20/3/17

Boadella: ustedes tienen la desfachatez de pedirme una retractación... irrumpen en el terreno de la censura moral tratando de restringir, en función de sus intereses, el lenguaje común... acusando sesgadamente al supuesto infractor de una conducta moral reprobable.

(Correo enviado a Teatros del Canal)

De: Ariadna Rogero [mailto:arogero@obertament.org]

Enviado el: jueves, 09 de marzo de 2017 16:45

Para: Espectadores

Asunto: Contenido estigmatizante

Hola,

somos una asociación que lucha contra el estigma de la salud mentaly hemos recibido una queja ciudadana para el senyor Albert Boadella a raiz de unas declaraciones que ha hecho en los medios decomunicación en las que se estigmatiza gravemente a las personascon trastorno mental.

Como dicho autor estrena obra en vuestro teatro y no sabemos d eotra forma de poder contactar con él, ¿Seríais tan amables de facilitarnos un mail contacto donde pudiéramos mandarle una suggerencia?

Jafre 17/3/2017


Señora Ariadna Rogero,

Desde la administración de los Teatros del Canal me han remitido una carta con su firma. En mi primera lectura extraje la impresión queera una simple guasa. 

Sin embargo, al observar atentamente el diseño impreso de la carta advertí que se trataba de una asociación llamada “Obertament” lo cual me hizo presuponer que no era una chanza. Distinguida señora Rogero, ignoro si es usted consciente de lo quesupone su carta cuyo contenido avala el estado de demencia colectiva en que ha sucumbido una parte de la sociedad catalana

¿Cómo se atreven a notificarme la recepción de unas quejas ciudadanas porque estigmatizo gravemente las personas con trastornos mentales? Si les molesta mi criterio se lo comen con patatas o lo rebaten públicamente como se hace en una sociedadcivilizada ¿Pero qué clase de intermediarios insensatos son ustedesque tienen la osadía de arrogarse el derecho de interpelar a un ciudadano por su libre opinión? 

Supongo que se refieren a mis declaraciones públicas en las que, entre otras cosas, afirmaba textualmente que “En Cataluña hay un conjunto importante de ciudadanos que están enfermos mentales porque sus dirigentes les han inducido una paranoia contra un enemigo inexistente que es España”

Vamos a ver ¿De qué enfermos mentales me están hablando ustedes? Porque yo me refiero directamente a los separatistas que además de ser unos paranoicos son unos miserables. Dicho esto, tampoco me sorprendería, dada la forma de proceder de su pintoresca asociación, recibir inmediatamente la queja de un grupo de ciudadanos miserables.

No obstante, en el supuesto de que me hubiera referido directamente a esquizofrénicos, paranoicos, depresivos, maniáticos o extraviados en general, entienda señora Rogero, que formaría parte de mi más esencial libertad 

¿Ha pensado seriamente en lo que significa la libertad de expresión en una democracia? Al margen de la oportunidad o no, todo ciudadano puede manifestar libremente que los fontaneros son unos incompetentes, que los políticos son unos ladrones o que los enfermos del hígado se lo han buscado por excesos de grasa y alcohol.

 Y ello debe poder expresarse con libertad sin que cualquier asociación gilipollas represente a fontaneros, políticos o enfermos del hígado que se han puesto histéricos por sentirse supuestamente estigmatizados.

 Toda persona que se siente perjudicada por otra tiene siempre el recurso de la ley y punto ¿Ha reflexionado por un momento que sería de la historia de la literatura y las artes si hubieran triunfado semejantes criterios pudibundos? O aún más escueto ¿Qué sería de la democracia bajo la proliferación de tales sabuesos?

Señora Rogero, para estas labores de saneamiento ya tuvimos suficiente con la inquisición que por fortuna se liquidó en época de Fernando VII. No pretenda ahora restablecer el ímpetu profiláctico de aquellas nefastas coacciones al pensamiento libre y al higiénico derecho a la inconveniencia. En cualquier caso, dado que usted ha tenido la osadía de dirigirse a mí para censurarme moralmente el pensamiento, me tomo la libertad de expresarle también mis recelos ante los peculiares fines de su asociación. 

Sospecho que bajo superipuesta filantropía social, lo que alientan es la sociedad de la xenofobia separatista que arrasa hoy la dignidad, la solidaridad y la sensatez de la comunidad catalana. Si es así, sepan que mi opinión la extiendo a ustedes como grupo afectado de paranoia antiespañola.

En definitiva, aquejados también por un grave trastorno mental colectivo de gran peligrosidad social y cuyas nefastas consecuencias inmediatas son la división de una sociedad. En este sentido, con la misma licencia que utilizan en su carta, me permito aconsejarles que se sometan urgentemente a un tratamiento de ética y civismo con el que recuperar la dignidad de ciudadanos libres e iguales. Ciudadanos dignos de vivir en la España de hoy.

Atentamente,  Albert Boadella

Benvolgut Sr. Boadella,

gràcies per facilitar-nos el seu contacte. En l'arxiu adjunt podrà veureels motius explícits del suggeriment amable que li avançàvem,promogut per persones que s'han sentit ofeses per les sevesdeclaracions,no perquè siguin catalanistes com vostè confón, sinóperquè són persones amb problemes de salut mental que se senteninsultades quan algú utilitza l'expressió "malalts mentals" perdesqualificar, més si l'estigmatització es reprodueix en els mitjans decomunicació en boca d'una persona amb certa repercussió pública.

Obertament és una aliança de sector que representa les personesamb problemes de salut mental i les seves famílies mitjançant duesfederacions d'entitats i les tres proveïdores de serveis de salut mentalde Catalunya.

 Els 5 organismes plegats sumen esforços per lluitarcontra l'estigma de la salut mental des de diferents àmbits, un d'ellssón els mitjans de comunicació i els missatges sovint discriminatorisque allí s'hi difonen.Per més informació pot consultar la nostra web www.obertament.org

Esperem que pugui llegir-s'ho detingudament i si necessita qualsevolaclariment no dubti en contactar-nos.Cordialment,

Benvolgut Sr. Albert Boadella,Obertament, Associació Catalana de Lluita Contra l’Estigma en SalutMental, es posa en contacte amb vostè per a fer-li arribar una queixaque hem rebut per part de la ciutadania. 

El motiu són les sevesdeclaracions en diferents mitjans de comunicació en les qualsestigmatitza els problemes de salut mental.Concretament, l’alerta correspon al titular de l’ABC del passat 7 demarç de 2017 titulat «Hay muchos ciudadanos catalanes enfermosmentales» en el que fa servir aquesta expressió per justificar lesseves inclinacions polítiques.

Un dels motius pels quals la salut mental és estigmatitzada és quanés utilitzada per ofendre, desacreditar o insultar. Aquestaconnotació negativa fa molt de mal a les moltíssimes personesdiagnosticades d’un trastorn mental i a les seves famílies que restenen a veure amb les qüestions ideològiques a les que vostè fareferència. Declaracions com la seva contribueixen a perpetuar elsprejudicis negatius cap a les persones amb problemes de salutmental.Obertament vol acabar amb els prejudicis associats als problemesde salut mental. 

Una de les maneres de fer-ho és procurar que elllenguatge utilitzat en els mitjans de comunicació, i per les personesque hi tenen veu, sigui curós, precís i sensible cap als col·lectiusespecialment vulnerables com són, en aquest cas, les persones ambtrastorn mental.Per aquesta raó li demanem que es retracti públicament de les sevesparaules, amb l’esperança de que faci la reflexió pertinent i no tornia incórrer en declaracions i atribucions similars.Si necessita qualsevol aclariment restem a la seva disposició.

Salutacions cordials, Ariadna Rogero Jafre 18/3/2017

Señora Rogero,

Vamos por partes. Que ustedes se dediquen a participar o ayudar aque cualquier persona con un problema de desequilibrio mental no se sienta socialmente rechazada me parece una práctica loable en la misma línea de otros grupos que trabajan en adicciones o minusvalías.

 En este sentido, nada que reprocharles sino todo lo contrario. De aquí mi perplejidad ante quien dice colaborar en una labor de sanidad y que precisamente se dedique a promover una actitud socialmente insana. 

Esta actitud insana se produce cuando ustedes tienen la desfachatez de pedirme una retractación en mis términos. Es insana porque con semejante forma de proceder irrumpen en el terreno de la censura moral tratando de restringir, en función de sus intereses, el lenguaje común. Lo hacen acusando sesgadamente al supuesto infractor de una conducta moral reprobable. 

Esta es una senda socialmente muy peligrosa porqueinvade de puritanismo las expresiones del lenguaje usual induciendola autocensura en la comunicación.

 La “sugerencia” de su carta es una entelequia. No hay tal sugerencia sino una condena ética de mis expresiones “invitándome” a una retractación. Pura liturgia progre “No soy yo quien te llama hijo de puta, son los ciudadanos” Actúan como sepulcros blanqueados tal como lo denominaba antes el cristianismo.

Ustedes se arrogan una potestad represiva que contradice su exaltada filantropía. En la misma línea de su reprobación les puedo acusar de censores del lenguaje según los términos que figuran en el diccionario de la Real Academia de la lengua. Censores también de una metáfora con un contenido claro, popular y científico.

 Una comunidad de personas puede enfermar no solo corporalmente sino mentalmente ¿Cómo explicaría la plena asunción del Nazismo en los años treinta por parte de la mayoría de los ciudadanos alemanes? En otro ámbito distinto pienso lo mismo de muchos catalanes. Sufren un desequilibrio mental, o sea, una enfermedad colectiva inducida desde los medios y sus dirigentes.

 Y estas enfermedades, le guste ono, son mentales. No son otra cosa ni se me ocurre expresión másprecisa. De aquí mi sospecha política ante la protesta de sussocorridos ciudadanos.Su desafortunada intervención en el mundo del lenguaje corre el riesgo de caer en el mayor de los ridículos. Imagínese que salgan indignados los parapléjicos porque alguien clama contra la paralización de la sociedad o el cabreo de los homosexuales si exponemos que el modernismo es una mariconada. 

Y no digamos si senos ocurre mentar a Hitler como enfermo mental... ¿No comprende señora Rogero lo absurdo de su actitud? Ese control estricto y profiláctico del lenguaje lo puede encontrar en la Corea de Kim Jon-un pero es una ardua tarea pretender buscarlo en una democracia. Hilando tan fino también le puedo expresar que me siento herido en mi dignidad por su injusta e insensata reprobación. 

Me siento cívicamente insultado. También incitado por sus puntillosos escrúpulos podría conminarles a pedirme excusas por todo ello ya que además lo hacen público a mis compañeros de trabajo a través del correo general de los Teatros del Canal. Pero así entraríamos ya en el absurdo y como bien sabe por su dedicación, perder el sentido de la realidad es el camino de la enfermedad mental.

Por tanto, insisto en lo mismo. Si tienen algo que reprochar, salgan a la palestra pública y allí enfréntense al criterio de la ciudadanía pero no se encubran en su labor benefactora para reprimir la legítima libertad de expresión de un ciudadano que piensa y habla distinto.

Atentamente,Albert Boadella"              (cartas)