuerto o los trenes, para gastárselo todo en embajadas faraónicas y autobombo.

Hoy el gobierno catalán persigue incluso el debate político. Una amenaza extensible a todos los demócratas. Incluso a la función pública y a nuestros empresarios que se ven presionados para decir amén a todo si quieren volver a subir la persiana la mañana siguiente. Es inédito y democráticamente insostenible. Este escándalo político solo se revierte con más democracia.

Por todas estas razones pedimos a la comunidad internacional que nos ayude. Apelamos a todos los demócratas de Europa y del mundoa que nos apoyen en la defensa de los derechos hoy amenazados en Cataluña, como el derecho a la libertad de expresión política y el derecho a voto; a enfrentarnos a los abusos de un gobierno autoritario.

Los catalanes y españoles votaremos cuando de verdad nos dejen, cuando de verdad nos hagan la pregunta que más importa: ¿hasta cuándo hay que aguantar a esta panda de mangantes? Ojo que su cada vez más menguada representación en el Parlamento no les empuja a cortarse ni a dialogar un pelo. Cuantos menos son, más crecidamente sectarios.

Ahora que quieren secuestrar la voz de la democracia, más que nunca, acudiremos a las urnas y defenderemos con todas nuestras fuerzas la democracia y a nuestros representantes.Estamos comprometidos con ello. No fallaremos. ¿Verdad?"           (Anna Grau, El Español, 13/06/17)

Mientras la izquierda no recupere un proyecto para España y más allá, seguirá hundiendo las posibilidades para ser hegemónica, siquiera cultural y éticamente

"Por supuesto, todo el razonamiento de Pastor parte de un meme simplista: votar es demócrata, impedirlo es totalitario. Perderse ahora a desmontar esta simpleza precisa de un largo desarrollo, ya realizado y que está previsto vea la luz, en breve, en una nueva revista, aparte de otros escritos ya históricos.

Para cargarse de razón, nos recuerda que “estamos en tiempos de despotismo oligárquico”. Como dice J.F. Simón, “lástima que se olvide de que las oligarquías de tipo económico que están detrás de ese nepotismo son las mismas en ambos lados del Ebro”.

Por otro lado, su llamada a dirimir conflictos de forma pacífica y democrática usando las urnas, contrasta con una posición acrítica ante la Generalitat, que no utiliza ese recurso para temas conflictivos socialmente y para los que sí tiene competencia, como es la imposición, en el sistema educativo catalán, de un monolingüismo identitario y asimilacionista.

Es aquello de que la postverdad va por barrios y que la corrupción del PP es inaceptable, mas parece pasar de puntillas por la que supuran quienes dirigen el procés que tanto ensalza. A la par, parece disculpar o minimizar las graves políticas antisociales de la derechona catalana de JxSi (PDeCat + ERC) bendecidas con el voto de la CUP a los últimos presupuestos catalanes.

 Es lo peligroso de llevar conjuntamente lo nacional y lo social; esto último acaba sacrificándose en el altar de la sacrosanta nación.

Pretende Pastor minimizar el problema de la posible secesión de Cataluña. Digo yo que las sentencias recientes de los tribunales constitucionales alemanes e italianos sobre su integridad territorial, son obsesiones tan antidemocráticas, o democráticas, como la de los españoles. (...)


Por otro lado, echo en falta en todo el artículo de J. Pastor un análisis sobre los intereses de las clases populares en este contexto. No parece preocuparle la situación, en caso de que se llevara a efecto la secesión de Cataluña, de debilidad a la que quedaría sometida esa nueva clase obrera seccionada de su natural pertenencia, labrada desde finales del siglo XIX en una sola lucha emancipatoria. Sin olvidar la misma clase obrera española minorizada y debilitada.

 No parece entender, como ya advertía Hobsbawm, que en caso de secesión se producirá una radicalización nacionalista y conservadora a ambos lados del Ebro.

Las mentiras

Que J. Pastor sea tan poco riguroso al decir que “la mayoría de la sociedad catalana” está enfrentada al gobierno de España, le descalifica como analista. Repetir memes nacionalistas, o como él dice postverdades, como que el 80% de los catalanes están por el “derecho a decidir”, o que todo este movimiento lo desencadena la sentencia del Tribunal Constitucional, o calificar el 9N de 2014 –en el que pudo votar libremente quien quiso, ¡doy fe! 

Yo vivo aquí, fue un domingo tranquilo y soleado sin presencia policial en las calles– como “suficiente demostración de la voluntad democrática”, quiere hacernos olvidar que en dicho referéndum solo votó el 37% del electorado ¿Dónde está el 80%? Y también parece ignorar que en el referéndum del estatut no llegaron a votar ni la mitad del censo ¿La voluntat d’un poble? ¿Dónde?

A la par, parece querer soslayar que la mayoría parlamentaria de la que disfruta el nacional-secesionismo se da gracias a un sistema electoral tramposo y que tanto gusta a los del procés: el español.

Preocupan a Pastor y a Puigdemont mucho los medios que el Estado de derecho –independiente de que hay muchas cosas torcidas– pueda utilizar para evitar la secesión. Digo yo que lo mismos que el presidente de Bolivia usa frente a la insolidaria oligarquía cruceña. Otra cosa es la doble vara de medir a hora de analizar situaciones tan parecidas. Hay parodias que desnudan la realidad y las contradicciones.

Trasladar el acuerdo partidario del Pacte Nacional pel Referéndum a su equivalente social y convertirlo en mayoritario es otro de los malabares propios del nacionalismo, que controla los medios de comunicación catalanes, y de los comuns a los que aquí Pastor pretende representar. La realidad es que, según las encuestas del CIS (Barómetro de marzo de 2017), tan solo el 23,3% de los votantes de En Comú Podem están a favor de lo que denominaríamos “derecho a decidir”.

 Yo en mis análisis les concedí, magnánimamente, el 100%, que sumado a los votos al independentismo (PDeCat + ERC + CUP) no superan en ningún caso el 44% del censo. Y eso, en las elecciones más paradigmáticas del separatismo: el 27S de 2015.

Somos muchos aquellos a los que, como a mí, no nos gusta que el PP esté en el gobierno. Pero no solo porque sea corrupto, que también, sino porque las políticas que lleva adelante son lesivas para las clases trabajadoras de este país; y, en ésas, su gran aliado es JxSi en el gobierno de la Generalitat. 

Ambas, organizaciones corruptas y con corrupciones muy entrelazadas. El PP pretende tapar su corrupción mediante el control de la fiscalía y otras obstrucciones en el Parlamento. El pujolismo y sus herederos mediante un órdago al Estado: nada como una independencia que les exoneraría y amnistiaría por los servicios prestados.

Esta claro que desde dentro de Cataluña no podemos quedarnos indiferentes ante unos escenarios que nos plantea J. Pastor tan tenebrosos. Dar la desconexión como una situación de facto e irreversible, incluso aunque fracase el secesionismo, es abonar una idea insolidaria para Cataluña y de penuria para las clases populares. Autodefinir como única salida mesiánica, no sabemos para quién, el apoyo de Pablo Iglesias a un referéndum unilateral, no parece que ayude a resolver nada: en todo caso a complicarlo.

Pretender la hegemonía a partir de trocear España es la derrota intelectual de la izquierda, es no haber entendido nada, es revisar la Transición sin hacer autocrítica, es ir de modernos anclados en el “candado del 78”. Pastor llega a decir que la “unidad de España” es el ADN del régimen; claro, dicha definición –régimen– solo vale si gobierna el PP.

 Es decir: el problema es la existencia de España, no el injusto sistema de redistribución de la renta y la propiedad, no las desigualdades sociales, no la existencia de oligarquías locales y transnacionales. Cuando la izquierda renuncia a la lucha por la igualdad, y alimenta la lucha por la identidad, se está desnaturalizando.

Mientras la izquierda, es posible que me repita, no recupere un proyecto para España y más allá, seguirá hundiendo las posibilidades para ser hegemónica, siquiera cultural y éticamente. Podemos y sus confluencias cabalgaron la ola del tsunami; éste se está retirando. Hacer performances entretiene un tiempo; hacer política es otra cosa."                     (Vicente serrano, Nou Barris. Barcelona, 5 de junio de 2017, en Crónica Popular, 06/06/17)