21/9/17

Rajoy se carga la 1ª línea de defensa del referéndum, como aviso para la 2ª y 3ª línea durante el 1-O... porque el 2-O, la Guardia Civil volverá a entrar en las consellerías en busca de imputados, y como hoy, nadie se lo impedirá. Mariano ya prepara nuevas elecciones que le den una mayoría suficiente. Nunca se lo agradecerá lo suficiente a Puigdemont

 "La Guardia Civil registra varias sedes de la Generalitat y detiene a 14 cargos.

La Guardia Civil ha detenido a 14 personas, entre ellas al secretario general de Economía y número dos de Junqueras, Josep Maria Jové, y ha realizado 22 registros en el dispositivo organizado para recopilar pruebas e indicios con el fin de impedir la celebración del referéndum independentista del 1-O.

En total, diez de los detenidos son altos cargos de la Generalitat. Entre ellos se encuentran el número dos de la Conselleria de Economía, Josep Maria Jové; el secretario de Hacienda, Josep Lluís Salvadó; Josué Sallent Rivas, responsable del Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CCTI) y Xavier Puig Farré, de la Oficina Asuntos Sociales. 

Entre los últimos arrestados se encuentran Jordi Graells, director del departamento de Atención Ciudadana del Gobierno catalán y responsable del voto electrónico del 1-O que el pasado 26 de julio declaró como testigo ante la Guardia Civil; el presidente del Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI), Jordi Puignero; y un trabajador de Fundacio.cat.

Otros detenidos son Pau Furriol y Mercedes Martínez (ambos vinculados a una nave que presuntamente contiene material electoral), David Franco Martos (también del CTTI); David Palancad Serrano, de la Oficina de Asuntos Exteriores, y Juan Manuel Gómez, de la Consellería de Economía y Hacienda.

Hasta ahora la Guardia Civil ha bloqueado 32 páginas web y también ha requisado 1,5 millones de carteles, dípticos y folletos proreferéndum, todo ello en funciones de policía judicial.       

Las detenciones y registros las ha ordenado el juzgado de instrucción número 13 de Barcelona dentro de sus pesquisas sobre la posible comisión de delitos de malversación de fondos públicos en los preparativos del referéndum.

Agentes de la Benemérita se han personado esta mañana a primera hora de la mañana en la sede de la Vicepresidencia y de Economía y Hacienda de la Generalitat, cuyo titular es Oriol Junqueras, en busca de documentación relacionada con el referéndum del 1-O. (...)"           (Público, 20/09/17)

"Cronología del 20S en Cataluña: detenciones, registros y protestas por el 1-O  (El confidencial, 20/09/17)

'El País' con Rajoy:

Carlos Jiménez Villarejo: "Catalunya está gobernada por uno de los partidos más corruptos de España"

"Fue fiscal anticorrupción y abrió la primera causa contra Jordi Pujol por la quiebra de la Banca Catalana. Jiménez Villarejo ha sido vecino de Barcelona durante gran parte de su vida y ahora ha vuelto a tomar la palabra para denunciar la convocatoria del referéndum, al que califica como una estafa.  (...)

Este exfiscal cree que la herencia de corrupción de la antigua CiU está directamente relacionada con el impulso de un procés en el que muchos se han equivocado. En su listado de críticas, el Gobierno de Puigdemont y la mayoría en el Parlament ocupan el primer lugar. Pero su censura alcanza más destinos: Rajoy, la Fiscalía General e incluso su excompañero en Podemos, Pablo Iglesias.  

Acaba usted de firmar un manifiesto que califica la convocatoria del 1-O como una estafa democrática. ¿Qué creen que van a conseguir con ese manifiesto?

La pretensión es crear un estado en la opinión pública respecto a la convocatoria del referéndum del 1 de octubre. Estamos ante un referéndum anormal porque fue anunciado hace meses, cuando no tenían todavía ni leyes que pudieran ampararlo. Parece algo extraño en un sistema democrático ordinario
.
¿Usted coincide con los que dicen que lo que se está preparando en Catalunya es un golpe de Estado? 

Yo lo he escrito. Hay razones que se invocan desde el independentismo que son puramente emocionales.  (...)

Muchos dicen en el ámbito independentista que en la actual situación Catalunya no tiene herramientas para gobernarse.

Incluso hoy he oído en una tertulia a alguien diciendo que Catalunya había sido un país que había carecido de autonomía y que había vivido tutelada por el Gobierno de España. 

Es un argumento que me choca con un dato objetivo. Catalunya ha estado gobernada durante décadas por Convergència i Unió. En esos años, Jordi Pujol favoreció la quiebra de Banca Catalana, que había creado para promocionar económicamente a Catalunya. En aquel entonces otro fiscal y yo abrimos una causa que planteó un escándalo frontal contra nosotros. Finalmente el tribunal archivó el procedimiento y no se pudo celebrar el juicio.

En 2014 Pujol acabaría reconociendo que estuvo defraudando al fisco desde el año 80 hasta esa fecha (2014). Catalunya está gobernada por uno de los partidos más corruptos de España. Con toda convicción.

No estamos hablando del pasado, estamos hablando también de las investigaciones que siguen en marcha ahora mismo. Estamos ante unos dirigentes que han hecho de la corrupción un instrumento capital de la política desarrollada en Catalunya desde que Pujol es elegido en 1980. Por eso me sorprende que se diga que ha habido tutelas. Si en 23 años las autoridades tributarias españolas no detectan que un presidente está defraudando al fisco es porque ha habido un pacto, ha habido complicidad.    

Estamos hablando de un país completamente particular en el que un partido de derechas como el PdeCAT articula un proceso de ruptura que tiene detrás la historia que tiene. Que no nos vengan con emociones y con mentiras porque no es admisible. 

¿Qué le pareció la forma en la que el Parlament aprobó las leyes de desconexión?

No hay mucho que decir. Es un ejemplo paradigmático de lo que no debe ser un parlamento democrático. Se aprobaron intentando impedir que la oposición presentara enmiendas, los plazos que se dieron fueron de escasas horas para que la oposición hiciera ese trabajo. Se aprobaron todas seguidas, sin solución de continuidad y la oposición quedó prácticamente abandonada, menospreciada y excluida de la posibilidad de incidir en el contenido de esas leyes. Eso lo resumió Coscubiela en su excelente intervención, que pasará a la historia.

Le quería preguntar también cuál es su valoración sobre la actitud que está teniendo el Gobierno central.

Reprocho al Gobierno lo que ha hecho pero mi reproche es mayor para el Gobierno de Catalunya que siempre ha tenido una actitud de desafío y reto permanente con cierta razón pero no hasta el punto de convertirse en un Gobierno autoritario y dirigido por un partido corrupto. Me parece que la combinación de autoritarismo y corrupción es bastante grave en un país que pretende abrir un futuro que presentan como el cielo. (...)

Se está alimentando el discurso del odio. Yo cuando veo que a un alcalde de los que han decidido no ceder locales le han llegado a decir en redes que es un vendido, un cobarde, un cagado, un traidor, un sociata de mierda, que no se volverá a despertar, que es un mal catalán y un imbécil, que es un indigno, un trozo de mierda y un maricón...

¿Qué le pareció la advertencia preventiva de la Fiscalía contra 712 alcaldes que podrían ser detenidos?

Yo no estoy de acuerdo con esa decisión. Las medidas se deben tomar contra quienes toman las decisiones trascendentales durante el proceso de desconexión. Los alcaldes aquí juegan un papel subsidiario y casi inevitable de colaborar con la Administración catalana. No tendrían más remedio que hacerlo. Creo que eso no se debería haber acordado y creo que están a tiempo dejar sin efecto esa decisión equivocada. 

En cuanto al Constitucional, la reforma del 2015 le permite impulsar inhabilitaciones. Todavía no lo han hecho. ¿Cree que ese es el camino? 

El Constitucional está bien donde está y está bien que no haga uso de esa facultad. Esa facultad solo debe ser consecuencia de una sentencia penal. El Tribunal Constitucional lo que está haciendo es lo que tiene que hacer. 

Usted ha estado vinculado a la dirección de Podemos. ¿Qué opina de la postura de esa formación sobre el conflicto catalán y de la propuesta que ha hecho Iglesias para convocar a todos los partidos con vista a buscar una solución?

Creo que para abordar un referéndum pactado bastaba con que dialogaran los gobiernos de Catalunya y España. Tampoco es ninguna invención de Pablo Iglesias el referéndum pactado. Está en el artículo 149 de la Constitución y fue la propuesta que en su día hizo Ibarretxe en el Congreso de los Diputados que fue desestimada. 

Que haya que reunir a todos los parlamentarios y a los alcaldes para decidir esto me parece innecesario y me parece un gesto de los muchos que tiene Pablo Iglesias que son grandilocuentes pero que luego son casi inviables y de resultados absolutamente inciertos. ¿Cuándo, cómo y dónde? (...)

Para terminar le pido un pronóstico. ¿Habrá referéndum el 1 de octubre?

No lo sé. Tengo mis dudas. Creo que si se celebra privándole de valor legal, que se celebre. Otra cosa es el valor que se le dé. Hay una gran parte de la población que se va a abstener. El valor de esa consulta llamado referéndum sería muy relativo y creo que no permitiría en justicia dar el paso siguiente de constituir a los dos días la república de Catalunya independiente. "              (Entrevista a Carlos Jiménez Villarejo, eldiario.es, 18/09/17)

ING: “El resultado (de la independencia catalana) será incertidumbre, hundimiento del poder de compra de las familias, reducción de la inversión directa y de la demanda exterior”. las ventas de las empresas catalanas a España caerían en unos 54.000 millones. En conjunto, cerca del 30% del PIB

"(...) “El déficit fiscal con el conjunto de España destruye 250.000 empleos, la electricidad sería un 60% más barata, se crearían 70.000 puestos de funcionarios...”. 

Nada más lejos de la verdad. Cataluña perdería un tercio del PIB, nacería con una deuda pública insostenible, su moneda se depreciaría en torno al 30%, la fuga de capitales obligaría a implantar un 'corralito' y los 1,68 millones de jubilados perderían un 21,5% de sus pensiones. Y estos son hechos y cifras indiscutibles, son matemáticas.

Pero antes de entrar en el detalle, debemos resaltar dos hechos que sirvan de guía a los desinformados catalanes sobre las consecuencias de la locura suicida de la secesión. El primero son los cálculos realizados hace ya algunos años por el mejor estadístico español y uno de los grandes de Europa, Julio Alcaide, sobre las consecuencias económicas de la independencia: estos demostraban que Cataluña perdería más del 25% del PIB y su nivel de renta personal sería similar al de Portugal. Pero entonces la deuda era la cuarta parte de la actual.

 El segundo es el reciente análisis del impacto económico de la secesión realizado por el banco europeo ING: “El resultado será incertidumbre, hundimiento del poder de compra de las familias, reducción de la inversión directa y de la demanda exterior”. “La salida del euro llevará a una situación crítica al sector privado”. 

“Las encuestas muestran que el 62% de los catalanes está preocupado por el futuro si se independizan. De ahí solo hay un paso para que moderen su consumo, y si esa preocupación se convierte el pánico, como en Grecia, será necesario intervenir los bancos e instaurar un control de capitales”.

 Es el primer engaño al pueblo catalán de los sediciosos totalitarios: brutal, absoluto, masivo. No se van porque no les da la gana, “no pueden echar a 7,5 millones de personas”, pero ellos sí pueden privar de la nacionalidad española a cuatro millones de catalanes. La salida de la UE está prevista y tasada en los tratados, y es automática

(...) luego tendría que pedir el reingreso para lo que se necesitaría la unanimidad.
Ni España, ni Italia, ni Bélgica, ni Alemania, ni Hungría, ni varios más lo aceptarían. No cabe perder el tiempo desmintiendo lo obvio. Quien desee profundizar, que lea el libro de Josep Borrell, que fue presidente del Parlamento Europeo: 'Las cuentas y cuentos de la independencia'. Se irán sí o sí, y no volverán.

 Las exportaciones de Cataluña en 2016 ascendieron a 65.160 millones de euros, las mayores de España, pero mucho mayores aún son las importaciones: 78.344 millones. Cataluña es la principal responsable del déficit comercial de España: el 6,2% de su PIB, tres veces más que el déficit del resto de regiones, que es del 2,1%. ¿Y qué va a pasar cuando Cataluña sea expulsada de la UE? Las pérdidas del Brexit se estiman en el 3% del PIB, pero aquí será mucho peor.

Así, las multinacionales de alimentación y farmacia abandonarían la región al perder la oportunidad de abastecer al resto de España (entre el 50 y el 80% de sus ventas) y estar sometidas a arancel sus exportaciones a la UE. Jaime Malet, presidente de la Cámara de Comercio de EEUU en España, afirma: “Lo único que tiene sentido es un mercado de 46 millones que es España, y no uno de 7,5 millones que es Cataluña”. 

Cataluña perdería unos 6.000 millones solo de estas dos industrias, y en el resto una cifra similar a la de Reino Unido con el Brexit. En total, una pérdida de 10.000 millones o el 4,7% del PIB, y unos 180.000 empleos.

 No existe ninguna región en el mundo que tenga un excedente tan enorme con el resto del país como Cataluña. De los 20 principales mercados de Cataluña, 11 son regiones españolas. Venden a Aragón más de lo que exportan a Francia o Alemania, y a Andalucía, más que a Italia. En 2016, las 'exportaciones' catalanas al resto de España ascendieron a 61.000 millones de euros, y las 'importaciones', a 43.000 millones, lo que representa un superávit enorme de 18.000 millones, y eso sin incluir los servicios, donde la balanza es más desfavorable aún por los servicios financieros (Sabadell, CaixaBank). ¿Y qué va a pasar con estas 'exportaciones'?

Lo mismo que en los procesos de secesión europeos, que van desde lo ocurrido en separaciones amistosas —el caso de República Checa y Eslovaquia (separación de terciopelo)— y las no realizadas, pero sí muy estudiadas, entre Escocia y Reino Unido, y Quebec y Canadá, a separaciones no amistosas, como en el caso de los Balcanes y Rusia.

 Las relaciones comerciales entre las partes separadas se desploman, desde un 70% en las amistosas a más de un 90% en las no amistosas. Esto significaría que las ventas de las empresas catalanas a España caerían en unos 54.000 millones. Los servicios financieros pasarían a cero. En conjunto, cerca del 30% del PIB.

Deuda pública y privada

Empezando por la pública, la afirmación de los prepotentes totalitarios del CCN resulta delirante: “Nuestra deuda se la come España con patatas”. En todas las separaciones europeas ha regido el principio de sucesión de deudas. Según el derecho internacional, los acreedores tienen como garantía jurídica los activos y el territorio, por lo que es imposible rechazar la responsabilidad en la deuda del Estado. Pero es que además quienes exigirían el pago de esta deuda son los acreedores (BCE, bancos, inversores), no solo el Estado español.

La deuda pública total de España (no solo la PDF) es de 1,54 billones de euros. Y se ha repartido en todos los procesos de separación o en función del PIB (República Checa y Eslovaquia; Balcanes y Rusia), o en función del PIB per cápita (lo previsto con Escocia y Quebec). Para Cataluña, serían 291.000 millones de euros por el PIB o 347.000 millones por el PIB per cápita. Es decir, ¡el 135% o el 161% de su PIB! El banco francés de negocios Natixis acaba de estimar esta deuda en 235.000 millones, pero considera solo la deuda PDF.

(...) si el nuevo Gobierno se negara a asumir su pago, serían excluidos de todos los mercados financieros primero y serían embargados todos los bienes que fuera posible. Este es el gran engaño que los sediciosos totalitarios están perpetrando al pueblo catalán, ya que esto lleva directamente a Cataluña a la suspensión de pagos.

En cuanto a las deudas privadas, las empresas catalanas deben 321.000 millones de euros y las familias, 102.000 millones. Pero peor aún, porque Cataluña saldría del euro y tendría que emitir una moneda propia, que se devaluaría de inmediato respecto al euro.

 Durante la crisis griega y su eventual salida del euro, se hicieron numerosos estudios sobre el comportamiento del dracma en caso de salida, fundamentalmente por los grandes bancos suizos, y la conclusión fue clara: el dracma se devaluaría en un 50% frente al euro en dos años; una depreciación del 30% para la nueva moneda sería un mínimo, lo que llevaría la deuda pública al 175% (reparto por PIB)/209% (reparto por PIB per cápita) del PIB catalán.

Fuga de capitales: el corralito

En los procesos de secesión, “cuando la viabilidad de un nuevo país se cuestiona, los flujos financieros y de capital son el mayor elemento de incertidumbre”. En Escocia, a pesar de ser una región con unos enormes recursos petroleros y con una renta per cápita superior a la de Cataluña, y con expectativas de entrar en el euro, se estimó una fuga de capitales entre 20.000 y 100.000 millones de libras (Credit Suisse, HSBC, Citigroup, UBS).

En Cataluña —cuyo PIB es el doble y que además saldría del euro—, estaríamos hablando como mínimo de entre 44.000 y 220.000 millones de euros. El control de capitales sería inevitable. O sea: el corralito.

Balanzas fiscales

(...) Los economistas separatistas han 'calculado' un déficit fiscal del 9,8% de su PIB, saltándose todos los gastos del Estado en Cataluña que les ha dado la gana. Hecho correctamente, el déficit es del 2,5%. ING lo resume así en su reciente análisis: “A pesar de que Cataluña es un contribuyente neto, la secesión no mejorará en nada la situación de los contribuyentes”.

Sistema de pensiones

Este es otro de los engaños, el más canallesco si cabe, de los separatistas totalitarios a los 1,68 millones de jubilados catalanes. “Si pagamos entre el 60% y el 70% de las pensiones españolas, ¿cómo no vamos a poder pagar las nuestras?”, dicen los sediciosos totalitarios de la CCN. Un disparate oceánico. Su déficit fiscal no llega a 5.000 millones, y el 60% de las pensiones contributivas son 80.000 millones. Así calculan todo. Cataluña gastó 23.159 millones en pensiones en 2016, e ingresó por cotizaciones 18.159 millones, un déficit de 4.934 millones, el 21,5%.

Cataluña es la región donde más gasta la Seguridad Social en pensiones: representa el 15,9% de la población española, pero en ella se cobra el 17,9% de las pensiones contributivas. La pensión media de la región es un 3,7% superior al promedio nacional. Andalucía, con un millón de habitantes más, tiene 180.000 pensionistas menos. 

En el conjunto de España, el déficit de las pensiones se cubre con deuda gracias a la barra libre del BCE; en una Cataluña independiente, eso sería imposible. Sepan pues los pensionistas catalanes la ruina que les espera con la independencia: perderían el 21,5% de sus pensiones.

Efecto económico total

El efecto económico total es similar al calculado en su día por Julio Alcaide, solo que agravado por una deuda muy superior y la salida de la UE y el euro. El PIB caería un 34%, por la caída del comercio exterior e interior. La nueva moneda perdería un 30% de su valor, lo que llevaría la deuda pública al 175-209% del PIB, y a las familias y empresas endeudadas en euros, a la ruina.

 La fuga de capitales sería tan enorme que obligaría a implantar controles, es decir, el corralito. Finalmente, los pensionistas perderían un 21,5% de sus pensiones, igual que los sueldos de los empleados públicos, que obviamente no podrían mantenerse. (...)"                   (ROBERTO CENTENO , El Confidencial, 18/09/17)

Ubaldo (ex-militante del PSUC): siento vergüenza de que no haya una izquierda en Cataluña con un discurso nítidamente social, que huya de la justificación de los desvaríos del nacionalismo

"(...)  Como catalán, siento vergüenza del patético espectáculo dado el 6 de septiembre en el Parlament, que pasará a la historia de la ignominia de la delincuencia política. 

Siento vergüenza ante una derecha catalana, incivilizada, trabucaire y delincuente, que, por sus ambiciones de casta –no tuvo el menor reparo en saquear la Sanidad Pública para enriquecer a la privada–, ya ni disimula su falta de ética. (...)

Y siento vergüenza por la pasividad y connivencia con esa burguesía nacionalista –la idea más reaccionaria posible– desde el gobierno español, que alimentaron cediendo a todo lo que estos insaciables depredadores  decían (...)

Y siento vergüenza ante el espectáculo dado por los que debieran ser los principales enemigos de la desigualdad que provoca esta burguesía, los Comunes, Podem o como se llame ese batiburrillo de independentistas colaboradores con la derecha, gente de buena fe, y arribistas, que en lugar de abandonar el Parlament cuando se iba a cometer la barbaridad que perpetraron, se mantuvieron sentados en sus escaños, validando de alguna manera el golpe fascistoide de la derecha, en lugar de abandonarlo como hicieron los otros grupos para mostrar su repulsa.

Y siento vergüenza de que no haya una izquierda en Cataluña con un discurso nítidamente social, que huya de la justificación de los desvaríos del nacionalismo, cayendo en sus redes, justificándolo, y no se entere de que ese camino ya lo recorrimos con el PSUC  y después con el inventado PSC por la misma burguesía, liquidado el primero por los colaboradores de la derecha en su dirección, y el segundo, que llegó a ser el mayoritario, hasta que los nacionalistas lo hicieron estallar en pedazos; muchos de los cuales hoy le hacen la ola a la derecha golpista desde los escaños de ésta y desde puertas giratorias. La nómina es apabullante.

Hoy, Cataluña ha dejado de ser una tierra segura. Porque, desde hace tiempo, todo el que no comulga con los planteamientos de los tres partidos de la derecha, CDC –que aunque le hayan cambiado el nombre son los mismos actores–, ERC, los cupidos y sus delirios decimonónicos, es un enemigo, un mal catalán, un facha. Y ya pueden ser los señalados gentes que cuando ellos cantaban el Cara al sol, o estaban en colegios caros, esos señalados como “malos patriotes”, estaban en la clandestinidad luchando contra la dictadura, eso carece de importancia.

Como dice en El Periódico, Enric Hernández, su director –también en el punto de mira de los talibanes– “Ojalá que el mundo no nos esté mirando“. Siento vergüenza de que nos estén mirando. Porque, sin duda, todos nos miran y deben pensar con asombro: ¿en qué galaxia viven estos catalanes? " 

(Ubaldo Plaza Requena (Guadix, 1945), granadino emigrado con 9 años con sus padres a Tarrasa, militó en el PSUC hasta 1983, año en que dejó la militancia por discrepancias con la dirección del partido de los comunistas catalanes “por su deriva nacionalista”. Es autor de los libros La memoria posible y La última batalla del viejo Julián, Crónica Popular, 12/09/17)

20/9/17

¿Son los trabajadores andaluces o extremeños enemigos de los trabajadores catalanes? La izquierda catalana, al perder de vista la lucha social, supedita todo a una vaga unión histórica con la derecha para salvar la nación

"(...) Asombra la postura de los sindicatos de ”clase” que, entre balbuceos, son incapaces de defender a sus propios afiliados de esas amenazas. Se asombran de que, a pesar del seguidismo del proceso de desconexión, sigan siendo vistos como parias del mismo. 

El coordinador del área pública de CCOO exclamaba hace pocas semanas de que “estamos recogiendo firmas del manifiesto y a favor del Referéndum y nos gritan “¡españolistas!”. No lo entendemos”.

 Abandonado desde hace decenios el análisis de la lucha social como un proceso de enfrentamiento de clases donde se incluía el hecho nacional; sustituida la lucha de clases por la vaga apelación al Estado opresor y al Estado oprimido; el paso siguiente, no queda otro, es dar apoyo al proceso de ruptura, incluido aquello de: “España ens roba”

 ¿Será que el resto de los trabajadores españoles, incluidos los afiliados de CCOO, son responsables de esta opresión y de este latrocinio? ¿Son, en definitiva, los trabajadores andaluces o extremeños enemigos de los trabajadores catalanes? 

Al perder de vista la relación explotadores y explotados todo queda supeditado a una vaga unión histórica con la derecha por salvar la nación.  Los análisis hechos por las fuerzas sindicales obvian que el movimiento independentista está dirigido, posiblemente, por la derecha más reaccionaria de todo el estado.

El problema catalán no es únicamente una cuestión de imaginario simbólico o de sentimiento identitario, que existe y ha de ser respetado, sino de reparto y de reestructuración de las formas de dominación. La pieza clave es la crisis del 2008. La política económica de las clases dirigentes catalanas coincide plenamente con las del resto del estado. No hay una burguesía “española” y otra “catalana” enfrentadas.  (...)

El desconcierto en la izquierda política es similar al sindical. Esa izquierda política que debería actuar como contrapeso ideológico al discurso dominante ha claudicado en su responsabilidad. No ha querido o no ha sabido anteponer al discurso “esencialista” un discurso antagónico fundamentado en la lucha contra los grandes responsables de la crisis económica y social que vive Cataluña y España. El debate sobre la autodeterminación, centro de todo el conflicto, no es sino una añagaza que oculta la lucha de sectores de la burguesía nacional e internacional por posicionarse en el nuevo escenario de la crisis económica.

 La izquierda ha caído en esa trampa y es en este momento incapaz de salir de ella. Líderes de la izquierda con un pasado irreprochable a sus espaldas, como Julio Anguita, se embarcan en discusiones bizantinas sobre el derecho a la autodeterminación, cuando lo que se precisa no son análisis jurídicos-semánticos, sino alternativas e ideas que orienten en este laberinto.
Las consecuencias para la izquierda que pretende ser transformadora, ya lo estamos viendo, son su fragmentación, la disensión interna y la pérdida de militancia.

 IU, de la mano de un personaje tan reprobado como Joan Jose Nuet, se ha convertido en irrelevante. El coordinador general de esta organización se ha desdicho tantas veces de lo dicho anteriormente que ha convertido su discurso político en un enigma digno de la esfinge. Podem Catalunya es otro ejemplo. Las luchas cainitas en su interior y la falta de propuesta política provocan una hemorragia de militancia que ningún torniquete puede restañar. La organización, en un futuro inmediato puede hallarse al borde de la irrelevancia política.

 Su principal líder, es ya un secreto a voces, coquetea con Esquerra Republicana de Cataluña. El personaje, hace un año por estas fechas, proponía que los círculos votarán si él debería asistir a la manifestación independentista o no. Más del 70% de los círculos votaron negativamente, pero Dante Fachin intervino en el acto pro independencia flanqueado por una “estelada”. Ahora, mientras habla de no reconocer el referéndum secesionista, participa de la mano de la CUP y Esquerra republicana en actos a favor del sí.  (...)

Por definición todo nacionalismo sea español, catalán o responda al cantonalismo cartagenero, es excluyente. Se acentúan las diferencias respecto al “otro” porque se busca la homogeneidad social. Se pretende alcanzar el Paraíso del nuevo Estado, donde fluirán ríos de leche y de miel. Pero bajo una premisa: ha de ser fácil y no ha de implicar ningún riesgo.

 La lucha por la independencia en Cataluña carece de épica y es por ello que es poco creíble. A los funcionarios, a la ciudadanía catalana se le vendió el lema: “Es fácil: Independència”, ahora se choca de bruces con la realidad. Los primeros en salir huyendo han sido los propios miembros del ejecutivo. Frente al dilema, “Mi bolsillo o la patria”, han escogido lo primero.

 Todo el mundo comienza a tentarse la ropa. El ejecutivo catalán pretende hacer de los alcaldes y los funcionarios públicos el ariete de su desobediencia. El funcionario público, que ha de responder únicamente a la institución de la cuál procede su legitimidad, va a sentirse amenazado. (...)

Los dirigentes políticos imputados hasta el momento, han dado una pobrísima imagen frente a los jueces. Los altaneros gallos cuando insuflan proclamas delante de los medios afines, se convierten en gatitos trémulos delante del tribunal. Muchos de estos dirigentes no han hecho otra cosa en la vida que actuar de políticos, y ahora ven con horror como su “modus vivendi” peligra.

  Valoraron mal la posición de Rajoy (¡triste personaje que pasará a la historia por no hacer nada!), al PP no le interesaba ofrecer nada. El enroque en sus posiciones le permitía envolverse en la bandera y reafirmar su estatus de partido para todos los españoles.

 Lo propio hizo la “casta catalana”; se envolvió en la cuatribarrada, intentó tapar el saqueo que habían ejercido durante treinta años a su propio país y, en una continua huida hacia adelante, subieron una y otra vez la apuesta. Ahora estamos al final de esa pendiente y se acerca el desenlace.

Nos quieren hacer votar algo que ignoramos. ¿Cómo se quiere que sea el nuevo estado catalán? ¿Cómo se controlará el día 2 de octubre, las fronteras o el espacio aéreo? Esa es la pregunta del millón. No hay respuestas porque el independentismo sabe que no es viable.

 Mientras los Referéndums escocés o canadiense contaron con meses de debate social sobre  documentos elaborados y públicos, en Catalunya esa misma documentación, a la cual solo ha podido acceder un puñado de escogidos, se ha convertido en uno de los secretos mejor guardados. 

Se rehúye el debate porque sólo apelando al sentimiento ampliamente amplificado por los medios, es posible encontrar bases para la movilización social. La mayor parte de la sociedad catalana no ha desconectado del Estado “opresor”. Son demasiados años de historia conjunta, de vicisitudes comunes los que unen a unos y otros.

El Referéndum será “non nato”. El Estado tiene medios suficientes para ello. Estamos en la primera fase de la carrera electoral para las próximas elecciones autonómicas, donde se producirá el cambio o el recambio en los grupos dirigentes de la derecha catalana. ERC, que sabe nadar y guardar la ropa, se convertirá en el partido hegemónico de la derecha y habrá conseguido desgajar votantes de Podem, Els Comuns, la CUP y la antigua Convergencia.

 El objetivo de los de Junqueras & compañía será convertirse en un partido-estado hegemónico. El “problema catalán” no se resolverá el 1-0, se enquistará y permitirá repetir “ad nauseam” el mismo círculo victimista que asegure mantener las formas de dominación, aunque con otros actores.

Y mientras… ¿qué hay de la Izquierda? Otro día hablaremos. (...)"                                   (Eduardo Luque Guerrero perteneció a los Movimientos de renovación pedagógica del Vallés occidental (Barcelona), Crónica Popular, 12/09/17)

La justicia, la equidad, la libertad real, no son valores que rijan en el mundo secesionista. El futuro (en sus manos) será como el pasado (en sus manos). Las listas de espera para tratar el dolor crónico llegan a los 11 meses

"(...) Francesc Valls [FV] ha publicado un artículo, muy poco masculino por cierto, con este título “Independencia y mileurismo” . Caben algunas observaciones. 

Describe de entrada FV una tarde de un miércoles en el Hospital de la Vall d’Hebron de Barcelona, uno de los más importantes de la ciudad. La sanidad catalana, recuérdese, estuvo en manos de Boi Ruiz, un secesionista amigo de Artur Mas, que arremetió con todas sus fuerzas contra la sanidad pública (con el apoyo y aplausos de su amigo presidente desde luego). Dirige ahora el departamento Comín, de ERC, el hijo de Alfonso Carlos Comín, un cristiano para el socialismo que militó en el PSUC. Habla FV:
En lo que debió ser un amplio pasillo que comunicaba los boxes de urgencias se amontonan una veintena de enfermos en otras tantas camas. Le llaman el ruedo. Las columnas de la nueva sala y los cristales de las ventanas de los boxes tienen una función añadida: gracias a los números pegados a ellos, el personal sanitario localiza la ubicación de las camas de los pacientes.
Hay un único lavabo para los enfermos que pueden llegar a él. Carece de pestillo. Los más físicamente impedidos hacen sus necesidades a la vista del público en general, pues en la sala no hay cortinas que garanticen una mínima intimidad. El personal sanitario, médicos, enfermeras, auxiliares y personal de limpieza, gracias a su trabajo, esfuerzo y humanidad, aportan la decencia de la que a veces adolece la Administración.
Hay enfermos tan dispares como Josep —un anciano postrado en la cama y con aspecto terminal que palia su grave insuficiencia respiratoria con oxigenoterapia— y María, una mujer joven que espera un ingreso en planta para que le realicen un seguimiento del trasplante al que ha sido sometida. Lo que tienen en común es que comparten esa especie Charenton, que amortigua la buena disposición de un personal sanitario entregado a los pacientes.
A continuación habla lo sucedido en el Parlament de Cataluña a la misma hora. Hace comparaciones y nos recuerda el asunto de los presupuestos y su aprobación.
Una mayoría de diputados trata de hacer realidad la frase atribuida a Nicolás Maquiavelo: el fin justifica los medios. Pasan más de 48 largas horas y cuando termina el debate de la ley de Transitoriedad, María sigue en urgencias. Ha podido seguir todo el debate de desconexión desde allí.
En la Cataluña independiente seguro que no será necesario, pero en la España actual parece ser que saltarse la legalidad es la única forma de que prevalezca la justicia. Y esa regla tan sugerente para urgencias soberanistas, ¿también es de aplicación para otros derechos básicos: atención sanitaria, servicios sociales, derecho a la vivienda? Rechazar los ajustes presupuestarios también supone desobedecer al Estado.
Claro que, en ocasiones, esa nueva mayoría libertadora parece no sentirse mal del todo con la sumisión a ciertas cadenas del centralismo. La gran desobediencia, la secesionista, ha engullido a todas las demás. Los presupuestos aprobados el año pasado para 2017 eran imprescindibles, eran “la gasolina” de la independencia.
La gran coartada era afirmar que iba a ser prioritario el gasto social. El objetivo era asegurarse el voto de la CUP. Pero la experiencia iba a ser tan breve como la campaña maoísta “que cien flores se abran y cien escuelas compitan”. Desde el año pasado no se habla de recortes sanitarios.
Las listas de espera para tratar el dolor crónico, afirma FV, llegan a los 11 meses. No exagera. Una puede dar fe de ello. Por mi familia directa. (...)

El anticipo, digan lo que digan los “emancipadores” secesionistas, lo hemos vivido, lo estamos viviendo. El futuro (en sus manos) será como el pasado (en sus manos). FV, oportunamente, finaliza su nota y nos habla de un informe de un Departamento del Ayuntamiento de Barcelona que ayuda a situarnos en tierra: realismo sucio pero real.
En esta semana de prodigios y para no desentonar, un informe del Ayuntamiento de Barcelona ha establecido que un 33% de los trabajadores que residen en la capital catalana son mileuristas y que un 65% de los jóvenes por debajo de 30 años cobran menos de mil euros al mes.
El alquiler medio de una vivienda en la ciudad, según datos de la Generalitat de julio pasado, es de 845 euros. He ahí una buena oportunidad para poner en práctica que el fin justifica los medios. En el civilizado norte fuerzas políticas no extremistas controlan suelo y alquileres. A la vista de este impracticable presente, no está de más dedicar algunos esfuerzos de ese futuro esplendoroso a hacer pequeños cambios.
No lo verán los ojos de FV. En el futuro que se anuncia y enuncia los controladores de suelos y alquileres (y sueldos) serían los mismos. Los de siempre, los ladrones de vida de mil siglos. La justicia, la equidad, la libertad real, no son valores que rijan en el mundo y en la mayor parte del movimiento secesionista. Es triste, es duro, pero es así. Como la vida de muchas mujeres trabajadoras y federalistas."                 (Rosa Guevara Landa , Rebelión, 19/09/17)

Vicenç Navarro: el independentismo es de derechas... la mayoría de las clases populares en Catalunya no lo apoyarán...

"(...) La experiencia en otros países, como Escocia, es abrumadora. La hegemonización del proceso independentista por parte de las derechas como ocurre hoy en Catalunya, nunca conseguirá el apoyo mayoritario de la clase trabajadora en Catalunya y otros sectores de las clases populares, que si bien apoyan el soberanismo (el derecho a decidir) no apoyan el independentismo.

 De ahí se deriva una observación que me permito dirigir, con gran respeto y estima, a los independentistas de izquierda, y muy en particular a ERC y a la CUP. Hubiera sido mejor para estas fuerzas apostar en este momento por el soberanismo en lugar del independentismo, dirigiendo el proceso junto con otras fuerzas soberanistas sin identificarlo como independentismo, enfatizando la necesidad de resolver el problema social, asociando el concepto de soberanismo con la democratización de toda la sociedad, de manera que la población identificara claramente ya ahora y no después, el proceso de cambio social, colaborando en este proceso con otras fuerzas que están emergiendo en el resto de España y que están exigiendo (con considerable apoyo popular) una redefinición de España, con la aceptación del plurinacionalismo. 

Centrar el proceso en la secesión y el enfrentamiento con España provocará que nunca se alcance la independencia, y no tanto porque el Estado central no permita el referéndum (lo cual hay que continuar denunciando con toda intensidad y contundencia), sino, mucho más importante, porque la mayoría de las clases populares en Catalunya no lo apoyarán. (...)

El partido independentista escocés barrió electoralmente los mayores barrios obreros en Escocia, cuando enfatizó el tema social. Bajó tal apoyo, cuando se centró en el tema independentista. Sin una amplia coalición de fuerzas de izquierda no habrá soberanismo en Catalunya. La evidencia es abrumadora. (...)"              

(Artículo publicado por Vicenç Navarro en la columna “Pensamiento Crítico” en el diario PÚBLICO, 15 de junio de 2017, en vnavarro.org, 16/06/17)

¿Estado plurinacional? Desde luego, como Bolivia y Ecuador... en sus constituciones se definen como 'estados unitarios', y gobernados de forma descentralizada...

"(...) En cuanto a la tesis del Estado plurinacional, otras formulación también de moda entre sectores de la izquierda española (aquí, en .Cat, es molt poca cosa), conviene recordar que son pocos, muy pocos, los estados del mundo que se definen como tales.

 Un ejemplo -respetado, querido y admirado- es el de Bolivia. El artículo 1 de su Constitución dice así: “Bolivia se constituye en un Estado Unitario Social de Derecho Plurinacional Comunitario, libre, independiente, soberano, democrático, intercultural, descentralizado y con autonomías. 

Bolivia se funda en la pluralidad y el pluralismo político, económico, jurídico, cultural y lingüístico, dentro del proceso integrador del país”. Estado unitario, soberano, descentralizado y con autonomías, proceso integrador del país… ¿Nuestros nacionalistas aceptarían una definición así? Pues adelante entonces.

 En el caso de Ecuador, otro ejemplo, el artículo 1 dice así: “El Ecuador es un Estado constitucional de derechos y justicia, social, democrático, soberano, independiente, unitario, intercultural, plurinacional y laico. Se organiza en forma de república y se gobierna de manera descentralizada. 

La soberanía radica en el pueblo, cuya voluntad es el fundamento de la autoridad, y se ejerce a través de los órganos del poder público y de las formas de participación directa previstas en la Constitución. Los recursos naturales no renovables del territorio del Estado pertenecen a su patrimonio inalienable, irrenunciable e imprescriptible”. 

Unitario, intercultural, se gobierna de forma descentralizada, la soberanía radica en el pueblo (no está divivida),… ¿Lo firmarían nuestros soberanistas-secesionistas-nacionalistas? Pues me da que no tampoco. 

En síntesis: los secesionistas segregan secesión permanentemente y se ayudan de cualquier excusa. Si en lugar del PP, gobernara Unidos Podemos, harían exactamente lo mismo. Ibidem. O eres un secesionista o eres un traidor. Para ellos, no hay otra, no hay más opciones, aunque a veces, como hizo Tardà el pasado miércoles, se vistan de seda, jaleen oídos que quieren ser mimados y aparenten ser lo que no son (por eso resulta incomprensible la oferta de Xavier Domènech que conoce el tema en el hemiciclo). 

Su programa es muy simple: escisión, ruptura del demos común y con los pobres de la tierra, “gentes de menor renta y menos culta”, nada de nada. A los demás que les den. Primero los de casa (mejor: algunos de casa). ¿Les suena? Los demás no son catalanes, son españoles (incluidos vascos, valencianos y gallegos por cierto) y punto final. (...)"               (Salvador López Arnal , Rebelión, 17/06/17)

19/9/17

Las primeras leyes de la nueva patria, filtradas por los medios, promoverán la amnistía para aquellos que han saqueado Cataluña durante decenios

"(...) El independentismo catalán se ha desnudado. Las primeras leyes de la nueva patria, filtradas por los medios, dibujan una nación de perfil autoritario e intransigente, sin nada que envidiar a las leyes represivas de Rajoy. 

El primer decreto promoverá la amnistía que, como todos sabemos, también servirá para librar de responsabilidades a aquellos que han saqueado Cataluña durante decenios. El segundo decreto permite al ejecutivo controlar directamente el poder judicial y al legislativo. El derecho de las minorías queda sometido a la imposición de una mayoría parlamentaria que no es mayoría social como demuestran las sucesivas elecciones. 

Todo ello envuelto en un clima de amenazas. No pagar a la Hacienda catalana implicará la sanción correspondiente. Los funcionarios habrán de ser afines a la causa (so pena de sanción). Se han elaborado listas de funcionarios, de jueces pro y contra-independencia, como señaló el exjuez Santi Vidal.

No ser afín a la causa, como indicó el otrora admirado Lluís Llach (que va camino de convertirse en el nuevo Torquemada) tendrá un precio. El antifranquismo del personaje ha dejado paso al antiespañolismo más carrinclón y zafio. 

Su canción L´estaca, la que fuera casi un himno antifranquista, ahora parece devenir en objeto de moralización obligatoria para todos aquellos que no comulguen con su credo nacionalista. El antaño cantautor progresista transmuta por mor del “procès” en perseguidor de disidencias; de cantar L´estaca vamos camino a recibir nuevos estacazos. ¡Todo sea por la nueva bandera y la nueva patria!(...)"                        
(Eduardo Luque Guerrero perteneció a los Movimientos de renovación pedagógica del Vallés occidental (Barcelona), Crónica Popular, 12/09/17)

Pep... ¿qué derechos están amenazados hoy en Cataluña?

 "Josep Guardiola, como demostró hacia 2004 cuando jugó en Qatar y hace pocos años cuando aún era entrenador del Barça y el club de Núñez-Gaspar-Laporta-SandroR-Bertomeu (¡menudo quinteto!) estableció “relaciones crematísticas interesadas e interesantes” con el emirato, acostumbra a estar muy preocupado por los derechos ciudadanos amenazados.  (...)

¿Qué derechos están amenazados en Cataluña como aseguró el pasado domingo 11 de junio el entrenador del Manchester City, en castellano, catalán e inglés, en la concentración secesionista, al lado del gobierno en pleno de Junts pel sí, en cuya lista se presentó en las últimas elecciones parlamentarias-plebiscitarias, las mismas en las que las fuerzas separatistas -él incluido- fueron derrotadas?  (...)

¿Está preocupado por la aniquilación del derecho a la decencia que representan las múltiples hazañas depredadoras del clan familiar de la Madre Superiora de la Congregación y de su ex honorable esposo, y de muchos colectivos afines (la lista es casi interminable)?

¿Está preocupado por el intento de aniquilación del derecho a la salud -incluso de la existencia de ese derecho- que encabezó el gobierno Mas-Boi Ruiz?

¿Está preocupado también por falta de pluralidad que significa la manipulación permanente y ad nauseam de los medios de información públicos, como TV3, convertidos por decisión y acción gubernamental en medios de intoxicación ideológico-secesionista (el pasado domingo tuvimos el último ejemplo)?

¿Está preocupado por la animadversión permanente en .Cat a todo lo que tenga que ver con el resto de España y las culturas españolas federalistas? 

¿Está preocupado por la situación de las ciudadanas catalanes (también ciudadanos) que no nos sentimos secesionistas?

¿Está preocupado por la falta de apoyo a la educación pública y por el escándalo que significan los conciertos con las concertadas incluidos los casos en que segrega a los niños y niñas por sexo?

¿Está preocupado por la situación de los ciudadanos catalanes más desfavorecidos, ciudadanos a los que el gobierno de Mas, uno de sus amigos, agredió con todas sus fuerzas en casos como los del PIRMI?

¿Está preocupado también por el ataque al derecho de equidad que representó la política fiscal del primer gobierno Mas? ¿Por el aumento de las desigualdades en el país petit?  (...)

¿Está preocupado por el ataque al derecho a la veracidad que representa las historias y los permanentes embustes generados por las denominados colectivos de la sociedad civil tipo OC, ANE, AMI? ¿Cómo consiguen tantos y tantos medios por cierto?

¿Está preocupado por los derechos de las personas enfermas y necesitadas de mayores cuidados por parte de unos gobiernos, los de .Cat, insensibles a sectores que necesitarían protección, incluso mimo?

¿Está preocupado Josep Guardiola por la falsedad que representa apelar al derecho de autodeterminación en el caso de Cataluña, una comunidad que nada tiene que ver con una situación colonial o afín?  (...)

En cualquier caso, segundo punto de su acusación, ¿a qué instancias de qué Estado autoritario hizo referencia? ¿Al gobierno del PP y a su apropiación inadmisible de las instituciones a pesar del varapalo o corrección electoral al que fue sometido en las dos últimas contiendas?

Probablemente sí, pero también debe haber hecho referencia a otra instancia del Estado, al gobierno de la Generalitat que, entre otras hazañas, manipula todo lo que puede el poder legislativo en Cataluña, hasta el punto de querer transformar lo que fue una derrota, el 27S, en un apoyo mayoritario a favor de la escisión.

 ¿Es a este autoritarismo antidemocrático al que quiso hacer referencia? ¿Es del autoritarismo que representa hablar del “pueblo de Cataluña” cuando, de hecho, se habla tan sólo de una parte de la ciudadanía? ¿Está preocupado por el autoritarismo qué representan los procedimientos antidemocráticos en curso?  (...)"               (Rosa Guevara Landa , Rebelión, 14/06/17)

Borrell: Andalucía tampoco ha tenido las inversiones del 29% que le hubieran correspondido en función de lo que ha cotizado al Estado

"Josep Borrell no ha tenido pelos en la lengua en la presentación del libro que ha presentado en la tarde de este miércoles en la librería Blanquerna de Madrid que depende la Generalitat, lo que demostraron todos sus funcionarios poniendo todas las dificultades posibles para que los medios de comunicación cubrieran el acto. 

El libro se titula ‘Escucha Cataluña. Escucha España’, copiado de la obra del poeta catalán Joan Maragall y Borrell, que ha compartido su factura con el fundador de Ciudadanos Francesc de Carreras, el ex magistrado del Tribunal Constitucional y el Supremo, Juan-José López Burniol, y el ex presidente del PP catalán, Josep Piqué, denunció que, desde el principio de la Transición, los nacionalistas catalanes han mostrado una “absoluta deslealtad” al Estado.

Como ejemplo, el ex ministro socialista y ex presidente del Parlamento Europeo se refirió a las balanzas fiscales y a los 16.000 millones que Cataluña ha estado reclamando al Estado en inversiones. Borrell recordó que el presunto agravio fiscal al que se han referido los ahora independentistas en su insistente discurso, “durante años”, sobre las balanzas fiscales han sido un mentira permanente.

Borrell lamentó, que ningún Gobierno español, sin distinción de conservadores o socialistas, “ha hecho frente a esta mentira” contraponiendo datos como, por ejemplo, que Andalucía tampoco ha tenido las inversiones del 29% que le hubieran correspondido en función de lo que ha cotizado al Estado. 

“Nadie les dijo que era un problema del sistema, no de nacionalismos porque es verdad que Cataluña ha estado por debajo de la media de inversiones pero Andalucía más”, precisó en alusión, sin citarlo, al argumento independentista del “España nos roba”.

Al final de su intervención, Borrell se preguntó, en referencia a la situación actual: “¿Y ahora qué?” Y se respondió: “Hay dos soluciones”. La primera, explicó “es hacer frente a la falsedad de los simpáticos flautistas de Hamelín del independentismo”.

 La segunda, añadió tras matizar que es por la que él apuesta, es aceptar que España, en la práctica, es un sistema federal y reorganizar la estructura del Estado en base a una distribución racional de los gastos”.  (...)"                   (República.com, 06/09/17)

El PNV traicionó a la República

"A menos de dos meses de que se cumpla un nuevo aniversario del denominado “Pacto de Santoña”, el histórico dirigente del PNV Iñaki Anasagasti y el historiador Koldo San Sebastián han lanzado un libro dirigido a contrarrestar las críticas de quienes definen aquel hecho como una traición a la Segunda República. 

Bajo el título El otro pacto de Santoña (Ed. Catarata), sus autores dedican 224 páginas a narrar minuciosamente este episodio, basándose en distintos documentos y testimonios.
 
“La historiografía dominante asumió el carácter de traición intrínseco a la rendición, por el simple hecho de que fue un acuerdo alcanzado sin mediación del gobierno republicano, refugiado en Valencia. 

No hay más Pacto de Santoña que aquel, pero era preciso contar los acontecimientos desde otra perspectiva”, puede leerse en la sinopsis de la obra, donde se destaca que aquella capitulación “alcanza una complejidad mayor de lo que hasta ahora hemos podido conocer”.  (...)

Los hechos se remontan al 24 de agosto de 1937 en Guriezo, una pequeña localidad próxima a Santoña. Los gudaris vascos se rindieron allí ante los fascistas italianos, lo que supuso la caída definitiva del Frente Norte. Muchos historiadores –a la izquierda y a la derecha- han utilizado en innumerables trabajos la palabra “traición” para definir aquel pacto, que ni siquiera fue firmado y que fue incumplido por el bando franquista, lo que se tradujo en fusilamientos y penas de cárcel.  (...)

"Sí, fue una traición"


Ese punto es uno de los pocos en los que el veterano dirigente nacionalista y el periodista asturiano Xuan Cándano están de acuerdo. “El PNV tiene derecho a mostrar su versión del pacto, pero se trata de una versión interesada, que responde a los intereses históricos de ese partido para salvaguardar la memoria en lo que concierne al papel de los nacionalistas en aquella época”, reflexiona Cándano, quien en 2006 publicó El Pacto de Santoña. La rendición del nacionalismo vasco al fascismo (La Esfera de los Libros).

Tras leer el libro de Anasagasti y San Sebastián, el autor asturiano ha llegado a la conclusión de que “se trata de una respuesta” a su trabajo. “Es cierto que la Segunda República fue traicionada hasta por los suyos, pero eso no puede ocultar que hubo una negociación a espaldas del gobierno y del ejército republicano”, afirma. 

En ese contexto, Cándamo recuerda que “el Euzko Gudarostea (Ejército Vasco) funcionaba con autonomía absoluta, al margen del ejército republicano”, por lo que resulta “absolutamente incontrovertible que hubo una negociación entre los nacionalistas vascos a través del Padre (Alberto) Onaindia en el sur de Francia con los italianos, para dejar las armas cuando cayese el territorio vasco, que fue exactamente lo que ocurrió”. “En ese sentido, sí se puede hablar de una traición”, subraya.


Del mismo modo, el periodista asturiano considera de justicia “reconocer al PNV que no abandonó a los suyos”. Cita concretamente a Juan de Ajuriaguerra, presidente de esa formación en el exilio, quien “viajó desde Francia hasta Cantabria para ponerse al frente con los italianos, arriesgando su propia vida”.

"Entregaron a otros"


El investigador e historiador libertario José Ignacio Orejas también cree que Santoña encarnó una traición. “Fue un pacto que empezó a trabajarse mucho antes, desde una perspectiva nacionalista, como si el Gobierno Vasco fuese un ente independiente: querían negociar con otro estado, que fue el fascista italiano”, describe. 

En esa línea, Orejas (quien recientemente publicó junto a Miguel Iñiguez las memorias del histórico militante anarcosindicalista Félix Padín) se muestra muy crítico con aquellos dirigentes peneuvistas que promovieron la rendición. “No es que ellos se entregaran, sino que de paso entregaron a batallones comunistas, socialistas y anarquistas”, afirmó.

Del mismo modo, el historiador rechaza tajantemente que CNT apoyara aquel acuerdo, tal como han señalado los autores de El otro Pacto de Santoña en algunas entrevistas. “Pudieron embaucar a algún capitán de algún batallón, pero de ahí a que toda la organización estuviera a favor, ni hablar”, remarcó Orejas. Ochenta años después, la batalla por el relato continúa."            (Danilo Albin, público, 09/06/17)

18/9/17

¿De una comunidad autónoma en quiebra a un Estado independiente? Los intelectuales del procés lo tienen claro...

"Si no fuera por esta historia del secesionismo catalán, hoy Mariano Rajoy no sería presidente del gobierno. Le fortalece un cálculo maldito: a más procés, más Rajoy. Otros, tan desprestigiados y quemados como él, el Fiscal General del Estado, José Manuel Maza, y el presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, cabalgan sobre la misma ola.

 La aventura secesionista ha sido un regalo para la derecha española, situada por los errores de otros a la vanguardia en la defensa del Estado de Derecho. Una vez más, se cumple la máxima del Churchill: “Las guerras no se ganan, se pierden”. Ésta no la gana el corrupto Rajoy, la pierden sus torpes adversarios.

¿Quiénes han diseñado una aventura con tanta irresponsabilidad histórica? Los autores materiales, visibles, son conocidos, pero interesa preguntarse por los arquitectos intelectuales de este desastre. Son los imprescindibles para dar apariencia de viabilidad al proyecto de secesión. Sin ellos, académicos e investigadores de prestigio, el procés no hubiera pasado del nivel de ocurrencia.

Los primeros expertos movilizados fueron un grupo de destacados economistas organizados en col·lectiu Wilson que puso en riesgo su prestigio académico con el alucinante panfleto “Amb la independencia, quanta diners guanyaria Catalunya?”. Avalaron unos datos que hoy tienen cero credibilidad, pero fueron decisivos en la movilización basada en aquel “España nos roba”. 

Cómo poner en duda los datos de los galácticos “minnesotos”, economistas catalanes con pedigrí de universidades americanas, liderados por el exconsejero Andreu Mas-Colell, del que dicen que, antes de los resultados de su política económica y de la torpeza del procés, aspiraba al Nobel.

 De momento, es el artífice de dejar las cuentas públicas de Cataluña en la quiebra, con una deuda que ha alcanzado la insoportable cifra de más de 75.000 millones de euros en 2016. En resumen, ha logrado que, sin el aval del Estado, hoy nadie prestaría a Cataluña. ¿De una comunidad autónoma en quiebra a un Estado independiente?

No son los únicos impulsores, con palabras de Popper, de la construcción de “una atmósfera intelectual” sin la que la aventura independentista del nacionalismo catalán no se habría producido. Hay otros colaboradores imprescindibles. Los catorce sabios (excluyo a Pilar Rahola i Martínez) que han redactado los informes del Libro Blanco de “La Transición Nacional de Cataluña”, coordinados por el catedrático de Derecho constitucional Carles Viver Pi-Sunyer, son igual de responsables en la construcción de ese clima.

Cada uno de ellos responde con sus informes sectoriales a cómo sería ese nuevo Estado en los “primeros meses”, a los que denominan Transición. Para curarse en salud, se trataría de hipótesis en circunstancia que los políticos independentistas les habrían dado. ¿Y si esas circunstancias no se dan? “Eso ya no es asunto nuestro”, vienen a decir. Como Peridis le hace decir a Puigdemont en una de sus viñetas, “menos mal que no nos dejan”.

De todos los informes hay uno que es especialmente llamativo, el que responde a la cuestión de cómo sería la Seguridad y la Defensa de ocho millones de catalanes en esos “primeros meses” del nuevo Estado, nada menos. 

Qué medidas para la seguridad de las fronteras terrestres, marítimas y aéreas, para el control de aduanas, para la lucha antiterrorista, la ciberseguridad, la producción de inteligencia propia frente a amenazas y riesgos, la lucha contra el crimen organizado, el control de la inmigración, defensa territorial y de infraestructuras críticas, etcétera.

 Qué medios de seguridad se necesita de forma inmediata, qué material marítimo, aéreo y terrestre. Eso en los “primeros meses”, en los que se reconoce en el informe que habría “más inseguridad por ser un país de nueva frontera”.
Y todo esto ¿con ejército o sin él? El experto no resuelve, deja abierta la cuestión, y le entiendo, dado el disparate en el que se han instalado las tres fuerzas políticas que promueven la independencia, cada una con una versión diferente sobre el asunto.

 Hace años escribí un artículo como respuesta a una idea extraterrestre que Artur Mas presentó en Madrid: Cataluña estaría en la OTAN, pero sin ejército. Desde entonces la capacidad creativa de la antigua CiU, ERC y las CUP no ha dejado de crecer, y cada uno va por su lado. Así que el experto, que lo es de verdad, tira por la calle de en medio: mucha literatura sobre Seguridad y Defensa en el mundo occidental (¿habrán leído los de las CUP la propuesta sobre el vínculo trasatlántico, de Cataluña con USA?), pero ninguna concreción sobre cuestión tan decisiva para un Estado, más allá de una curiosa opción sobre “militarización parcial de los mossos”, en los “primeros meses”.

Pero, en definitiva, ¿cómo se resolvería la seguridad de los catalanes? La propuesta: con la colaboración de España. ¿Y si España no quiere colaborar? Según el informe, esa situación no se podría producir, porque a España no le interesaría un territorio al lado convertido en una plataforma para el crimen internacional. 

Así que ya está solucionado el problema sobre qué hacemos el primer día de independencia: España, la UE, la OTAN no les dejarían solos porque ¿“cómo van a permitir en plena Europa un estado fallido”? La seguridad de los catalanes  convertida en una ruleta rusa. Solo lo puedo entender si quien ha redactado este informe estaba pensando que nunca se daría ese escenario de un nuevo estado.

Todos estos sabios, juristas, economistas, expertos en relaciones internacionales, lo que han hecho es proporcionar una autoridad teórica a una chapuza, a un encargo de unos políticos enloquecidos por su propia deriva incontrolada. Pero no hay que engañarse, estos expertos han asumido una responsabilidad absoluta con su participación decisiva.

 Y se les debe demandar, por la buena salud de una sociedad democrática. Sobre todo ahora, cuando el letrado mayor del Parlament, reconocida autoridad en derecho autonómico, el secretario general, el Consejo de Garantías Estatutarias y otros especialistas de las universidades catalanas, afortunadamente, han dado contundentes respuestas democráticas. Un anticipo del fracaso anunciado del procés.

Habrá otros perdedores. Me temo que las izquierdas españolas volverán a pagar la factura de los delirios del catalanismo histórico nacionalista. Otra vez Cataluña divide a la izquierda. Solo hay que ver la variedad de posiciones en las organizaciones del Podemos de Iglesias y sus posiciones incomprensibles, como eso de llamarle “movilización” a un proceso orientado a una declaración unilateral de independencia o apelar a la “soberanía de pueblo catalán” como respuesta a un desafío soberanista.

 O los cambios diarios del PSOE de Sánchez con sus identidades nacionales, nación de naciones, plurinacionalidad y tantas improvisaciones que pareciera que “los conceptos se les deshacen en la boca como hongos podridos”, por emplear una clásica expresión alemana. El procés tendrá un precio político para la izquierda.

Si hubieran leído con atención los datos del CEO sobre  la sociedad catalana, tan plural, habrían actuado de modo diferente, imagino. Ahora, cuando los partidos independentistas fían todo su futuro a la capacidad de movilización de la ANC y Òmniun Cultural, ya sobradamente acreditada, en la Diada, habrá que preguntarse cómo termina esto.

 Mi opinión: uno, no hay movilización capaz de torcerle el brazo al Estado de Derecho en España; dos, ese catalanismo pragmático, que con tanto detalle estudió el historiador Ucelay-Da Call, ya está preparado para negociar tras la batalla. La Vanguardia, bien ubicada, es la pista a seguir estos días. Y el antecedente de los acuerdo PP-PNV. El despacho de Roca Junyent, los defensores de la Infanta, no estará muy lejos de la mesa de negociaciones. Perdedores y ganadores, como siempre."                              (Jesús Cuadrado, Cuarto Poder, 11/09/17)

Cataluña no tiene el derecho de autodeterminación que tienen las colonias

"El Derecho constitucional español no contempla el derecho de secesión de una parte de su territorio. No lo hace nuestro ordenamiento jurídico, ni tampoco el resto de constituciones de los Estados del mundo que podrían servirnos de referencia, salvo el caso de Etiopía y la del Archipiélago de San Cristóbal y las Nieves. Más bien al contrario.

 Las constituciones de los Estados que como el nuestro disponen de un alto nivel de descentralización política –con independencia de si se hacen llamar Estado federal o Estado autonómico–, lejos de contemplar mecanismos que favorezcan la independencia de sus territorios, contienen instrumentos de coerción para garantizar que los entes federados acomodan su comportamiento al ordenamiento constitucional. (...)

De hecho, el propio preámbulo del borrador que hemos conocido esta semana sobre una Llei del Referèndum d’autodeterminació incluye referencias a la Carta de Naciones Unidas (artículo 2), el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos (art. 1), el Pacto Internacional de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (art. 1) o, incluso, la propia Resolución 2625 de Naciones Unidas de 24 de octubre de 1970 como instrumentos jurídicos internacionales que contemplan un pretendido derecho de libre determinación de los pueblos al que podría acogerse Cataluña, y cuyo ejercicio España debería necesariamente reconocer por tratarse de tratados internacionales ratificados e incorporados al ordenamiento jurídico nacional de conformidad con los procedimientos establecidos al efecto.

Pues bien, sin negar la regulación del derecho de libre determinación de los pueblos por parte de los textos internacionales ya mencionados, ni tampoco el hecho cierto de tratarse de normas jurídicas que vinculan a España, conviene tener presente que en ningún caso podemos aceptar que tal derecho puede ser alegado por Cataluña para hacer valer su referéndum. 

Olvidan intencionadamente quienes apelan a tales normas internacionales que las mismas condicionan el ejercicio del derecho de libre determinación a la concurrencia de una serie de circunstancias muy alejadas, afortunadamente, de la realidad política y jurídica que vive Cataluña.

Así, los mencionados textos señalan de forma expresa que el derecho de libre determinación se reconoce a la población de los Estados, los fideicomisos y los territorios no autónomos advirtiéndose, en este mismo sentido, que tal derecho no autoriza, ni fomenta "acción alguna encaminada a quebrantar o menoscabar, total o parcialmente, la integridad territorial de Estados soberanos e independientes (…) dotados de un gobierno que represente a la totalidad del pueblo perteneciente al territorio, sin distinción por motivos de raza, credo o color".

Por tanto, no se puede ignorar, salvo que la intención sea confundir, que la regulación internacional del derecho de libre determinación de los pueblos encuentra su verdadera razón de ser en el proceso de descolonización. 

Fuera de estos supuestos, sólo parece razonable aceptar la libre determinación en aquellos casos de pueblos anexionados por conquista, dominación extranjera, ocupación o pueblos oprimidos por violación masiva y flagrante de sus derechos. Nada de lo expuesto puede ser, afortunadamente, predicable de Cataluña.

Nadie discute la legitimidad de una parte del territorio de un Estado para manifestar su voluntad de negociar una reforma del marco jurídico que regula su relación con el Estado al que pertenece. Esta aspiración de naturaleza política constituye, sin duda, una expresión aceptable de ese pretendido "derecho a decidir" que tienen quienes (con)viven en un momento determinado, en un territorio determinado. 

Con todo, la viabilidad jurídica de esta reivindicación dependerá siempre de los cauces procedimentales que se utilicen para hacerla efectiva, algo que quienes dirigen Cataluña pretender obviar a través de iniciativas que no encuentran engarce ni en el derecho nacional, ni tampoco en el internacional. (...)"             (  , eldiario.es, 05/07/2017)

Bakunin: Se nos dice que el cantón de Tesino [en Suiza] pertenece a la familia italiana: su lenguaje, sus costumbres y sus restantes características son idénticos a los de la población de Lombardía y, en consecuencia, debería pasar a formar parte del Estado italiano unificado. Creemos que se trata de una conclusión radicalmente falsa

"(...) La esencia de la nacionalidad. 

 Una patria representa el derecho incuestionable y sagrado de cada hombre, de cada grupo humano, asociación, comuna, región y nación a vivir, sentir, pensar, desear y actuar a su propio modo; y esta manera de vivir y de sentir es siempre el resultado indiscutible de un largo desarrollo histórico.

Por tanto, nos inclinamos ante la tradición y la historia; o, más bien, las reconocemos, y no porque se nos presenten como barreras abstractas levantadas metafísica, jurídica y políticamente por intérpretes instruidos y profesores del pasado, sino sólo porque se han incorporado de hecho a la carne y a la sangre, a los pensamientos reales y a la voluntad de las poblaciones.

 Se nos dice que tal o cual región – el cantón de Tesino [en Suiza], por ejemplo -pertenece evidentemente a la familia italiana: su lenguaje, sus costumbres y sus restantes características son idénticos a los de la población de Lombardía y, en consecuencia, debería pasar a formar parte del Estado italiano unificado.

Creemos que se trata de una conclusión radicalmente falsa. Si existiera realmente una identidad sustancial entre el cantón de Tesino y Lombardía, no hay duda alguna de que Tesino se uniría espontáneamente a Lombardía.

 Si no es así, si no siente el más leve deseo de hacerlo, ello demuestra simplemente que la Historia real – la vigente de generación en generación en la vida real del pueblo del cantón de Tesino, y responsable de su disposición contraria a la unión con Lombardía – es algo completamente distinto de la historia escrita en los libros. 

Por otra parte, debe señalarse que la historia real de los individuos y los pueblos no sólo procede por el desarrollo positivo, sino muy a menudo por la negación del pasado y por la rebelión contra él; y que este es el derecho de la vida, el inalienable derecho de la presente generación, la garantía de su libertad.

 La nacionalidad y la solidaridad universal. 

No hay nada mas absurdo y al mismo tiempo más dañino y mortífero para el pueblo que erigir el principio ficticio de la nacionalidad como ideal de todas las aspiraciones populares. El nacionalismo no es un principio humano universal. 

Es un hecho histórico y local que, como todos los hechos reales e inofensivos, tiene derecho a exigir general aceptación. Cada pueblo y hasta la más pequeña unidad étnica o tradicional tiene su propio carácter, su específico modo de existencia, su propia manera de hablar, de sentir, de pensar y de actuar; y esta idiosincrasia constituye la esencia de la nacionalidad, resultado de toda la vida histórica y suma total de las condiciones vitales de ese pueblo.

Cada pueblo, como cada persona, es involuntariamente lo que es, y por eso tiene un derecho a ser él mismo. En eso consisten los llamados derechos nacionales. Pero si un pueblo o una persona existe de hecho de una forma determinada, no se sigue de ello que uno u otra tengan derecho a elevar la nacionalidad, en un caso, y la individualidad en otro como principios específicos, ni que deban pasarse la vida discutiendo sobre la cuestión. 

Por el contrario, cuanto menos piensen en si mismos y más imbuidos estén de valores humanos universales, más se vitalizan y cargan de sentido tanto la nacionalidad como la individualidad. 

La responsabilidad histórica de toda nación. 

La dignidad de toda nación, como la de todo individuo, debe consistir fundamentalmente en que cada uno acepte la plena responsabilidad de sus actos, sin tratar de desplazarla a otros. ¿No son muy estúpidas todas esas lamentaciones de un muchachote quejándose con lágrimas en los ojos de que alguien lo ha corrompido y le ha puesto en el mal camino?

 Y lo que es impropio en el caso de un muchacho está ciertamente fuera de lugar en el caso de una nación, cuyo mismo sentimiento de autoestima debería excluir cualquier intento de cargar a otros con la culpa de sus propios errores. 

Patriotismo y justicia universal. 

Cada uno de nosotros debería elevarse sobre ese patriotismo estrecho y mezquino para el cual el propio país es el centro del mundo, y que considera grande a una nación cuando se hace temer por sus vecinos. Deberíamos situar la justicia humana universal sobre todos los intereses nacionales. Y abandonar de una vez por todas el falso principio de la nacionalidad, inventado recientemente por los déspotas de Francia, Prusia y Rusia para aplastar el soberano principio de la libertad.

 La nacionalidad no es un principio; es un hecho legitimado, como la individualidad. Cada nación, grande o pequeña, tiene el indiscutible derecho a ser ella misma, a vivir de acuerdo con su propia naturaleza. Este derecho es simplemente el .corolario del principio general de libertad.

Todo aquél que desee sinceramente la paz y la justicia internacional debería renunciar de una vez y para siempre a lo que se llama la gloria, el poder y la grandeza de la patria, a todos los intereses egoístas y vanos del patriotismo."                  (Mijaíl Bakunin , El Viejo Topo, 01/07/17)

15/9/17

Alcaldesa de Berga: "Lo lógico sería que el Govern ordenase a los Mossos que desobedezcan a la Fiscalía". Lógico. Pues no, Trapero ordena por escrito a sus 'mossos' que impidan la celebración del referéndum. Una total falta de ¿lógica?

"(...)  ¿Está de acuerdo en que los Mossos cumplan las instrucciones de la Fiscalía o cree que también deberían desobedecerlas?

Lo que creemos es que detrás de la decisión hay una responsabilidad política. Lo que hace falta es que pongan en marcha todos los mecanismos para que pueda ejercerse el derecho a la autodeterminación y esperamos que el Govern trabaje en este rumbo, que es el que él mismo se ha marcado.

¿O sea que considera que el conseller de Interior o el presidente de la Generalitat deberían dar la orden a los Mossos de que desobedezcan a la Fiscalía?

Correcto. Sería lo más lógico en un proceso que ha impulsado el propio Govern.  (...)"      (Entrevista a la alcaldesa de Berga, eldiario.es, 13/09/17)

"Trapero ordena por escrito a sus 'mossos' que impidan la celebración del referéndum.

 La cúpula de los Mossos d’Esquadra se reunió este martes por la tarde, con carácter de urgencia, en la sede que este cuerpo policial tiene en Sabadell para analizar la instrucción que la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) entregó este martes por la mañana al jefe de los Mossos, el mayor Josep Lluís Trapero. En la reunión, según informaron fuentes internas de este colectivo a El Confidencial, también estuvo presente el director general de la Policía, Pere Soler, un conocido radical antiespañol.

Puigdemont había advertido por la mañana: “La función principal de la policía catalana es la seguridad de la gente. Esta es la prioridad, no ha de hacer política”. Un comunicado de la propia Generalitat pone en boca de Puigdemont que, como su principal cometido es la seguridad, “no se desviarán de este objetivo”, dando a entender que no aceptarán instrucciones como la retirada de urnas.
Fuentes de la cúpula policial desmienten al ‘president’. Un alto mando de los Mossos explica a El Confidencial: “Estamos obligados a cumplir las leyes y las órdenes de los tribunales. Las leyes son interpretables por los jueces, pero si nos dan una orden judicial clara, la cumpliremos sin problema”.

 Respecto al tema de las urnas, la cosa no entraña tampoco ningún problema. Afirman que cumplirán las órdenes aplicando los principios de la oportunidad, la congruencia y la proporcionalidad, como siempre. “Y si vamos a retirar unas urnas y hay una aglomeración de 1.000 personas, por ejemplo, pues es peligroso. 

Ahí puede haber un tumulto, por lo que has de ser cauto y posponer el requisamiento, por ejemplo. En ese momento, se impone la racionalidad, porque puedes provocar un conflicto mucho mayor que el que existe. Por tanto, no es que no se cumplan las órdenes: es que se ha de actuar con inteligencia en todo momento. Es lo que se conoce como el ‘seny’ catalán”.

 Las unidades policiales catalanas, de todas formas, han tenido que esperar a última hora de la tarde de este martes el traslado de la instrucción entregada por Fiscalía a Trapero. En el apartado quinto de las directrices, especificaba que esa instrucción (en la que se prevé el requisamiento de “urnas, sobres electorales, manuales de instrucciones para los miembros de las mesas electorales, impresos electorales, propaganda electoral, elementos informáticos, así como cualquier otro material de difusión, promoción o ejecución del referéndum ilegal”) deberá ser remitida “de forma urgente, y siempre en un plazo máximo de 24 horas tras su recepción, a todas las unidades policiales que dependan directa o indirectamente de la autoridad que haya recibido esta instrucción, con el objeto de que todos los funcionarios pertenecientes a estas unidades sean conocedores del contenido de la misma”. El plazo, pues, acababa este miércoles a mediodía.

 Pero para controlar que Trapero cumplía, añade en el sexto punto que el responsable policial (o sea, el jefe de los Mossos) deberá “participar por escrito a la Fiscalía” el cumplimiento de la directriz quinta. Es decir, le obligaba a comunicar por escrito al fiscal. Mayor control, imposible.

 Fuentes internas de los Mossos consultadas por El Confidencial resaltan la sorpresa que las últimas medidas han causado en la cúpula policial. “No se esperaban un control tan estricto”, afirman las fuentes. 

Además, subrayan que “Trapero está en una situación delicada, porque al aceptar las órdenes de la Fiscalía y del Constitucional, puede pasar de héroe en Cataluña a villano o a traidor en un santiamén. Su figura tras los atentados se vio reforzada, tanto que en estos momentos estaba en la cúspide de su carrera. Pero al obedecer, le espera una acusación por desobediencia que podría truncar su carrera como funcionario”.

 Por si fuera poco, estas fuentes destacan que de todos los cuerpos policiales, quien lo tiene más difícil es el de los Mossos: “Policía Nacional y Guardia Civil se están frotando las manos, ya que la seguridad ciudadana y el orden público dependen de los Mossos. Ellos no harán nada, sino que se limitarán a estar de observadores. Que se muevan los Mossos, que son los que tienen las competencias. 

De este modo, les harán pagar su actitud durante y tras los atentados de Barcelona y Cambrils. Y dentro de unos días, pasarán revista a lo que han hecho los Mossos para ver si se ha hecho algo o se desobedece a propósito la orden de Fiscalía”. Esto deja a Trapero a los pies de los caballos, con una espada de Damocles pendiente sobre su cabeza, porque si los Mossos no se mueven, es que algo no funciona como debiera en el cuerpo.  (...)"                     (A. Fernández Barcelona, El Confidencial, 12/09/17)