7/3/17

¿Qué significa el «reconocimiento del carácter nacional de Cataluña y de su soberanía»? ¿Qué Cataluña, como región más rica de España, tiene derecho a un trato diferente, a privilegios?

"(...) Las estrategias para construir el “nuevo sujeto político” son puro marketing. Si leemos atentamente el artículo de Joaquim Sempere (...) si ahondamos en el resumen programático que nos hace Sempere nos surgen algunas dudas:

¿Quiere decir, cuando habla de «respeto de la diversidad lingüística, cultural y étnica», que acabará con el mal llamado sistema de inmersión lingüística y que la escuela catalana será bilingüe como lo es la sociedad?

¿Qué significa el «reconocimiento del carácter nacional de Cataluña y de su soberanía»? ¿Qué Cataluña, como región más rica de España, tiene derecho a un trato diferente, a privilegios? ¿Incluso a separarse unilateralmente? ¿Y es por ello por lo que recoge la «demanda de un referéndum para decidir sus relaciones con España»?

Sufren la habitual confusión de la izquierda española equiparando pueblo y nación. Su internacionalismo habla de «fraternidad con todos los pueblos del estado español y del mundo». 

España, siempre el miedo a la palabra España, parece contener tantas naciones como el mundo.
¿Como se puede «luchar por la hegemonía de las fuerzas populares desplazando la hegemonía burguesa», cuando las clases populares catalanas mayoritariamente no son nacionalistas, y a la vez reclamar el «reconocimiento de Cataluña como comunidad nacional»?

¿Es posible evitar posicionarse a favor o en contra de la independencia y a la vez declarar «como enemigo principal el centralismo español» a la vez que evitan «cualquier expresión frontalmente contraria al independentismo»? Más parece que con su posición lo alimentan pero sin mancharse.

Hay reflexiones que llaman la atención: «un movimiento que arrastra cerca de la mitad de la población no se puede considerar una mera manipulación del poder» Primero aclarar que la mitad de los votantes (votos validos) no es la mitad de la población, y segundo que por esa regla estarán encantados con la victoria de Donald Trump (Bildu lo ha reconocido) o de otras victorias por sufragio que han ganado dictadores.

 Qué pronto han olvidado lo de los aparatos ideológicos del estado y que estos en Cataluña están al servicio del nacionalismo. El problema es que solo ven de lejos y necesitan gafas para ver de cerca.

«Hay que dar salida al numeroso sector de la ciudadanía que, siendo partidario de políticas sociales avanzadas, a la vez está muy cabreado con el centralismo españolista». Y, a los partidarios de esas políticas sociales muy cabreados con el nacionalismo catalanista, ¿que nos den? El gobierno español y el gobierno catalán practican las mismas políticas neo-liberales, pero su soberanismo (Colau y cia.) les impide tomar conciencia… de clase. (...)"                                  (Vicente Serrano, Alternativa Ciudadana Progresista, 18/02/17)

No hay comentarios: