23/2/18

El aprendizaje del proceso de lectoescritura debe realizarse en la lengua con mayor significatividad para el niño. Si un niño castellano hablante empieza a leer arrastrando los sonidos: “Ana se puso un vestido de l/a/g/a/r……to!!!! Exclamará contento porque al leer lagar… ha anticipado el final porque es una palabra con significado para él. Ahora lee en catalán: “Anna es posa un vestit de l/l/a/n/g/a/r/d/a/i/x”. Acaba la frase, te mira con cara de desconcierto...

"Mucho se habla estos días de la mal llamada inmersión lingüística en catalán (es sumersión). 

Los argumentos que se esgrimen suelen hacer referencia a motivos judiciales, políticos, legislativos e incluso económicos, olvidándonos del más poderoso, el educativo técnico. Es decir, abordar qué método es el más eficaz para el aprendizaje de las lenguas en sociedades bilingües.

Me remito a los principios psicopedagógicos que dominan el marco teórico de le educación de los últimos 30 años: el constructivismo social (Piaget), el aprendizaje significativo (Ausubel) y la zona de desarrollo próximo del aprendizaje (Vygotski). 

Todos ellos entienden que se relaciona la información nueva con la que ya se posee, reajustando y reconstruyendo ambas.

No se puede fundamentar toda la base de las diferentes leyes educativas en estas teorías, y al mismo tiempo olvidarlas en el aprendizaje de las lenguas.

El aprendizaje del proceso de lectoescritura debe realizarse en la lengua con mayor significatividad para el niño. Cualquiera que haya presenciado el proceso de descubrimiento de la lectura de un niño lo podrá entender. 

Pongo un ejemplo. Si a un niño castellano hablante le muestras una frase empieza a leer arrastrando los sonidos de las letras: “Ana se puso un vestido  de l/a/g/a/r……to!!!! Exclamará contento porque al leer lagar… ha anticipado el final porque es una palabra con significado para él. Está contento de sus progresos.

Ahora lee en catalán: “Anna es posa un vestit de l/l/a/n/g/a/r/d/a/i/x”. Acaba la frase, te mira con cara de desconcierto porque está seguro de que ha juntado bien los sonidos, pero no ha entendido nada. Desconoce el significado de llangardaix.

Ese proceso de frustración en el avance de la lectura se produce continuamente. La lectura requiere un doble esfuerzo cuando se hace en la lengua no habitual, el de juntar las palabras y el de descubrir su significado. La frustración afecta a las emociones y  no olvidemos que el lenguaje tiene una parte de emotividad muy importante. 

Sobre ello, quiero hacer una mención especial a los padres de los niños castellano hablantes que no pueden repasar las páginas de lectura enviadas como deberes porque muchos no dominan el catalán. Así pues, la frustración es de padres e hijos, porque los pequeños que desde la guardería han aprendido a seguir las órdenes orales dadas por el profesor, lo hicieron imitando a sus compañeros, pues no entendían lo que les pedían en un idioma no familiar.

En este contexto, no podemos olvidar que mientras ellos hacen ese esfuerzo, con resultados relativos, los niños catalano-hablantes siguen aprendiendo a buen ritmo. Negar esta realidad es ser injusto. Del aprendizaje de la lectura y escritura dependerá en buena medida el éxito escolar y por tanto el éxito laboral y social.

Es obvio que tenemos un problema para el que la propuesta de solución más técnica sería la que utilizan los logopedas, que se mantenga la lengua habitual del alumno, catalán o castellano, en el aprendizaje de la lectoescritura e ir aprendiendo oralmente el otro idioma.

Los que argumentan que esa separación no es pedagógica se olvidan de que en las escuelas, ya desde P-5, se realizan medidas de la atención a la diversidad como el agrupamiento por grupos flexibles, o refuerzo de las áreas instrumentales en grupos reducidos.

En conclusión señores políticos, en la escuela ya se separa. Tengan valor y apliquen el mejor sistema de aprendizaje de las lenguas, basado en eficacia científica y no en construcciones identitarias."                    (Rosa Clavero. Pedagoga y logopeda, elCatalán.es, 20/02/18)

e-notícies: Cuando Anna Gabriel no tenía miedo...

"La exdiputada de la CUP, Anna Gabriel, ha pasado de criticar a los “pusilánimes” que tenían miedo de ser inhabilitados a irse a Suiza para no presentarse ante la justicia española. 

La dirigente de la formación antisistema aseguró durante la campaña del ‘sí’ en el referéndum que “no es tiempo de ratificación de los compromisos, sino de implementarlos”.
“El que tenga miedo a perder sus intereses particulares, aquellos pusilánimes que se presentaron ante el pueblo y ahora tiemblan porque una inhabilitación les quiebre la carrera, que den un paso al lado o un paso atrás”, remachó.

Por otra parte, Gabriel defendió en sesión parlamentaria el 10 de octubre que “el único medio de negociación posible con el Estado español es la República catalana” y rechazó cualquier “negociación” con el Estado español porque “permite la extrema derecha en las calles”. “Comienza una nueva etapa de lucha”, aseveró.

La exdiputada del partido anticapitalista reivindicó entonces “una República de refugio, donde quepa todo el mundo, y una República contra la exclusión social”. Gabriel también afirmó en la cámara catalana que la “unilateralidad” era “el objetivo principal”. 

De hecho, la entonces portavoz de la CUP ya advirtió en el debate de investidura de Puigdemont que “debe ser una legislatura de rupturas” y señaló tres objetivos: “independencia, proceso constituyente y rescate social”.              (e-notícies, 20/02/18)

"La CUP queda en evidencia.

La CUP ha pasado de asegurar que “no tenemos miedo ni nos pesa la responsabilidad” para defender el referéndum y la República catalana a justificar que una de sus dirigentes más representativas y combativas, Anna Gabriel, haya huido de la justicia española y se haya ido a Suiza para “internacionalizar el proceso”.

“Anna no ha huido, ha buscado refugio por una persecución polítca”, ha asegurado el ex diputado y abogado de Gabriel, Benet Salellas, en una rueda de prensa acompañado de diputados, exdiputados y miembros del secretariado nacional de la formación.

Salellas ha denunciado que “no se juzgan hechos, sino proyectos políticos” y ha añadido que “el objetivo no es la justicia, sino la venganza y la humillación a todo el pueblo de Catalunya”. El exdiputado de la formación antisistema explicó que Gabriel no declarará este miércoles en el Tribunal Suprema porque “no tiene garantizado un juicio justo”.  (...)"         (e-notícies, 20/02/18)

"Jugando a héroes y exiliados en la burbuja indepe.

Por si acaso, Anna Gabriel no sólo ha puesto tierra de por medo sino que se ha cambiado el peinado y ahora luce el cabello a la moda heteropatriarcal. Ya no parece una moza batasuna ni la insumisa irredenta del independentismo. 

El cambio de look ha causado un gran revuelo y más comentarios que la propia escapada, mudanza más que preventiva toda vez que la intención de Gabriel es dar clases de Derecho en el cantón ginebrino, establecerse como una ciudadana corriente en el paraíso del secreto bancario, confortable refugio de las opacas fortunas.

Del mambo a la fondue, el cuperismo trata de explicar que lo de Anna no es una huida sino el comienzo del plan gruyère para torpedear al Estado carpetovetónico. Que la lucha continúa y si hay que cortarse el flequillo, se corta. Lo que haga falta por la república.

 ¡Cuánto sacrificio! El caso es que ni siquiera el abogado de Vox había pedido cautelares para la exdiputada, cuyo papel en los entresijos de la broma era más bien decorativo, en plan animadora con sus desobedientes camisetas.

El independentismo se ha metido de hoz y coz en una burbuja de fantasía que permite a sus rostros más connotados fungir de perseguidos y flipar mazo con sus propias peripecias, jugando a perseguidos y tricornios.

En El Periódico se aventura que Llarena emitirá una orden internacional, según la crónica de Júlia Regué y Roger Pascual: "Una vez se confirme su ausencia en el juzgado, el juez instructor Pablo Llarena dictará este mismo miércoles la orden de detención nacional e internacional, paso previo a pedir al país helvético su extradición".

En cuanto a la confrontación de estrategias entre Boya y Gabriel, apunta el texto: "Los anticapitalistas reivindican públicamente la disparidad de maniobras ante el juez Llarena, alegando que la de Boya responde a un "criterio de defensa política", mientras que la de Gabriel "abre un proceso de lucha internacional en Ginebra", y aseguran que ambas decisiones han sido tomadas "colectivamente". Aun así, fuentes del partido señalan que hay resquemor por no actuar al unísono, cuando lo que piden al independentismo es defenderse conjuntamente ante la justicia".

Los discrepantes no contemplan la derivada chinchando a Puigdemont que recoge María Jesús Cañizares en Crónica Global: "Puigdemont esperaba más de la justicia belga, no tan proactiva con la causa independentista como preveían el expresidente y los cuatro exconsejeros fugados. 

Por eso, el exalcalde de Girona también había puesto sus miras en Suiza, cuyas relaciones con España se vieron perjudicadas a raíz del caso Falciani. La divulgación de 130.000 evasores fiscales que Hervé Falciani sustrajo del Banco HSBC fue aprovechada por la hacienda y la justicia españolas".  (...)"                  (Pablo Planas, Crónica Global, 21/02/18)

"Hacerse el valiente mientras continuas cobrando.

El secretario de Tecnologías de la Información, Jordi Puigneró, ha anunciado a través de Twitter que no asistirá a la inauguración del Mobile World Congress como protesta por la presencia del rey Felipe VI, que presidirá el acto.

El alto cargo del Govern, que no ha dimitido de su cargo después de la aplicación del 155 ni en solidaridad con los presos, ha expresado que "el rey ha perdido la legitimidad que esperábamos a raíz de su discurso del ' a por ellos 'del 3 de octubre".

Puigneró ha añadido en este sentido que "en consecuencia, como secretario TIC del Govern de Catalunya, y en señal de protesta, no asistiré al acto de inauguración del Mobile World Congress que él presidirá".            (e-notícies, 21/02/18)

Los asesinos crispaban tanto como los que se protegían de ellos... la miseria moral del PNV

"En Andoain había un jefe de la Policía Municipal que estaba amenazado de muerte y lo sabía. Sabía que la amenaza era muy seria, porque venía de ETA, una organización mafiosa que llevaba ya unos ochocientos muertos en sus cuentas.

El sargento de los municipales era enemigo de los asesinos. Era un tipo valiente y honrado, de los que ganan a los malos en las películas. Se llamaba Joxeba Pagazaurtundúa, y la gente, para abreviar, le llamaba Pagaza.

Yo le conocí un día hace más de veinte años. Me llevó a verle el que fue durante muchos años mi guía autóctono para moverme por Euskadi, Mario Onaindia. Se trataba de que yo conociera a un hombre que tenía que aplicar la ley incluso donde sus jefe, del PNV, no querían que se aplicara.

Como la película era de Arte y Ensayo, a Pagaza le mataron los malos. Unos chavales, llamados Ignacio e Iñaki, le señalaron como víctima adecuada, y otro chaval, llamado Gurutz, le asesinó a sangre fría mientras leía el periódico en el bar donde desayunaba todos los días.
Gurutz sigue en la cárcel, pero Iñaki e Ignacio acaban de salir hace unos días del talego. 

 Y, como es natural, han sido recibidos como héroes, y saludados con un aurresku en su pueblo, en Andoain. Un pueblo de 15.000 habitantes, lleno de gente encantadora y de fanáticos de los asesinos. Con una alcaldesa elegida con los votos de Bildu y el apoyo democrático del PNV. EH-Bildu, la base social del terror.

 Hoy, los valientes y ensalzados colaboradores de quienes mataron a Pagaza pueden pavonearse, presumir delante de los seis militantes del PP que, de acuerdo con los biempensantes del nacionalismo, hicieron un escrache a los chivatos que celebraban su justo homenaje.

Todo ha sido como era previsible, y el 30% de los pacíficos ciudadanos que vota a Bildu se han podido quedar con la cara de los seis convecinos que han ido a amargarles la fiesta.

La fiesta de los chivatos, de los jóvenes dispuestos a señalar a uno que se llamaba Pagaza.
Es muy difícil decir desde allí que Andoain es un pueblo habitado por tantos miserables y canallas. Por eso se echaba tanto de menos el otro día a los representantes de otros partidos que, como el PSE, se dejaron tanta sangre por el camino.

Los seis de Andoain estaban solos contra la barbarie. Casi tan solos como Pagaza.
Ellos son ahora quienes nos salvan a todos de sufrir el destino que los nacionalistas reservan a las minorías."                 (Jorge M. Reverte, El País, 23/02/18)


"Gorka Iturriaga, dirigente del PNV en Álava, en alusión a la protesta de seis miembros del Partido Popular frente al homenaje a unos etarras excarcelados hace unos días: “Los dos extremos políticos de este país habéis generado durante años mucha crispación y contribuís bien poco a recuperar la convivencia. Una pena”. 

Parafraseando a Aitor Esteban en referencia al mensaje del Rey, “el mismo discurso de siempre envuelto con celofán progresista”.


Los asesinos crispaban tanto como los que se protegían de ellos. Seis voluntariosos militantes del Partido Popular impidiendo la convivencia. Así no hay quien avance hacia la paz y el progreso.


Sí que es una pena tener que seguir escuchando este tipo de expresiones, pero lo es más el hecho de que podemos estar seguros de que es expresión del más íntimo convencimiento de su autor. Apuesto a que no es ninguna pose ni un subidón radical momentáneo de esos que tienen los adictos a Twitter. No. 

No se trata de un forofo nacionalista anónimo sino de un dirigente de la organización del PNV en Álava. No parece que sea muy espabilado (moralmente hablando no, desde luego) aunque sea profesor (de educación física), ni mucho menos prudente, pero sabe, como yo, que el contenido de su escrito de tres líneas (ETA y PP, o sea, idealistas frentes a fachas, eran polos opuestos de un conflicto del que los nacionalistas fueron las víctimas) es compartido por mucha gente en mi tierra.   (...)

¿Pedirá perdón el tal Gorka? Uf. Casi lo descarto. Ellos son más de recibir disculpas, por la guerra civil, por el bombardeo de Gernika, por la torturas, por el nacimiento de Franco…Por cosas realmente importantes.


Estoy seguro de que no todos los nacionalistas son iguales, claro, pero los que son, lo son hasta la cola, que se decía en mi juventud.


Mientras excompañeros del señor Iturriaga pasan por el banquillo temerosos de escuchar una condena importante por uno de los mayores desfalcos cometidos por militantes de su partido (ah, que ya los han echado), él frivoliza sobre la pureza del alma nacionalista en una cuestión como la del terrorismo haciendo un ejercicio de geometría barata: ellos (PNV) siempre en el medio, observando como las balas pasaban de un lado hacia el otro. 

Bien que se dan por ofendidos cuando se les recuerda su larga lista de acuerdos históricos en ayuntamientos e instituciones con el brazo político de ETA mientras aún mataba. Los hay que ahora miran hacia atrás y ya no ven nada. Ni siquiera Lizarra, aquella intentona de aglutinar al mundo nacionalista (dio lo mismo que una parte de él fuera terrorista). ¿Siguen soñando con eso?


Poca crispación pudieron crear esos seis militantes del PP. Me hubiera alegrado más que hubieran sido seiscientos y que esa acusación de crispación, acuñada en los tiempos de Ibarretxe por protestar en voz alta contra el asesinato, tuviera sentido práctico. Es más, me da por pensar que si esa proporción de fuerzas (600 frente a 150) se hubiera dado en el pasado, la convivencia habría llegado antes y de otra manera.


Tranquilos, todo en orden por el norte.


Seis miembros del Partido Popular ¿no podrían haber sido más? ¿Y otros seis del PSOE? Ay, esa soledad heroica frente al terror, como en los peores años.


La maravilla de algunas frases es que aunque cortas lo resumen todo. Yo, que apenas utilizo el Twitter también puedo resumirlo y mucho: miseria moral crónica."            (Iñaki Arteta, Libertad Digital, 21/02/18)

Un sector de ICV arremete contra el independentismo de los comunes. “Hay que defender abiertamente que no somos partidarios de la independencia, que queremos compartir un proyecto de Estado federal"

"La indefinición y la ambigüedad de los comunes sobre la relación Cataluña-España nos ha castigado”. Así opinan varios miembros de ICV, que, ante la próxima convención del partido, han elaborado un documento en el que pasan cuentas con los comunes, con quienes forman coalición en Catalunya en Comú. Antes lo hicieron en Catalunya Sí Que Es Pot, con Lluís Rabell y Joan Coscubiela al frente.

En este sentido, los firmantes de este manifiesto, muchos de ellos procedentes del mundo sindicalista, critican el silencio de los comunes sobre la "excelente labor" de Rabell y Coscubiela. "Nuestros valores históricos se han silenciado", dicen. 

Los ecosocialistas repasan la evolución, tanto ideológica como electoral, de esta nueva confluencia de izquierdas, y exigen que ICV tenga una mayor presencia en las candidaturas municipales.

En el documento, al que ha tenido acceso Crónica Global, expresan su preocupación sobre los resultados del 21D, pues Catalunya en Comú-Podem, la nueva confluencia de izquierdas encabezada por Xavier Domènech, “ha perdido 44.000 votos respecto a las elecciones autonómicas de 2015 y más de medio millón respecto a las elecciones generales de 2016”. 

Los firmantes avisan de que esos resultados “son preocupantes porque abren interrogantes sobre el futuro de los comunes y de ICV”. Respecto a la formación ecosocialista, denuncian que han perdido el 40% de la representación en el Parlament, así como presencia en ciudades donde eran fuertes como El Prat, Montcada, Blanes y Tarragona.


Este sector de ICV se muestra muy crítico con “la indefinición y la ambigüedad de los comunes sobre la relación Cataluña-España” que, según afirman, les “ha castigado”. Explican que, “durante el último período, se han repetido palabras y gestos de sintonía de dirigentes de los comunes con el independentismo y el procesismo”. 

En este sentido, denuncian “la república catalana como propuesta política, la participación en el 1-O legitimándolo, la pancarta y el lazo amarillo en el Ayuntamiento de Barcelona (gobernado por la líder de BComú, Ada Colau), la ruptura con los socialistas o la organización del acto de Zaragoza junto al PDeCAT”.


Los ecosocialistas avisan: “Criticamos con dureza, y justamente, al PP, pero no hemos criticado a Junts pel Sí, no hemos atacado con la misma contundencia la corrupción en Cataluña”.

"No somos partidarios de la independencia"


“Hay que defender abiertamente –añaden— que no somos partidarios de la independencia, que queremos compartir un proyecto de Estado federal que reconozca la singularidad catalana para luchar juntos contra las desigualdades y por la recuperación de los derechos perdidos en la derechización de la crisis, derechos civiles, laborales y colectivos como la salud y la educación”.


De cara a las elecciones municipales, ICV reclama una mayor presencia en las candidaturas y romper con esa indefinición ideológica que CATComú ha mantenido hasta ahora, pues pone en peligro sus resultados municipales allí donde son fuertes. "Tanto los independentistas como Ciudadanos estarán interesados en nacionalizar la batalla municipal", dicen."           (María Jesús Cañizares, Crónica Global, 16/02/18)

22/2/18

Director de e-notícies: Catalunya se ha ido a la mierda

"Perdonen el autobombo pero el pasado 5 de septiembre publiqué un artículo en el que advertía de que Catalunya se iba a la mierda. Fue antes de la celebración del referéndum, de la proclamación de la República de los ocho segundos, de los titubeos de Puigdemont, de la proclamación definitiva, de la huida. Me trataron de loco o de traidor.

Lamentablemente debí dar en el clavo porque tuvo más de 100.000 visitas. Alertaba de que el proceso se parecía cada vez más al 6 de octubre del 34 -incluso citaba a Gaziel- y que la cosa podía acabar mal, rematadamente mal; que el Estado reaccionaría y que Europa no nos haría ni puñetero caso. 

Bueno, pues ya está. Lo hemos conseguido: nos hemos ido a la mierda.

Catalunya, tras apenas 40 años de autogobierno -poco o mucho el más largo desde 1714- paso por la vergüenza de ver como disvolvían el Parlament, destituían al Govern en pleno y convocaban elecciones desde Madrid.

El independentismo -más bien deberíamos decir el procesismo- se lanzó por el precipio sin ni siquiera tener un plan B. El único objetivo era el choque de trenes. Calentar a la gente con la única esperanza de que hubiera una reacción que desbordara al Estado. Querían hacer una revolución con tractores, bomberos y estudiantes. Lo de los estudiantes -mis hijos están en edad escolar o universitaria- no se lo perdono.
 
Tras proclamar la República ni siquiera se atrevieron a arriar la bandera española de Palau. El único que al día siguiente fue a su despacho fue el conseller Rull y el presidente dio esquinazo poco después. Para ser francos, la aplicación del 155 ha sido una balsa de aceite. Lazos amarillos y actos simbólicos -cada vez menos multitudinarios- pero ni una dimisión, ni un plante de los funcionarios. Todos al trabajo.

En fin, lo peor está por llegar. Catalunya ha malbaratado su imagen, su prestigio. Ha habido elecciones y todo sigue igual o peor. El bloqueo institucional es evidente. Los recelos entre JxCat y Esquerra crecen día a día. E incluso entre el PDECAT y Puigdemont. El bloque unionista tampoco suma. No es alternativa de gobierno.

Esto no tiene visos de solucionarse. Otras elecciones dudo de que arreglen nada. Pueden haber trasvases electorales entre un mismo bloque pero no de uno a otro. Son dos bloques impermeables e irreconciliables. (...)"                  (Xavier Rius, director de e-notícies, 18/02/18)

La pregunta que debería hacerse es qué justifica que la escuela pública catalana sea monolingüe mientras la sociedad catalana es bilingüe. La inmersión lingüística obligatoria no fue la propuesta de la izquierda, sino el modelo de Òmnium Cultural, es decir, del nacionalismo

"El termómetro que indica hasta qué punto el clima sociopolítico en Catalunya es enfermizo es el debate sobre la lengua. Lo estamos viendo con las reacciones ante el anuncio de que el Gobierno español estudia garantizar que las familias que lo deseen puedan pedir la escolarización de sus hijos para el próximo curso también en castellano

 Es difícil entender que se vea como algo escandaloso y, menos aún, que se pretenda presentar como un ataque al catalán y a la sociedad catalana en su conjunto. Es el mundo al revés.

La pregunta que debería hacerse es qué justifica que la escuela pública sea monolingüe (solo en catalán como lengua vehicular), mientras la sociedad catalana es bilingüe. ¿Por qué razón se excluye al castellano como lengua de aprendizaje? Es un modelo que solo se justifica desde presupuestos ideológicos nacionalistas.

 Vulnera los derechos lingüísticos de las familias castellanohablantes y perjudica también a los catalanohablantes, sobre todo de las comarcas interiores, que acaban teniendo una baja competencia en castellano.

 He explicado en otros artículos que la inmersión lingüística obligatoria durante tota la etapa educativa no fue la propuesta de la izquierda catalanista en los años 80 y 90, sino el modelo de Òmnium Cultural, es decir, del nacionalismo.

 Es lamentable que la Generalitat no haya querido consultar nunca a las familias sobre las lenguas escolares (La izquierda y la inmersión lingüística, 25/05/2015; El tabú de la inmersión, 06/03/2017). Por desgracia es un debate hoy muy difícil de llevar a cabo de manera racional en la sociedad catalana. (...)"          (Joaquín Coll, El Periódico, 16/02/18)

Coscubiela denuncia "intimidación" independentista. Considera que los medios "han generado un ambiente de hooligans" en Cataluña... y de intimidación emocional contra quien se sale del guión de un politburó que decide las cosas. 'Traidor', 'arrepentido'. Es brutal", ha lamentado

"El ex diputado de Catalunya Sí que es Pot, Joan Coscubiela, en una entrevista en TV3, ha cargado contra la "intimidación emocional" que practica parte del independentismo sobre la sociedad y que encasilla como "traidores" a los discrepantes. Por otra parte, Coscubiela también se ha mostrado crítico con los 'comunes' en general y con Ada Colau en particular por el poco apoyo recibido durante la pasada legislatura.

El ex didutado considera "muy preocupante que aún no se haya hablado claro a la ciudadanía de Cataluña. Algunos lo intentaron después del 27 de Octubre, después de aplicarse el 155 y reconocieron que se habían equivocado. Pero rápidamente, las voces sensatas son aplastadas por aquellos que dicen basta".

"Son aplastadas porque se ha generado un ambiente de intimidación emocional contra quien se sale del guión de un politburó que decide las cosas. Este es el guión y de ahí no podemos salir. Se está viendo ahora entre las propias filas independentistas. 'Traidor', 'arrepentido'. Es brutal", ha lamentado.

"La división mediática de Itaca y la división mediática de la Brunete han generado un ambiente de hooligans. En lugar de ayudar a formar conciencias críticas ayudan a crear gregarismo. Nadie quiere que le acusen de traidor. Pero alguien debería decir desde el independentismo que no renunciamos a la independencia, pero en este momento no es viable", ha señalado.

Coscubiela también ha puesto como ejemplo que "todo lo que decíamos" y por lo que se les tachaba de traidores "lo está diciendo ahora una parte del independentismo". "El otro día escuché a un gran creador de opinión catalán, de un medio muy potente, diciendo que alguien ha engañado y debería asumir responsabilidades. Yo le escuchaba y decía 'y tú no asumes tus responsabilidades?'. Responsabilidades las hay de mucha gente, individualmente".

El ex diputado, por otro lado, ha explicado que tanto él como otros diputados "nos sentimos abandonados" por los 'comunes' durante la pasada legislatura. Coscubiela ha criticado que Ada Colau "decidiera no participar en nuestra candidatura" y ha reconocido que este hecho lo vivieron "francamente mal", dado que "esto es un elemento de debilitamiento que lo vimos en las elecciones".

"Imagínese usted que durante dos años está representando a un espacio político sin que este espacio político te reconozca ti. No le deseo a nadie esta experiencia, porque es muy complicada. Pero dada esta situación, creo que salimos bastante bien. Conseguimos marcar un perfil propio entre los dos bloques".                   (e-notícies, 16/02/18)

21/2/18

El procés entra en la fase 'sálvese quien pueda'... con lo que Mireia Boya y Marta Rovira le han dicho al juez Llarena, hay materia de sobra para encarcelar a Puigdemont de por vida, y que Anna Gabriel se quede en Suiza justifica que Junqueras y Forn se hundan en la prisión preventiva

"Tres de las principales dirigentes del proceso han decidido eludir, ante todo, cualquier tipo de responsabilidad penal y han optado por vías 'alternativas' como marcharse a Suiza, en el caso de Anna Gabriel, o descargar las responsabilidades en el ex presidente Puigdemont, en los casos de Marta Pascal o Marta Rovira.

Anna Gabriel ha decidido quedarse en Suiza al considerar que "no tendría un juicio justo" en España. La dirigente anticapitalista se considera "perseguida" tanto por el Estado como por la "prensa gubernamental" y cree que el país helvético si que protegerá sus derechos.

Por su parte, Marta Pascal ha decidido culpar a Puigdemont en su declaración ante el juez y minimizar la declaración de independencia del 27-O. Después de apostar días atrás para acatar la legalidad española, la dirigente del PDECAT -partido al que pertenece también Puigdemont- remarcó ante Llarena sus discrepancias con el ex president, asegurando que le exigió la formación de un gobierno de manera inmediata.

Finalmente, la dirigente de ERC Marta Rovira también ha culpado a Puigdemont ante el juez Llarena de no haber parado el referéndum del 1 de Octubre, tal y como ella había propuesto. "Me quedé sola", manifestó Rovira al respecto. Por la tarde lo matizó y en declaraciones a TV3 afirmó que decidieron seguir adelante con el referéndum para "seguir respetando la dignidad de los ciudadanos".             (e-notícies, 20/02/18)



"Carles Puigdemont quería elecciones autonómicas para no despeñarse y Oriol Junqueras para ganarlas. 

La decisión estaba tomada hasta que el grupo parlamentario de lo que entonces se llamaba Junts pel Sí, que agrupaba a Esquerra y Convergència, se rebeló con sollozos y proclamas, gritos de «¡traidor!», y toda clase de amenazas. 

Los más destacados entre ellos, Jordi Turull, Josep Rull y Marta Rovira, que hoy van de su corazón a sus asuntos, perfectamente libres y bajo fianzas irrisorias, mientras que Puigdemont anda fugado y Junqueras no sale de Estremera.

Más que la anécdota política, lo que este episodio nos deja es una extraordinaria lección de vida. La próxima vez que te encuentres ante al abismo, y escuches voces amigas llamándote a la gesta, has de estar seguro que no van a ser las que se quedan viéndote caer desde arriba y diciendo: «Espero que el agua esté muy fría», cuando es evidente que lo que te va a matar es la caída. 

Anna Gabriel, que ha anunciado hoy en el periódico helvético Le Temps que no acudirá a declarar ante el juez Llarena, es otra clamorosa pantomima de quien no hizo absolutamente nada por la independencia y ahora quiere hacerse la que se juega la vida por la causa, cuando en realidad insulta con su habitual cinismo a los que dieron la cara mientras ella se escondía.


El independentismo tiene una parte voluntariosa e ingenua que está pagando un altísimo precio personal a cambio de no haber logrado nada colectivo; y otra parte, mucho más cuantiosa, que es la que de un modo más decisivo ha contribuido a la destrucción política y vital de sus líderes, por la vía de empujarlos a saltar al vacío sabiendo que no llevaban paracaídas.

Cuando la historia de estos años se escriba, habrá que tener muy en cuenta la mediocridad de sus protagonistas.  (...)

Al Gobierno del presidente Rajoy le ha bastado la fuerza mínima para ganar la partida, porque con lo que Mireia Boya y Marta Rovira le han dicho al juez Llarena, hay materia de sobra para encarcelar a Puigdemont de por vida; y Anna Gabriel haciendo la parodia de la fugitiva entre Venezuela y Suiza, justifica que Junqueras y Forn se hundan en la prisión preventiva."             (Salvador Sostres, ABC, 20/02/18)

Coscubiela: los dos coches del independentismo iniciaron una carrera entre ellos ¿Entre Mas y Junqueras? Junqueras pisó el acelerador hacia el precipicio, convencido de que el otro coche, el convergente –¡gallinas!–, frenaría primero. Pero en el otro coche pasó algo imprevisto... subió el pastelero loco y se puso al volante...

"(...) La biografía de Coscubiela me desencripta lo que hizo el 7 de septiembre: como su padre, no quiso irse sin decirlo todo, y en la cara; “hooligan”, llamó a Puigdemont. (...)

El 7 de septiembre se plantó.

Porque el abuso autoritario de una mayoría parlamentaria pisoteaba la democracia.

Pues la democracia va de mayorías...

“Quien promueve la regla de la mayoría olvidándose de los derechos de las minorías no promueve la democracia, ¡la sepulta!”, enseña Giovanni Sartori.

¿Quién sepultó la democracia?

Oí a Marta Rovira denigrar al Consejo de Garantías Estatutarias, organismo de la Generalitat catalana que alertó de que la ley de Transitoriedad vulneraba la legalidad catalana. ¡Y Puigdemont aplaudió a Rovira!

Y entonces subió usted al estrado.

Y llamé “hooligan” a Puigdemont: ¡no obraba ya como president de todos los catalanes!

Los grupos unionistas le aplaudieron...

Me partiré la cara por sus derechos, por mucho que sean mis rivales ideológicos.

¿Le salió aquí el abogado sindicalista?

Me salió mi padre.

¿Su padre?

Era obrero del metal. En un piso de 30 m2de la Barceloneta vivíamos mi yaya, mis padres, mi tía y yo. Y un día, la policía se lo llevó...  (...)

¿En qué le influyó más su padre?

“S’ha d’anar sempre de cara”, decía, y repetía siempre: “No soporto els caragirats!”. Y me pasa igual. El que tiene dos caras, engaña, ¡y engañar a alguien es no respetarle!

¿En quién está pensando?

En los líderes del independentismo: alentaron en la gente una ilusión... que sabían que no iban a poder satisfacer.

¿Qué les llevó a hacer tal cosa?

Mas recogió el descontento de las clases medias y les prometió su Ítaca, Junqueras se sumó... ¡y los dos coches del independentismo iniciaron una carrera entre ellos!

¿Entre Mas y Junqueras?

Junqueras pisó el acelerador hacia el precipicio, convencido de que el otro coche, el convergente –¡gallinas!–, frenaría primero. Pero en el otro coche pasó algo imprevisto...

¿Qué?

Subió el pastelero loco y se puso al volante.

¿El pastelero loco?

Así llaman a Puigdemont algunos suyos.

Y Puigdemont no frenó.

Lo probó el 26-O convocando elecciones. Y descubrió algo: ¡él sería Judas para la gente!

¿Qué gente?

Esa gente a la que habían ilusionado ¡era ya un actor político autónomo e ingobernable!

El error del independentismo ha sido...

¡Abusar de la astucia hasta el engaño! Y dos más: uno, despreciar a la mitad de catalanes; dos, menospreciar la fuerza del Estado.

¿Sabían Junqueras y Puigdemont que habría heridos el 1-O?

Sí. Pero ¿podían frenar ya a la gente? ¡No! Y el Gobierno español, que había alardeado de actuar con bisturí, actuó como matarife.

Íbamos a Ítaca, y... ¿dónde estamos?

En los acantilados de la preautonomía.

Los que alentaron la DUI, hoy la niegan.

Abandonan una fantasía ¡y se suben a otra!

¿Cuál?

El gobierno simbólico paralelo. El independentismo se empantanará mientras un líder no ose decir a su gente “¡no más fantasías!”.

¿Junqueras podría hacerlo?

Ha sido conseller de Economía disciplinado con Montoro por las mañanas, y líder de ERC insumiso por las tardes. Si dejase de simular y disimular a lo cardenal Mazarino...

En todo caso, Junqueras está encarcelado, como los Jordis y como Forn.

¡Debieran estar en libertad! Es una barbaridad su prisión provisional, por razones humanas, jurídicas y políticas. ¡Qué nulidad argumentativa, la del juez Llarena!

¿Y no luce usted lacito amarillo, pues?

No: mi solidaridad la expreso sin mezclarla con otros planteamientos partidarios.

El independentismo actual está siendo un movimiento social pacífico, ¿no?

Sí, y esa es su fuerza..., que debilita cada vez que ejerce intimidación emocional en vez de seducción: ¡no debería etiquetarnos de antidemócratas a los que no les aplaudimos!

¿Qué le diría hoy a Puigdemont?

Siga trabajando para la independencia sin astucias y sin pisar a la mitad de catalanes.

¿Qué le diría hoy a Rajoy?

No caiga en la tentación de la victoria: ¡no es la solución! Y menos aún con humillación.

Qué equidistante es usted, Coscubiela...

Sí, pero no indiferente ni indefinido: soy equidistante porque rechazo la trampa de elegir entre dos bloques tan excluyentes."                  (Entrevista a Coscubiela, Víctor M. Amela, 14/02/18)

Ana Losada ha conseguido que su hija reciba el 25% de clases en castellano. “Quiero que domine el catalán, pero el castellano también forma parte de su identidad”

"Ana Losada es una de las madres y padres —una quincena en total— que, en los últimos años,han decidido llevar su rechazo al sistema de inmersión lingüística de Cataluña a los tribunales. Es una de las portavoces de la asociación Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB), que desde 2014 asesora a las familias que quieran “solicitar el bilingüismo” al Gobierno catalán.
 
Su hija, de 10 años, estudia en el centro concertado Pare Enric d’Ossó, de L’Hospitalet de Llobregat. Este instituto religioso imparte todas las materias en catalán, a excepción de la asignatura propia de Lengua Castellana. 

“Quiero que mi hija sepa que el castellano es también una lengua de cultura”, explica esta madre de 48 años. Losada pidió al centro que impartiera más horas lectivas en esa lengua. Al no obtener respuesta, denunció al Departament d’Ensenyament por entender que se “vulneraban” los derechos de su hija.

A la espera de sentencia, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) le dio la razón de forma provisional y obligó al centro a que en la clase de la menor se impartiera, al menos, un 25% de horas en castellano.Desde finales de 2015, la clase de la alumna ha pasado de dos a seis horas semanales en castellano.

 Esto se traduce en que, ahora, su hija estudia otra asignatura más en esta lengua; en su caso, Medio Social. El juez también obliga al instituto a enviar las notas y las comunicaciones de su hija en castellano, en un centro en el que la mayoría de estudiantes tienen ese idioma como lengua materna.

 sada explica que algunos padres, molestos por esta medida, la acusaron de “politizar” la escuela. Otros, dice, le agradecieron el aumento de horas en castellano. Ella defiende que su hija “tiene los mismos derechos que otra persona catalanohablante” y rechaza el actual sistema de educación. “La inmersión lingüística no cohesiona y ahora lo vemos con una sociedad fracturada”, observa.

En estos dos años, Losada mantiene que su hija, ha “mejorado” en vocabulario y gramática. Y defiende que es “incomprensible” afirmar que se pueda tener la misma “capacidad” y “comprensión lectora” en castellano que en catalán con solo un espacio de dos horas a la semana para la primera lengua.
 
La madre explica que acudió a los tribunales porque no puede asumir el coste de llevar a su hija a un centro privado que sí imparta el 25% de sus clases en castellano. “No tengo por qué sacar a mi hija de su entorno socioeconómico”, asegura. “Quiero que domine el catalán, pero el castellano también forma parte de su identidad”.                 (Guillem Andrés, El País, 17/02/18)

20/2/18

Ahora el Poder indepe está en el alero, y en ausencia de su máquina repartidora de cargos y subvenciones, el doble lenguaje suena más estrepitoso. Su carácter engañoso resulta una tortura intelectual menos digerible

"La confesión de Carles Puigdemont, el miércoles, —"esto se acabó, los nuestros nos han sacrificado" y "el plan de Moncloa triunfa"— provocó un tsunami.

Porque este SMS no matizaba, sino contrariaba frontalmente la proclama oficial que acaba de grabar en vídeo, después de que el presidente del Parlament, Roger Torrent, aplazase (al menos) su investidura: "Mis intenciones permanecen intactas. No hay otro candidato posible ni otra combinación aritmética posible".

La distancia entre su convicción íntima —el final de la escapada— y el postureo para la galería —sigo luchando— llegaba así a un nivel de engaño cósmico.

El doble lenguaje se convertía en una tortura para los catalanes, incluído alguno de sus íntimos de lista electoral, que bajo secreto de confesión protestaba: "Nos nos dicen la verdad, nunca".
Frente a esta pirámide de cinismo, palidecía el escaso coraje delos dirigentes de su partido, que pugnan en sordina por jubilarlo pero en público se avienen a mostrarse secuestrados: "es nuestro presidente legítimo, nuestro único candidato", pues su milenarismo les atrajo miles de votos.  (...)

Cierto que las trampas del lenguaje son frecuentes en política. Pero suelen limitarse al uso de la langue de bois, el parloteo irrelevante: decir poco sugiriendo algo sin comprometerse a nada.
Dos monstruos de la economía, el Nobel George Akerlof y su colega Robert Shiller remiten el doble lenguaje a los "cazados en eventos privados de recaudación de fondos expresando opiniones en privado que eran altamente impopulares entre el votante común" (La economía de la manipulación, Deusto, 2016).

Mas acá, Puigdemont solo es el último, más espontaneo y torpe líder pujolista en este pecado. El pujolismo se estructuró en un catch-all party, partido atrápalotodo —votable por todos, ricos y pobres, franquistas y resistentes, catalanistas y separatistas— cimentados por una idea nacional. Por un nacionaismo "poliédrico" (como lo bautizamos en Els catalans i el poder, EL PAIS-Aguilar, 1994).

Para armonizar tanta disparidad era útil emitir mensajes de varias lecturas y ambigüedad calculada: tapaban las fisuras internas. Durante décadas.

Así que multiplicaba los conceptos sucedáneos, las perífrasis y los múltiples sentidos. Se ufanaba de contribuir a la "gobernabilidad" española (cierto: completaba gobiernos en minoría); aunque menos a su "gobernanza" (los plantaba cuando más penaban); y siempre rechazó entrar en el "Gobierno", a diferencia de Francesc Cambó y de Companys. El fundador colaboraba con "el Estado" —ese palabro perifrástico—, pero se mostraba renuente a reconocerse como español.

Sus sucesores astutos perfeccionaron la astucia: usaban "soberanía" para no molestar con "independencia; "derecho a decidir" para evitar el inaplicable "derecho de autodeterminación"; "queremos un Estado europeo" para no evocar la "separación". Y hasta la televisión oficialse refería a los futbolistas "estatales" para sortear adjetivarlos de "españoles", sobre todo si marcaban goles.

Si algún crítico sospechaba (o escribía) del engaño, se le sobornaba o se les hacía el vacío. Era un quintacolumnista, botifler, o más simple, "mal catalán". Para esta inquisición de bolsillo se necesitaba el Poder, y no solo para aquietar las cuitas internas entre sus distintas filiaciones.

Ahora el Poder indepe está en el alero, posible pero vacante, probable pero sin riendas, deshilachado entre Barcelona, Bruselas y la cárcel, ese horror.

 Y en ausencia de máquina repartidora de cargos y subvenciones, el doble lenguaje suena más estrepitoso. Su carácter engañoso resulta una tortura intelectual menos digerible. Más impresentable."            (Xavier Vidal-Foch, El País, 03/02/18)

Anna Gabriel hace un Puigdemont

"La exdiputada de la CUP Anna Gabriel, una de las más partidarias del proceso, se halla en Suiza, según informa El Periódico. La diputada está citada a declarar el próximo miércoles en el Tribunal Supremo. En caso de no comparecer seguiría los pasos del expresidente Carles Puigdemont, que permanece huido en Bélgica.
La eventual decisión de Gabriel se poduciría poco despúes de que sí compareciera su colega de escaño Mireia Boya, que salió en libertad sin cargos. La exparlamentario dijo días antes de declarar que iría al Supremo “de cara y sin miedo”."          (e-notícies, 18/02/18)


"(...)  El resistencialismo físico, los comités de defensa de la «república» y el martirologio que en general la CUP, y muy concretamente Anna Gabriel, han reclamado a las demás fuerzas políticas, y uno a uno a los catalanes independentistas, baja mucho su listón de exigencia cuando les corresponde a ellos encarnarlo. 

No se sabe, por el momento, si Gabriel se presentará el miércoles ante el juez Llarena, y nada le impide hasta entonces viajar donde le plazca. Pero también es cierto que tras tantas exigencias, y tantas soflamas, la CUP y Puigdemont tienen en común que el precio de la dignidad que tanto se atribuyen, son otros quienes lo pagan desde la cárcel.(...)"                  (Salvador Sostres, ABC, 19/02/18)


Ada Colau: se les debería pedir explicaciones a los consejeros destituidos aunque estuvieran en prisión

"Ha llegado un momento que es irellevante si Puigdemont vuelve a ser presidente o no. Difícilmente saldremos del atolladero. Cataluña se ha instalado en la inestabilidad política. Y en Europa nos ven como un foco de problemas.

El dictamen del Consejo de Estado es sólo el último episodio. Sin duda una bofetada para la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. Y eso que es abogada del Estado. Ciertamente, no se puede invalidar un acto antes de que se haya cometido.

Pero que no decían que este organismo, presidido por el exministro Romay Beccaría, era un órgano al servicio del PP? De qué se quejan? Aquí también nos pasamos los informes del Consejo de Garantías Estatutarias o los letrados del Parlamento por el forro. Y nadie pone el grito en el cielo. Somos los buenos de la película.

Puigdemont ha apresurado a hablar de "fraude de ley". Hace gracia que lo diga alguien que técnicamente es un fugado de la justicia. O como cuando, en la entrevista con Mònica Terribas, apelaba a la Constitución. Una persona que ha desobedecido cinco veces el TC. Cada vez que recibía una notificación se hacía una foto riendo y la colgaba en twitter.

Sí, lo sé: la han votado 948.000 catalanes. No saben cómo lo celebro. Ahora que arreglen los de JxCat el mal causado. Poco o mucho, lanzaron por la borda cuarenta años de autogobierno. Son ellos los que nos llevado hasta el acantilado.

 En el fondo tenía razón Ada Colau -Señora a la que yo no votaría nunca- cuando dijo que se les debería pedir explicaciones a los consejeros destituidos aunque estuvieran en prisión. Las consecuencias judiciales no eximen de la responsabilidad política. Porque sabían que era un salto al vacío.

Es curioso como el soberanismo, tras un par de días de autocrítica, se apresuró a reconstruir el relato. Con el apoyo de TV3 y Catalunya Ràdio, todo sea dicho. Nosotros no tenemos la culpa de nada ,. Y eso que pasamos de la República catalana en la Cataluña preautonómica. (...)

Los mismos que han acatado para salir de la cárcel ahora vuelven a empezar. Además, ¿gobernar con quién? ¿Con la CUP? Ustedes han visto sus exigencias? "Suspensión del pago de la deuda pública", "internacionalización de la república" y "construcción nacional de los Países Catalanes", entre otros. Lo dice una formación que ni siquiera tiene presencia en Valencia. Viven en la nube.

Cataluya ha instalado definitivamente, como decía, en la inestabilidad política. Costará mucho salir. Incluso Grecia, en comparación con nosotros, es una balsa de aceite. Aquí llevamos tres elecciones anticipadas en las últimos años. Sin contar las de Maragall.

Porque el problema no es que las empresas se vayan, que el turismo baje, que la CNN ya no recomiende Barcelona. El problema es: ¿qué confianza podemos transmitir al exterior si no confían en el país ni nuestros bancos ni las grandes empresas?

Aunque hay algo peor: estamos perdiendo definitivamente el tren de la revolución digital. Nuestros tatarabuelos hicieron la revolución industrial con un zapato y una alpargata. Nosotros vamos a dejar a Notro nietos BCN World. Si nunca se llega a construir. Hace veinte años que siento lo de la Cataluña trilingüe y la introducción efectiva del inglés en las escuelas. Estamos perdidos. Pobre Cataluña. Pero sobre todo pobres nietos."                             (Xavier Rius, director del e-notícies, 26/01/18)